Qué difícil es subirse a una nave cuando se la sabe sin o con un mal conductor. Como es tan difícil comprender la conducción de un Proceso de Cambios si no se tiene un Instrumento Político que tenga la capacidad de orientar a los explotados en la senda histórica.

Que difícil ser un buen padre de familia cuando se ha dejado pasar los años hasta estar casi quebrado en salud y no haber alcanzado la madurez al que siempre se ha hecho referencia para formar a los hijos. Y cuán difícil es, hasta aparentemente imposible, diseñar una utopía con contenido social perfectible; que disminuya o minimice sus lacras, y por sobre todo sea asimilable por fe o ideología. Pero, cuan fácil resulta sembrar teorías que sólo son eso, y que descartan su diseño para enredarse en imaginaciones que a veces terminan siendo infructuosas y hasta perniciosas. En realidad, se trata de algo extremadamente escabroso y problemático, por la serie de contradicciones que han motivado las luchas sociales en su desarrollo; tropezando, cayendo, sepultándose y a veces levantándose con fuerzas imprevisibles para provocar Cambios que desembocan no satisfaciendo a todos, como sería lo ideal. Algo deseable pero imposible de lograrlo por la ley de las contradicciones que está presente en todo tiempo y espacio. No sin razón afirmaría el estratega y revolucionario Fidel Castro: “Es más fácil tomar el poder que mantenerse en él, y que es mucho más difícil saber gobernar”. O rescatando el pensamiento del líder socialista (desaparecido por el fascismo), Marcelo Quiroga Santa Cruz: “mañana el pueblo, con una sola línea y un programa para avanzar”.

EN POLÍTICA ES PECADO EL VOLUNTARISMO:

Nosotros sostenemos de que antes del nuevo Proceso de Cambios y el desarrollo del mismo, se ha tenido situaciones desde las más desesperantes (golpe de estado, separatismo y magnicidio) hasta las de tensa calma (Proceso de Cambios, Nueva Constitución, nuevo tipo de Estado, desarrollo, etc.). Antes y después del Proceso, sólo quedan registrados en la memoria Movimientos Sociales sin conducción política. Con una gran diferencia: antes, los Movimientos Sociales subordinaban sus demandas sectoriales a consignas políticas diáfanas; que posteriormente se convertirían en Programa de Lucha y de orientación para el futuro gobierno de un nuevo tipo de Estado. Perfilando al líder que emergería de las masas como nervio motor de las luchas; sin cálculo de tiempo ni de los riesgos de por medio. Esa masa de descontentos respecto a las políticas neoliberales trasuntó en decisiones que la democracia permite a través del voto en las urnas. Favoreciendo una y otra vez al MAS-IPSP, a la cabeza de un binomio que sorprendió a la derecha, a la oligarquía y el imperialismo; Evo Morales Ayma-Álvaro García Linera. Haciendo lo que ningún gobernante hizo hasta antes de que ejercieran la conducción del País.

Si es cierto que no hubo ni hay conducción política, como sostenemos; entonces ¿qué es lo que hay?, la respuesta es simple; lo que hay es voluntarismo, entre la pretensión de cumplir el legado de los Movimientos Sociales, en especial, del “Heroico Octubre del 2003”, y la estrategia de la Liberación Nacional. Todo, en un clima de adversidad perverso, digitado por la derecha y la pseuda “izquierda”; y el oportunismo de quienes dicen ser del “Instrumento” que no existe y que además, parece no interesarles el Proceso de Cambios hacia la Liberación Nacional, generando un ambiente de bronca a la incapacidad y la corrupción de “ex” militantes de los partidos neoliberales (MNR, MIR, ADN, NFR, y otros) que se mimetizaron en la administración al amparo de ciertos grupitos de dudosa conducta, que les permiten hacer lo que estaba reñido con el pensamiento de los luchadores sociales que posibilitamos el actual Proceso de Cambios.

El voluntarismo político y la política partidaria resultan ser totalmente adversos, porque, en el primer caso se anida el oportunismo con todas sus secuelas que perjudican un Proceso de Cambios, porque no son conscientes de la responsabilidad asumida más que del interés intestino o de grupo, con “caudillitos” multiplicados proclives a los desvíos de la corrupción (por mucho gendarme que se ponga tras de cada quien); en el segundo caso, se tiene la conducción de un Proceso a la cabeza de un Líder, en base a un Programa claramente identificado, y una estructura partidaria política e ideológicamente muy bien organizado para garantizar los resultados esperados. El actual Proceso de Cambios es una mezcla de ambos; tiene un Liderato nato, Morales-García, un Programa en desarrollo (por mucho defecto que se le encuentre), pero, no tienen Partido Político debidamente estructurado. Por ello es que ha ese binomio se lo debe cuidar como el mejor referente para esta coyuntura, donde la derecha no tiene nada que ofertar, más que una sarta de mentiras mediáticas para crear incertidumbre en su estrategia de dividir el país o provocar un magnicidio en su angurria de poder.

