La Paz y Cochabamba (ABI).- El gobierno de Bolivia declaró la suficiencia de la producción nacional de papa y restringió mediante decreto la importación del tubérculo hasta agosto de 2012. Además, fueron liberalizadas las exportaciones de girasol y derivados, y se amplió el cupo de exportación de maíz amarillo duro de 30 mil a 60 mil toneladas métricas.

La administración de Morales prohibió mediante decreto la compra de papa por vía de la aplicación de una “salvaguarda excepcional y temporal para la importación de partidas arancelarias de papa fresca y refrigerada y papas preparadas o conservadas”.

“Esta suspensión permite que no vayamos a poder hasta el mes de agosto de este año proceder a autorizar importación de papa de ningún país y la papa boliviana abastecerá el mercado interno”, explicó la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Teresa Morales.

Justificó la medida al argumentar que el contrabando del tubérculo que llega desde Perú ocasiona una competencia “desleal” al pequeño y mediano productor boliviano. Además, dijo que la iniciativa de prohibir la importación del tubérculo “ha sido una solicitud de los productores de papa de Cochabamba”.

En 2011 Bolivia produjo poco menos de un millón de toneladas, a razón de 100 kilos de papa por cada boliviano. “Sólo hemos producido 943.179 toneladas (papa) y, sin embargo, por cuestión de competencia en precios, sucedió que hay un volumen de importación de papa que en 2011 fue 48 mil toneladas”, apuntó Teresa Morales.

Bolivia importa el tubérculo principalmente de Perú. Cadenas de comida rápida compran una variedad de papa cortada y refrigerada de Estados Unidos y Holanda. El Ministra instó a las fábricas y restaurantes nacionales adecuar sus necesidades a la variada producción nacional.

“Es señal para un tipo de industria de alimentos que usa innecesariamente papa importada y a una línea de consumo de (comida) rápida que usa papa importada cuando en Bolivia hay una variedad de papas originarias y podemos usar todas las variedades que podamos tener. Por eso una señal política a quienes importan en vez de consumir papa boliviana”, sostuvo Morales.

De acuerdo con Teresa Morales, el precio de la papa descendió el año pasado. “El precio de la papa bajó notablemente por sobreproducción de este año y la importación que teníamos no llega a ser importante para incidir. Se va estabilizar y probablemente no va subir notablemente podemos garantizar consumo de papa está garantizada”, agregó.

De otra parte, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) Rodolfo Machaca informó que su sector elabora un proyecto de decreto para prohibir la importación de verduras y frutas con el propósito de fomentar la producción de los mismos en el país. “Se está trabajando en un decreto supremo para frenar el ingreso de productos de Perú, Chile y Argentina, entonces eso va a incentivar y va a motivar mucho más a los agricultores bolivianos para que produzcan más”, dijo Marchaca.

Machaca indicó que entre los principales productos que ingresan de países vecinos se encuentra la papa. “Dentro de eso hemos tenido bastante demanda y presión también de parte de los campesinos de Cochabamba, Chuquisaca y La Paz, también seria frutas, entonces todo el ingreso de esos alimentos van a ser prohibidos”, reiteró.

La producción nacional de papa bajó en promedio de 8 a 5 toneladas por hectárea durante los últimos años, por lo que se recoge sugerencias para elaborar una política que evite el ahondamiento del problema, informó el técnico del Viceministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario Yuri Zurita. “Anteriormente, el promedio general era de 8 toneladas y ahora estamos llegando a 5 toneladas. Nos preocupa mucho que los rendimientos estén bajando en el país”, manifestó.

Sostuvo que el bajo rendimiento se debió en al menos la última década a las lluvias, las heladas y la sequía registradas especialmente en los departamentos de Cochabamba, Chuquisaca y Oruro. Las plagas y la degradación de la tierra, incluso desgaste por su uso excesivo, fueron identificadas como factores permanentes y coadyuvantes que evitaron que los cultivadores realicen una mejor labor.

El funcionario manifestó que ante tales inconvenientes el promedio nacional de 5 toneladas por hectárea es fluctuante, porque hay regiones que tienen incluso 8 y rangos que demuestran que incluso se cuenta con comunidades que tienen más de 15.

Recordó que es importante promover la expansión de cultivos del tubérculo, tomando en cuenta que está considerado como un producto de primera necesidad desde la promulgación de la Ley 144. Estableció que el trabajo se hizo anteriormente con Santa Cruz y Chuquisaca, llegó en la jornada a Cochabamba y proseguirá en Tarija y otros departamentos.

El Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) alista la cosecha y evaluación de 1.555 variedades de papa en el Centro de Referencia de Cultivos Alto Andinos de Toralapa-Cochabamba (Estación Experimental de Toralapa).

Actualmente el INIAF conserva 1.555 variedades de papa en condiciones de campo (in vivo), que consiste en cultivar anualmente la cantidad de variedades en las parcelas de la Estación Experimental de Toralapa y almacenar en silos hasta la próxima siembra. Las variedades serán cosechadas y evaluadas participativamente, de manera que se pone en conocimiento, por primera vez en la historia de la conservación de la papa, a los directos usuarios de este tubérculo.

La Estación Experimental está ubicada a 90 km sobre la carretera antigua a Santa Cruz, a una altitud de 3.500 msnm, cuenta con infraestructura para albergue de personal técnico, infraestructura para la investigación en cultivos andinos como la papa, oca, papa liza entre otros y una superficie total de 125 ha de los cuales 25 ha se encuentra reforestada en el resto se desarrollan actividades productivas y de experimentación en sistema de rotación.

En Toralapa se han desarrollado actividades de investigación, principalmente en el cultivo de la papa; donde se ha seleccionado y mejorado variedades, además de haber desarrollado tecnologías para el cultivo de papa y otros tubérculos andinos como la oca y papa lisa.

Luz verde a las exportaciones de girasol

El gobierno también suspendió el miércoles la restricción a la exportación de girasol y sus derivados y amplió el cupo de exportación de maíz amarillo duro. La ministra de Desarrollo Rural Nemesia Achacollo informó que para el efecto el gabinete de ministros aprobó el Decreto Supremo 1232.

La autoridad explicó que la norma establece que el cupo de exportación de maíz amarillo duro se amplía de 30 mil toneladas métricas a 60 mil toneladas métricas. También señala que se suspende temporalmente la tramitación del certificado de exportación a precio justo de las exportaciones de girasol y sus derivados.

De acuerdo con una nota de prensa de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex) el girasol es un cultivo de invierno resistente a la sequía, con un alto potencial de siembra y producción.Esa oleaginosa posee un alto contenido de aceite de muy buena calidad (de 40 a 47%), lo que origina una mejor cotización de su precio a nivel internacional.

El documento establece que el consumo de girasol en Bolivia es tan solo el 10% de la capacidad de producción que tiene el país, por lo que se deduce que se tiene un gran excedente exportable y por tanto su comercialización no presenta ningún efecto negativo en la seguridad alimenticia.

Achacollo manifestó que esta medida se suma a las ya aprobadas por el Ejecutivo con relación a liberar la exportación de 30 mil toneladas de maíz amarillo duro, 30 mil toneladas de arroz y 2 mil toneladas de carne de res. Indicó que en 2011 el país tuvo una gran producción de alimentos que permiten asumir este tipo de acciones en beneficio de los productores, quienes no sólo se concentran en el departamento de Santa Cruz, sino también en regiones como el Chaco, al Sur y el departamento de Beni al norte.