Guatemala y Londres (PL).- El 5 de octubre de 1962 salió al mercado británico un disco que marcaría el inicio de una revolución en la historia de la música: el primer sencillo de The Beatles integrado por los temas Love me do y P.S. I love you. Por ello en la ciudad que los vio nacer, Liverpool, será festejado el acontecimiento hasta el mismo día de conmemorarse.

La primera grabación en serio de esos cuatro muchachos alocados de Liverpool fue realizada bajo la tutela del bien llamado por los expertos el quinto Beatle, George Martin, a la sazón productor de la firma Parlophone, subsidiaria de EMI Records. Bastó que Martin escuchara una vez cintas grabadas rudimentariamente de actuaciones del grupo para saber que se trataba de algo con visos de trascendental.

John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Richard Starkey, o Ringo Starr (sustituto del original baterista Pete Best), fueron presentados al especialista por su manager, Brian Epstein, quien los descubrió en 1961, en un oscuro local llamado La Caverna. Allí el cuarteto tocaba y cantaba sobre un estrecho escenario piezas en boga del repertorio internacional, dominado por el rock and roll llegado de Estados Unidos, y daba a conocer sus propias composiciones.

Pero algo diferenciaba a esos jóvenes de los grupos de entonces, pues en sus actuaciones abundaban los chistes, las imitaciones y, sobre todo, los gritos. Cuatro años antes comenzó a germinar la simiente. En una fiesta parroquial el adolescente McCartney escuchaba la presentación de The Quarrymen, pero, principalmente, lo impresionaba la desbordante energía, rebeldía y sarcasmo del líder del grupo: John Lennon.

De ahí surgió uno de los más renombrados dúos de la composición musical. El sello Lennon-McCartney se convirtió después en sinónimo de éxito. George Harrison se incorporó dos años después, mientras el colectivo cambiaba sucesivamente de nombre (The Moondogs, The Silver Beatles, hasta el definitivo), cultivando las tendencias más de moda del rock and roll (Little Richard, Chuck Berry) y dando a conocer los frutos iniciales del fecundo dueto.

A principios de los años 60 saltaron al continente. Hamburgo, Alemania, significó la fragua en que se forjaron, con presentaciones de ocho horas diarias en el ambiente más viciado de esa urbe. De vuelta a Gran Bretaña, tuvieron la suerte de encontrarse con Brian Epstein en La Caverna.

Dueño de una tienda de discos, Epstein acudió al “night club” instado por el asedio de quienes pretendían comprar discos de aquellos que aún no los tenían, y allí su mentalidad empresarial se encandiló, pues no tuvo dudas de que The Beatles estaba hecho para llegar a la cima.

Cuando supo que las condiciones estaban creadas, el manager llevó a sus pupilos ante George Martin y así surgió la historia que llevó al estrellato a los después calificados de fab four (cuatro fabulosos). El propio Martin contó que él sugirió incluir en aquel disco dos números conocidos y gustados, de las múltiples versiones que interpretaba el grupo. Pero Lennon y McCartney contraatacaron con la idea de darse a conocer, para probar fuerzas, también como compositores. Fue así que el primer single lo integraron las piezas Love me Do como líder (cara A) y P. S. I Love You.

El 5 de octubre salió al mercado la placa y de inmediato ganó las preferencias del público, aunque sin escalar aún al tope de las listas de éxitos musicales. Pero fue un excelente comienzo y, sobre todo, el nombre The Beatles empezó a sonar nacionalmente y a ser seguido con entusiasmo. De entonces al vértigo generalizado que los consagró, sólo hubo un paso.

* Corresponsal de Prensa Latina en Guatemala.

******

El 50 aniversario de Love me do y los 70 de Paul McCartney

La ciudad inglesa de Liverpool festejó uno de sus grandes patrimonios, los Beatles, en el 50 aniversario de la salida al mercado de su sencillo Love me do, con el que comenzaron su exitosa carrera. Diversos festivales y conciertos recordaron aquel 6 de junio de 1962, cuando Lennon, McCartney, Starr y Harrison se unieron en un estudio para grabar su primera canción.

La Royal Philarmonic Orquestra encabezó las festividades con un concierto en el club The Cavern -donde debutaron los “fabulosos cuatro”-,en el que interpretó algunas de las piezas más populares compuestas por Lennon y McCartney. Según los organizadores, el tradicional festival callejero Mathew Street, que cada agosto congrega a miles de personas, también honrará a los músicos con pasacalles, espectáculos y recitales. El cierre será el 5 de octubre, el mismo día que salió al mercado Love me do, aunque los organizadores no quisieron adelantar detalles.

Por otro lado, Paul McCartney cumplió 70 años el 18 de junio, más activo que nunca, con varios proyectos al unísono. El músico afirmó que su onomástico lo celebrará como más le gusta, inmerso en el trabajo, aunque tendrá tiempo para compartir con sus más allegados. Lo más inmediato que le ocupa es su actuación en la inauguración de los venideros Juegos Olímpicos, el 27 de julio en Londres, su ciudad natal. “Soy tan bueno como antes y como siempre”, se ufanó en recientes declaraciones al programa australiano Sunday night.

Su pasión por la música, desde que subió por primera vez al escenario hace más de seis décadas, lo mantienen vivo. Me gusta tanto lo que hago, que no quiero parar. Me siento francamente bien, como me he sentido siempre, declaró en vísperas de su cumpleaños a la revista Rolling Stone. “Nunca me voy a creer que tengo 70 años y no me importa lo que digan los demás”, agregó.

Icono de la música pop y considerado uno de los compositores más grandes de todos los tiempos, McCartney no ha parado desde que comenzó su carrera en solitario, tras su glorioso paso por una de las bandas más importantes de la historia: Los Beatles. Autor de clásicos como Yesterday, interpretado de generación en generación, asegura que trabajará hasta que su cuerpo se lo permita. La palabra jubilación está lejos de mi mente, las personas me dicen que trabajo mucho, pero solo hago música, declaró el pasado año a la revista Mojo.

Nacido el 18 de junio de 1942, James Paul McCartney cuenta con una larga lista de premios desde que comenzó su trayectoria. Según cifras oficiales, ha recibido más de 60 discos de oro, y cuenta con más de 100 millones de álbumes y 100 millones de singles vendidos.

Subastan fotografía de los Beatles en Abbey Road

Una imagen de la sesión fotográfica que los Beatles hicieron en el popular paso peatonal de Abbey Road fue subastada el 23 de mayo pasado por más de 30 mil dólares. Tomada por el lente de Ian Mcmillan, en la instantánea los llamados “fabulosos cuatro” aparecen con prendas que finalmente no utilizaron para la portada del duodécimo álbum del grupo (Abbey Road), considerado por los especialistas como su obra cumbre. La foto fue adquirida por un comprador anónimo en un remate organizado por la casa Bloomsbury.

En ella, por ejemplo, Paul McCartney lleva unas sandalias en lugar de ir descalzo como quedó registrado en la utilizada para el CD, ni tampoco aparece con un cigarrillo. El cuarteto también aparece caminando de derecha a izquierda y no de izquierda a derecha como en la imagen del fonograma, en el que McCartney, Starr, Harrison y Lennon rindieron tributo a los estudios Abbey Road, en 1969.