Silao y León, México, (PL).- Más de 700 mil personas dieron la bienvenida al Papa Benedicto XVI el viernes 23 de marzo en las calles de la ciudad guanajuatense de León. Este domingo unos 500 mil fieles católicos asistieron a la misa del Papa en el Parque Bicentenario de la ciudad de Silao, estado de Guanajuato.

Tras el fallecimiento de Juan Pablo II, el 2 de abril de 2005, Benedicto XVI fue elegido como el 265 Papa el 19 de abril del propio año. Justo 10 años después de la última vez en que Juan Pablo II visitó México (1978, 1990, 1993, 1999 y 2002), llega Benedicto XVI, quien ya estuvo en América Latina en 2007, cuando fue a Brasil. Además, estuvo en territorio estadounidense en 2008. El 25 de noviembre de 2006, Benedicto XVI, sucesor 265 de Pedro, elevó a la diócesis de León a calidad de Arquidiócesis.

Una multitudinaria bienvenida se tributó al papa Benedicto XVI el 23 de marzo en las afueras de la ciudad mexicana de León, durante su recorrido desde el aeropuerto de Silao al Colegio Miraflores. Es la vigésimo tercera salida internacional que realiza Benedicto XVI, quien cumplirá en abril 85 años de edad.

Miles de personas apostadas en ambos lados de los 30 kilómetros de ese trayecto saludaron al Sumo Pontífice, quien viajó en el singular transporte que se usa en estas giras papales. Previamente se celebró la ceremonia de recibimiento en la terminal aérea de Guanajuato, donde fue saludado por el presidente Felipe Calderón, su esposa Margarita Zavala, funcionarios del gobierno, eclesiásticos y un entusiasta público de más de 3 mil personas.

Calderón expresó que la visita del papa Benedicto XVI “nos llena de alegría en momentos de gran tribulación”. Recordó que México sufrió como pocos países los efectos de la crisis internacional, pero además la “violencia despiadada y descarnada de los delincuentes”. La violencia desatada por la delincuencia organizada ha dejado en la nación una estela de más de 50 mil muertes en los últimos seis años.

Dijo que el crimen organizado inflige sufrimiento a su pueblo, como nunca antes; sin embargo, alertó que México está de pie, porque “somos un pueblo fuerte, perseverante en la esperanza”. El mandatario resaltó que el Santo Padre encontrará aquí a un “pueblo noble, hospitalario, cálido, alegre, que tiene en altísima estima al Sumo Pontífice”. Consideró que esta visita “es un gesto de solidaridad y de fraternidad con nuestro pueblo que nunca olvidaremos”.

Benedicto XVI expresó su deseo de que México continúe avanzando sin desfallecer en la construcción de una sociedad cimentada en el desarrollo del bien, el triunfo del amor y la difusión de la justicia. En su primer mensaje al pueblo mexicano, el Santo Padre aseguró que viene como “peregrino de la fe, de la esperanza y de la caridad” y señaló su alegría porque con esta breve visita “quisiera estrechar las manos de todos los mexicanos”.

Su Santidad manifestó que rezará “por quienes más lo precisan, particularmente por los que sufren a causa de antiguas y nuevas rivalidades, resentimientos y formas de violencia”. “Me siento muy feliz de estar aquí, y doy gracias a Dios por haberme permitido realizar el deseo, guardado en mi corazón desde hace mucho tiempo, de poder confirmar en la fe al pueblo de Dios de esta gran nación en su propia tierra”, dijo.

Su Santidad se hospeda en el Colegio Miraflores durante su estancia de cuatro días en Guanajuato. Ese territorio es considerado el corazón del catolicismo mexicano, donde viven más de cinco millones de personas, de las cuales el 93,8% profesan esta fe. Unos 13 mil miembros del ejército y de las policías federal, estatal y municipales se encargan de proteger la seguridad de la visita. Asimismo, cerca de 100 mil jóvenes forman cadenas humanas a lo largo de los recorridos y en las actividades del Sumo Pontífice.

Más de 1.500 periodistas de diversos países informan sobre la visita del Papa a México. El centro de prensa inaugurado en el estado de Guanajuato brinda servicios a unos 300 medios de información, 150 de ellos internacionales.

Durante traslado de Benedicto XVI ayer a la capital homónima de Guanajuato más de un millón de personas lo esperaban a su paso. El 25 de marzo, unos 500 mil fieles católicos asistieron a la misa del Papa en el Parque Bicentenario de Silao. Además de los 300 mil lugares asignados con boleto, ocupados prácticamente en su totalidad, otros miles de personas se sumaron en espacios adyacentes a la explanada, informó el director de la Sala de Prensa del Vaticano Federico Lombardi.

Expresó que los feligreses presenciaron de forma ordenada la celebración eucarística de Su Santidad, en la cual participaron además unos 250 cardenales, más de 100 obispos mexicanos, otros tantos prelados de todo el continente americano y unos tres mil sacerdotes. A esa cifra se sumaron numerosas personalidades políticas y sociales, encabezadas por el presidente Felipe Calderón (acompañado por su esposa, Margarita Zavala), y el jefe del gobierno en Guanajuato, Juan Manuel Oliva.

La agenda del Papa incluye también la celebración entrada la tarde de las vísperas con obispos de México y América Latina, momento en que pronunciará su cuarto mensaje desde que llegó a México el 23 de marzo. Este lunes el jefe de Estado del Vaticano concluirá su visita a Guanajuato y proseguirá rumbo a Cuba, donde permanecerá desde el 26 hasta el 28 de marzo. Oficiará en Cuba dos misas, una en Santiago y otra en La Haban, visitará el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre y se reunirá con autoridades religiosas y gubernamentales.

Ocho de cada 10 mexicanos son católicos

Al menos ocho de cada 10 mexicanos se consideran católicos y los estados con mayor número de personas que profesan esta religión son Guanajuato, Zacatecas y Aguascalientes, revelan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con las cifras, de los más de 112 millones de habitantes del país, 82,7% se asume como católico, o sea 92 millones 900 mil personas, mientras el 9,9% reconoce una religión diferente y 4,7% expresan no tener alguna. Se estima que de los 43 millones 500 mil menores de 20 años, 36 millones 200 mil profesan el catolicismo, y de estos el número más elevado corresponde a niños de entre cinco y nueve años de edad.

Precisamente, según el estudio, destaca el segmento poblacional al cual el papa Benedicto XVI dirigió un mensaje ayer desde los balcones de la Casa del Conde Rul, sede de la reunión privada que sostuvo con el presidente Felipe Calderón. Su Santidad expresó que los llevaba (a los niños) en su corazón, se condolió por los que sufren violencia y pidió por un país de paz y armonía.

Aunque ya se identificaba al estado de Guanajuato, del centro de México, como el núcleo del catolicismo aquí, el Inegi confirmó que en la actualidad 94% de su población posee esa creencia. Mientras en Zacatecas representa el 93,5%, Aguascalientes, 93%, y Jalisco 92%.

El estudio acotó que las entidades federativas del sur de esta nación, junto con algunas de la frontera norte, tienen los mayores porcentajes poblacionales que profesan una fe diferente a la católica, lo que se asocia a la influencia de las iglesias evangélicas y pentecostales. Casi la mitad de los cerca de dos mil millones de católicos que hay en el mundo viven en América Latina.