Lionel Messi, genio, amo y señor del FC Barcelona, es un jugador de otra dimensión, como en su tiempo lo fueron Di Estéfano, Pelé, Cruyff o Maradona, que dejaron una impronta eterna en el fútbol. La última bondad del azulgrana aconteció el pasado martes, cuando marcó un hat-trick ante el Granada en la Liga Española y se convirtió en el máximo goleador de la historia del Barça, una entidad ilustre de 113 años.

Nunca soñé con ser el máximo goleador de la historia del Barcelona, pero siempre quise devolverle al Barcelona todo lo que me dio. Es un orgullo formar parte de la historia del club, declaró el crack argentino.

Con esos tres tantos, Messi llegó a 234 con la elástica culé y dejó atrás al mítico César Rodríguez, quien rompió en 232 ocasiones las redes adversarias. Lo siento por los que intentan ocupar su trono, pero este chico es distinto, Messi es el mejor. No es que haga goles, es que hace golazos. Cada gol es mejor que el anterior. Es absolutamente el mejor en todos los sentidos, exaltó emocionado Josep Guardiola, entrenador del Barça, tras concretarse el hecho histórico.

En el Barça militaron geniales jugadores. Allí estuvieron Johan Cruff, Diego Armando Maradona, Romario, Ronaldo, Michael Laudrup, Ronaldinho, Rivaldo, Laszlo Kubala, Hristo Stoitchkov, Gary Lineker, Joseph Samitier, Carles Rexach, Migueli, Pep Guardiola, Paulino Alcántara, Johan Neskeens, Luis Suárez, y muchos otros astros, pero ninguno como Messi.

Messi tiene la creatividad divina del Peluza, la capacidad de definición de Romario y Ronaldo, la plasticidad de Ronaldinho, el poder de liderazgo de Kubala, la visión de juego de Guardiola, la técnica mágica de Laudrup, la potencia de Lineker. A lo mejor por eso suma 234 goles en Can Barça con solo 24 años, que se dice fácil pero no lo es.

El desglose de esos tantos es así: 153 en la Liga Española, 19 en Copa del Rey, 49 en la Liga de Campeones de Europa, ocho en Supercopa de España, cuatro en Mundiales de Clubes, y uno en Supercopa de Europa.

Creo que es un verdadero asesino, ya que es dulce y agradable fuera del campo pero con los ojos del asesino dentro. No hay ningún secreto, el tiene que ser un asesino para hacer todo lo que hace, dijo el ex jugador francés Michel Platini.

Messi ¿El mejor jugador de la historia?

El precoz crack suramericano, dueño de tres Balones de Oro, trascendió desde hace rato la comparación con el magnífico goleador portugués Cristiano Ronaldo, quien un día de 2008 dijo -rebosante de soberbia-, ser el primer, segundo y tercer mejor jugador del mundo, sin contar con el nacimiento de la nueva estrella mundial llamada Lionel Messi.

Hace solo un mes, la prestigiosa revista deportiva estadounidense Sport Illustrated reveló un estudio que coloca a Messi como el mejor futbolista de todos los tiempos, por delante incluso de Maradona, Cruyff y Pelé, por ese orden, y también de Cristiano, ocupante del notable escaño 21.

Muchos dicen que para ser el mejor de todos los tiempos hay que ganar obligatoriamente un Mundial, pero esa retórica es cansina y excluyente, me pregunto quién la habrá inventado. ¿No bastará -por el momento-, con tres Balones de Oro, tres Champions, cinco Ligas Españolas, dos Mundiales de Clubes, y ese rosario de goles fantásticos e inimitables, para considerar a Messi simplemente el mejor de todos?

Messi es incomparable, único, no hay otro como él. Es el mejor futbolista del mundo, y quizás cuando acabe su carrera será considerado el mejor futbolista de la historia, creo que no es osado decirlo, sentenció su compañero del Barça, el español Xavi Hernández, campeón mundial en Suráfrica-2010.

Messi, el hombre récord

Todas las ofrendas de Messi regaladas en forma de títulos van aparejadas de un alucinante número de récord, que sorprenden a propios y extraños, sobre todo porque nadie es capaz de aventurarse a decir cuál es su “techo”.

Por ejemplo, en la Liga de Campeones ostenta -desde hace un año-, el récord de goles para una temporada (12, igualado con el holandés Ruud Van Nistelrooy), y para un partido (5), conseguido recientemente ante el Bayer Leverkusen, vigente subcampeón del fútbol alemán.

Con su club, ya es el máximo artillero histórico (234) y además presume -desde 2010-, del primado para un campaña de Liga Española (34), el cual comparte con el fenómeno brasileño Ronaldo.

Lo más gracioso de todo es que en este 2012 Messi lleva 12 tantos en la Champions y 34 en la Liga de las Estrellas, por lo que es inminente el surgimiento de nuevos records, pues el Barça disputará al menos otros dos partidos en la Liga de Campeones y 10 más en la competición doméstica.

Esta contienda su media goleadora es impresionante, 54 dianas en 45 partidos. Si mantuviera ese paso de -cara a puerta- pudiera terminar la 2011-2012 con 73 goles, una verdadera locura imposible de presagiar por cualquier simple mortal.

¿Hasta dónde es capaz de llegar Messi? Esa pregunta es imposible de responder. Ni Merlín el mago estaría en condiciones de adivinar.

* Periodista de Prensa Latina.