EL PROCESO AVANZA PESE A LA ADVERSIDAD:

La actual coyuntura por la cual estamos atravesando, en un marco de paradojas aparentemente incomprensibles, es el resultado de una etapa histórica, donde las masas provocan cambios sin conducción política; que por fortuna avanza innegablemente. Pero, no se trata de un Proceso a la deriva. Se trata de un Proceso de Cambios que por sus avances ya mereció pasar a la historia como uno de los mejores para emprender la Liberación Nacional. Los indicadores políticos, económicos y sociales así lo demuestran, pese a la mentira mediática y los analistas de la derecha y la pseuda “izquierda”. Que no está como uno desea es cierto, pero sencillamente comprensible desde el punto de vista de que somos un país pobre, atrasado y dependiente; fango del cual estamos emergiendo con mucha dificultad, pero con dignidad y soberanía. Pese a la ausencia de un Instrumento Político debidamente estructurado.

Entonces, convencidos de que el Proceso avanza con dificultad, favoreciendo intereses de los más desprotegidos (Con asistencia económica a la niñez, las mujeres y los ancianos), implementando proyectos de desarrollo nacional (en hidrocarburos, minería, producción en el agro y nuevas industria de fomento y autoabastecimiento) para mejorar las condiciones de vida de todos los bolivianos (en salud, educación, deportes y fuentes de trabajo), es inadmisible no tomar consciencia de ello y asumir responsabilidad en la dimensión que nos exige la historia, desde donde nos encontremos; apoyando el Proceso de Cambios en la perspectiva histórica. Por supuesto, sin dejar de ser autocríticos. Para bien de todos.

Al margen de lo que pueda hacer cada quien y dentro de sus posibilidades (voluntarismo proclive al error), los llamados a asumir responsabilidad política son las organizaciones que hoy se encuentran extraviados en la posibilidad de ser opción política netamente “obrera”, olvidando y contrariando a su aliado estratégico, los campesinos. Quienes hoy dentro de una fragilidad ideológica apoyan un Proceso que es de todos. He ahí el mérito, pese a los defectos de por medio; como la osadía de los sátrapas que conducen la IX Marcha en “defensa” del TIPNIS; aliados de los vende patrias, de los ladrones del Estado, de los genocidas; de la oligarquía que los maltrató y los humilló como nunca, de los fascistas que los manipulan. La mejor muestra de lo que afirmamos está en lo que hicieron en Santa Cruz, Cochabamba y Tarija, quedando como marca indeleble el 24 de mayo de 2008, “El día de la ignominia”, día de la vergüenza de nuestra historia, en la que quedó involucrada la “Autonomía” de nuestra primigenia Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca, el Comité Cívico y la propia Capital de la República. En una especie de emulación, a la abstracción que se hizo de la muerte de la “Heroína de las Américas”, doña Juana Azurduy de Padilla; cerrándole el paso al entierro en fosa común, de la emblemática luchadora por la independencia (25 de mayo de 1862). Historia que se la robaron los picarescos criollos de entonces, ignorando a la artífice de la Revolución Independentista, en vida y muerte. La historia puede repetirse, hay que evitarla.

ANTE LA ACTUAL SITUACION QUÉ HACER:

Es doloroso para los autonomistas de convicción revolucionaria y universitaria, ver cómo la picardía de los médicos trasunto en que aparezcan como propietarios de la “Autonomía Universitaria”, haciendo “prevalecer” derechos (privilegios) “constitucionales”, quebrantando todo principio ético al atacar derechos mucho más sensibles y humanos consagrados en la Constitución; la salud de los enfermos y la vida de otros, todos ellos de extracción pobre, con seguridad. El paro del transporte, con grandes beneficios del actual proceso (carreteras, seguridad social, equipamiento, etc.), paralizaron las ciudades para demostrar su “Unidad”. Las encuestas de FIDES “demostrando la quiebra del gobierno en lo político y social (cuando los hechos demuestran todo lo contrario). Y la derecha en sus diferentes versiones incitando la caída de Evo o su colgamiento. Todo estaba calculado pétrea y perversamente desde la embajada del país más belicoso del mundo, EE.UU.; todo lo que se tenía que hacer política, social y mediáticamente en vísperas a la realización de la 42º Asamblea General de la OEA en Tiquipaya, Cochabamba; se eclipsó, gracias a la COB; cuya conducta debería ser de permanente compromiso con el Proceso, para bien de todos.

Los peligros del actual Proceso de Cambios ahora estriban en lo que puedan hacer los medios manejando la mentira, las ONG(s) como celestinas de los países “desarrollados” direccionando, manipulado y corrompiendo consciencias; los trotskistas, los revolucionarios de salón y los disidentes del MAS, engatusando a las masas con discursos tramposos. Todos haciendo fuerza común desde diferentes flancos para “reivindicar” intereses de la oligarquía y el Imperialismo. A quienes lo que menos les interesa lo humano y el cuidado del Planeta.

La actitud aplomada de la COB, hizo que se desinflara el resto de las movilizaciones patrocinadas por la derecha. Y ante la ausencia de un Instrumento aglutinante; es ella la llamada a aliarse con la CSUTCB, la CONALJUVE y los que fueran necesarios, para garantizar orgánicamente el avance del Proceso de Cambios en su perspectiva histórica; o hacen fuerza con la derecha y el Proceso se trunca hasta nunca más.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-04-Junio-2012