Estocolmo, Canberra, Buenos Aires y Caracas (PL).- Pese a la crisis económica global, las ventas de las 100 mayores compañías armamentísticas del mundo ascendieron a 411 mil millones de dólares en 2010, 1% más que en 2009, informó el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI). En 2011, Estados Unidos acaparóel 41% de los gastos bélicos mundiales con 711 mil millones de dólares.

La facturación de las empresas fabricantes de armas aumentó de 406 mil millones de dólares en 2009 a 411.100 millones en 2010. La venta de armas y servicios militares se incrementó hasta en 60% entre 2002 y 2010, corroboró el tanque pensante sueco.

El volumen de las transferencias mundiales de armas en el período 2007-2011 fue 24% superior que en 2002-2006, y los cinco mayores importadores fueron todos estados asiáticos. Asia y Oceanía concentraron el 44% de las importaciones globales de armas, seguidas por Europa (19%), Oriente Medio (17%), América (11%) y África (9%).

El informe constata que Estados Unidos mantiene el predominio en el rubro, pues al menos 44 de las 100 corporaciones de la lista pertenecen a ese país y acaparan el 60% de las ventas totales. Mientras, tres decenas de firmas europeas son responsables del 29% del negocio.

En representación del Viejo Continente la británica BAE Systems marcha segunda con 32.880 millones de dólares, mientras que la italiana Finmeccanica es octava con 14.410 millones de dólares. En Escandinavia sobresalen el grupo sueco Saab en el puesto 28, el consorcio Kongsberg de Noruega en el lugar 58, y la empresa finlandesa Patria, en la posición 93.

Las 10 primeras firmas del listado aportan el 56% de las ventas, equivalentes a 230 mil millones de dólares. Siete son estadounidenses, a la cabeza de Lockheed Martin con 35.730 millones de dólares en ventas en 2010. Pero si se amplía el listado elaborado por el SIPRI, 16 de las 20 mayores empresas de armamento del mundo pertenecen a Estados Unidos, lo que explica que en 2010 la industria militar norteamericana registrara operaciones estimadas en unos 2.700 millones de dólares.

Buques, aviones de última generación, vehículos blindados de diversos tipos, armas ligeras, misiles, radares y municiones se combinan con los servicios de mantenimiento, logística e incluso entrenamiento para generar gastos millonarios.

En materia de misiles, Lockheed Martin desarrolló el programa del Trident II a un costo cercano a los 53 mil millones de dólares y con un precio de 65,7 millones por unidad, con un total de 561 de esos ingenios en los planes del presupuesto estadounidense de defensa.

También está la aeronave P-8A Poseidon, dedicada al patrullaje marítimo y la lucha antisubmarina, valorada en 206 millones de dólares por aparato y un desembolso total de 33 mil millones de dólares en la producción y desarrollo.

Aviones de última generación como el F-35 (109,5 millones de dólares por unidad), el F-22 Raptor (211,6 millones) y el F/A-18E/F Super Hornets (90,8 millones de dólares) se integran en la lista de sofisticados dispositivos de muerte. Figura asimismo el submarino nuclear clase Virginia, con un costo unitario de 2.500 millones de dólares y capaz de transportar hasta 38 tipos diferentes de armamentos, entre ellos torpedos, minas y misiles cruceros.

Los gastos militares mundiales

Estados Unidos prevalece como la locomotora de los desembolsos militares en el planeta, confirma otro informe del SIPRI. La nación norteña acaparó en 2011 el 41% de los gastos bélicos mundiales con 711 mil millones de dólares, asegura el reporte rubricado por el equipo del investigador Sam Perlo-Freeman.

Los expertos afirman que debido a los recortes presupuestarios de las principales potencias en medio de la crisis financiera, a escala global las erogaciones en el sector castrense mantuvieron un nivel similar al de 2010. El monto total fue de un millón de millones de dólares 740 mil millones de esa moneda, apenas 0,3% más en relación con el año anterior.

