(Agencias).- Por decisión de un cabildo realizado el jueves, los trabajadores asalariados y parte de la población tomaron los yacimientos del centro minero de Colquiri después de rechazar un preacuerdo logrado por sus dirigentes con el gobierno el 13 de junio. Tres cooperativistas cayeron heridos en el enfrentamiento.

Autoridades del gobierno y mineros sindicalizados de Colquiri concertaron un pre acuerdo la noche del miércoles para nacionalizar ese centro minero, garantizando la estabilidad laboral y respetando el contrato de arrendamiento con el Sindicato de cooperativistas 26 de febrero, informó el ministro de Minería Mario Virreira.

Sobre el financiamiento de la futura empresa, Virreira informó que se dividirá en dos partes: un capital de operaciones que permitirá cubrir los gastos inmediatos, y recursos futuros para consolidar esa empresa con una inversión de 56 millones de dólares en un periodo de cinco años.

“En la reunión de más de 13 horas se ratifica la voluntad y la decisión del gobierno y de los trabajadores de revertir al Estado la parte que corresponde a la compañía minera Colquiri, vale decir Sinchi Wayra, ante Consur”, explicó Virreira, yprecisó que el yacimiento pasará a administración de la estatal Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL). Un día antes, el gobierno logró otro acuerdo con los cooperativistas mineros que ratifica la concesión de las áreas de explotación en ese centro minero.

El dirigente del Sindicato Colquiri y de la Federación de Mineros Cecilio Gonzales informó que un cabildo celebrado el jueves analizó la propuesta del gobierno y consideró que es atentatoria a los intereses “no sólo de Colquiri sino del país, porque plantea que se revierta al Estado sólo una parte de ese centro minero y el resto quede en manos de los cooperativistas”.

El dirigente informó que el cabildo determinó ratificar el pedido de esa población para nacionalizar toda la mina Colquiri y planteó que los más de mil cooperativistas del Sindicato 26 de Febrero se asimilen a la empresa, como sucedió en Huanuni, para la estabilidad laboral y los beneficios sociales.

El presidente de la Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin) Albino García lamentó los enfrentamientos registrados entre mineros asalariados y cooperativistas en Colquiri, y reconoció que los asalariados tomaron los yacimientos. “Lamentamos el enfrentamiento sucedido en el distrito minero de Colquiri, que ha generado bajas en las filas del sector minero cooperativizado”, manifestó.

Albino llamó a la reflexión a sus “compañeros” que promovieron los enfrentamientos, casiseis años después que mineros asalariados y privados libraran choques violentos en el yacimiento de Huanuni, con un saldo de cuatro muertos, dos por bando. De acuerdo con versiones extraoficiales, los choques en Colquiri dejaron al menostres heridos por cilindros de dinamita.

El secretario ejecutivo de la Federación de Mineros Miguel Pérez dijo que respaldan las resoluciones del cabildo de Colquiri y pidió al gobierno reforzar la presencia de “fuerzas del orden” para evitar violencia y luto. “No quisiéramos que suceda lo de Huanuni, donde hubo 17 muertos y más de 40 heridos, por un problema parecido. El gobierno tiene que actuar respetando el acuerdo de octubre y revertir al Estado todos los recursos naturales y estratégicos”, remarcó Gonzales.

El presidente de Fencomin anunció un bloqueo de caminos para exigir que se respeten sus concesiones mineras en ese yacimiento, como se acordó con el gobierno de Evo Morales. “No podemos estar con las manos cruzadas por lo que hemos convocado a una movilización de todos los compañeros cooperativistas a nivel nacional y mañana (viernes) se definirálas estrategias, como el bloqueo de caminos en todo el territorio por el respeto hacia el movimiento cooperativo porque se pone en riesgo las actividades mineras”.

Asimismo, dijo que esa organización declaró al ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana “enemigo” del sistema cooperativo boliviano por la supuesta falta de soluciones ante los enfrentamientos. Quintana ha acicateado en las últimas horas los diálogos entre ambas posturas irreductibles, una por la nacionalización y otros por la mantención de lo establecido.

Según una investigación de Vladimir Díaz del Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB), la minería cooperativizada del país está controlada por un pequeño grupo de socios que administra grandes minas situadas principalmente en Oruro y Potosí. “Las cooperativas mineras son esencialmente un negocio de grupos minúsculos de carácter privado que se están beneficiando del trabajo que realiza la inmensa mayoría de trabajadores en calidad de peones y no precisamente de socios”, aseveró Díaz en declaraciones a Erbol.

En Potosí “hay un núcleo dirigente de cooperativistas que verdaderamente se enriquecen; llegan a alcanzar un ingreso de 60 mil bolivianos por mes, en cambio los llamados peones sólo llegan a 1.500 bolivianos”, precisó Díaz. El investigador del CEDIB calcula queen 2011 el valor de la producción de las cooperativas mineras ascendió a 1.409 millones de dólares.

El Ministerio de Minería informó que el número de cooperativas mineras aumentó en 42%, de 447 a 635 entre 2008 y 2010.En el mismo período, los socios dedicados a la actividad extractiva aumentaron de 49.685 a 65.890, con un crecimiento de 33%.

En Potosí se registró el mayor crecimiento de cooperativistas, de 13.800 a 17.840, y las cooperativas de 58 a 69.En Oruro se crearon 11 nuevas cooperativas, subiendo de 28 a 39, y el número de socios aumentó de 3.750 a 5.650; en La Paz los cooperativistas aumentaron de 8.700 a 11.260, y con la creación de 21 cooperativas las unidades productivas subieron de 128 a 139. También se crearon 24 cooperativas en Ferreco La Paz y el número de socios creció de 3.080 a 5.270 socios.

Las cooperativas de Cochabamba crecieron de 30 a 62 y sus integrantes aumentaron de 3.500 a 4.850 socios.En Pando se duplicaron tanto las cooperativas, de 9 a 19, como los socios, de 250 a 550. En Santa Cruz aumentaron de 12 a 17 y de 320 a 530 socios. En Chuquisaca de 3 a 6 y de 120 a 230 cooperativistas. El departamento del Sur, Tarija, el 2008 tenía una cooperativa minera con 35 socios, pero el 2010, subieron a 3 y 110, respectivamente.

Según Vladimir Díaz del CEDIB, en 2006 había alrededor de 300 cooperativas mineras en todo el país y en 2011 aumentaron a 1.300, mientras que el número de trabajadores subió de 58 mil en 2006 a más de 100 mil en 2011.

Con información de ABI, Erbol y Ecoportal.