(ABI).- La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, afirmó el sábado por la noche que las señas y signos de intransigencia y violencia en la movilización de los policías de baja graduación, y las denuncias de movimientos sospechosos de armas en varias unidades policiales están configurando un escenario de golpe de Estado.

Dávila urgió a continuar con el diálogo propuesto por el Gobierno para atender las demandas de los policías de baja graduación que están movilizados por un incremento salarial y otras demandas institucionales, frente a la actitud de otros sectores que pretenden aprovechar esa movilización, en una franca motivación política.

“Pero lo que quiero decir es que frente a la violencia, frente a esos indicios y señas, desde los informes de prensa, desde los informes de inteligencia que están llegando aquí hay un escenario muy preocupante, por lo menos muy preocupante, por lo tanto consideramos que se tienen que resolver este conflicto de lo contrario estamos entrando en un escenario francamente de golpe de Estado”, explicó a los periodistas.

La Ministra de Comunicación dijo que si los policías están movilizados por una demanda salarial para qué quieren trasladar armas. En esa dirección, consideró que es importante evaluar si hay una verdadera predisposición para dialogar.

“Si es cierto como dice la señora Guadalupe Cárdenas, como lo hemos creído siempre que hay una movilización reivindicativa, económica, salarial, de mejoras absolutamente comprensibles, porque la situación de los clases no es buena, tienen una infraestructura deficiente”, reflexionó.

Dávila dijo que todos esos temas son atendibles y que se tienen que analizar de manera estructural como lo ha propuesto el Gobierno que “se ha sentado en una mesa de diálogo”. “Pero esas señas, esos signos que estamos viendo son muy preocupantes para el país y estarían constituyendo, configurando un escenario de golpe”, insistió.

La Ministra de Comunicación informó que otro tema que preocupa es que hay sectores políticos incrustados en la marcha de los policías que quieren que se saque a las calles a las Fuerzas Armadas “para enfrentarse”.