Perlo-Freeman aclara que este indicador marca la ruptura de la tendencia de incrementos ininterrumpidos del período 2001-2009, durante el cual se registró un aumento medio anual de 4,5%. Un sexteto de las 10 primeras naciones que encabezan el listado de gastos en esta esfera recortó sus presupuestos militares, en la mayoría de los casos con el objetivo de minimizar su déficit, agrega el texto.

Perlo-Freeman describe como reducciones significativas en materia de defensa las de las tres primeras potencias europeas; Francia 4%; Alemania 1,4% y Reino Unido 0,6%. También Grecia (26%), España (18%), Italia (16%) e Irlanda (11%). Ubicados entre los 10 primeros a escala planetaria, dos economías emergentes como India y Brasil redujeron sus gastos en la esfera castrense en 4,9 y 8,2%, respectivamente.

Estados Unidos aparece en el reporte con un recorte del 1,2% de sus erogaciones en el sector castrense, pero aun así mantiene una amplia ventaja respecto a sus más cercanos contendientes, China y Rusia. Los dos últimos mencionados fueron las únicas potencias mundiales que aumentaron las erogaciones presionadas por retos como el proyecto del escudo antimisiles en Europa Oriental y la creciente presencia del Pentágono y la OTAN en Asia.

Sin embargo, el estimado de los gastos bélicos de Beijing -ocupante del segundo lugar planetario- es de 143 mil millones de dólares (8,2% del total), seguido de Rusia con 71.900 millones de dólares (4,1%). El reporte subraya que México incrementó en 5,7% sus gastos en este sector durante 2011 y en 52% desde 2002, a tenor de la mayor participación de los cuerpos armados en la guerra contra el crimen organizado.

El informe Perlo-Freeman señala a Irak como el país de la región que experimentó el mayor incremento en 2011 (55%). Otras naciones de la zona cercanas a la influencia de Washington que el año pasado aumentaron sus desembolsos bélicos fueron Bahrein (14%), Kuwait (9,8%) e Israel (6,8%).

Por otro lado, el gobierno australiano decidirá en 2013 un vasto plan de defensa que incluirá nuevos sistemas de combate, torpedos, sensores marítimos y adquisición de submarinos. El ministo de Defensa Stephen Smith precisó que se retrasaba en dos años la entrega de 12 aviones F-35 de última generación de la transnacional estadounidense Lockheed Martin y reiteró que ese es un compromiso sin alteraciones presentes o futuras.

Esto nos pone en el mismo cronograma efectivo que Estados Unidos, y Australia recibirá a cambio un beneficio neto de mil 652 millones de dólares como parte de los recortes previstos, agregó. No obstante, la primera ministra Gillard informó que se destinarán más de 220 millones de dólares para la futura fabricación de 12 submarinos y todos los requerimientos necesarios.

De otra parte, el gobierno de Venezuela asignó 156 millones de dólares para la compra de equipos de instrucción para los sistemas antiaéreos rusos de las fuerzas armadas nacionales, recursos que serán empleados también en el adiestramiento en Rusia del personal que operará esos sistemas.

De acuerdo con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), desde 2009 el gobierno venezolano ha adquirido sistemas de defensa aérea rusos, principalmente el Antey de largo alcance (dos mil 500 kilómetros), y el Buk-M2, de medio alcance (42 kilómetros). A finales de enero de 2012, llegó al país un lote de equipamiento militar proveniente de Rusia con tanques T-72, lanzamisiles y equipos antiaéreos y logísticos, señaló AVN.

En Argentina, el ministro de Defensa Arturo Puricelli expresó a su homólogo brasileño Celso Amorim el interés de su país en el misil aire-aire A-Darter, de fabricación conjunta entre Brasil y Suráfrica. Reveló también que Buenos Aires desea una acción conjunta con Brasilia para modernizar los misiles antinavíos Exocet MM-38 y MM-40.

Con reportes de Mario Esquivel, jefe de la Redacción de Economía de Prensa Latina.