(PL y CCS).- La modificación de los flujos migratorios hacia Sudamérica es una consecuencia directa de la actual crisis financiera internacional que azota con fuerza a los países de la Eurozona y a Estados Unidos. Miles de jóvenes italianos desempleados emigran a África y América del Sur, y al menos 50 mil españoles han dejado su país en busca de una oportunidad laboral. En 2011,Finlandia alcanzó un record de inmigración tras producirse la mayor diferencia histórica entre la cantidad de personas que entraron y salieron de esa nación nórdica desde su independencia en 1917.

Como tendencia, América del Sur se ha convertido en opción de miles de ciudadanos europeos y estadounidenses e incluso de migrantes sudamericanos que retornan a casa para escapar de los efectos de la debacle económica. Argentina, Brasil y Chile destacan en la preferencia de los nuevos inmigrantes que son atraídos por los niveles de expansión de las economías de Suramérica, superiores a la media global.

Graduados universitarios y técnicos hacen mayoría en la presente oleada, procedente de naciones que por más de medio siglo han sido tradicionales receptoras de la emigración a nivel internacional. Como causas que propician el éxodo hacia el subcontinente, expertos apuntan a la concreción de tratados comerciales y al crecimiento de esa región, cuando parte del mundo se debate en la incertidumbre.

Al respecto, consideran que la posición privilegiada de la cual hacen gala hoy las naciones sudamericanas responde a las políticas fiscales y sociales con que refuerzan sus mercados internos. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) precisó que pese a la inestabilidad internacional, la economía de esa zona geográfica creció un 4,6% en 2011. Argentina exhibió el mayor crecimiento, con un 9%, seguida de Ecuador con un 8%, Perú con 7%, Chile con un 6,3% y por último Brasil con 2,9%.

Datos de la Organización Mundial del Trabajo refieren que Sudamérica concluyó el año pasado con un 7,3% de desempleo, 0,8% menos que en 2010, evidencia del escenario positivo en cuanto a la tasa de ocupación. La Cepal prevé que la vigorosa recuperación económica del área posibilite un nuevo y significativo descenso de la tasa de desempleo en 2012 a entre 6,7 y 7%.

Según fuentes oficiales, Argentina se convirtió en el principal destino de europeos y estadounidenses que abandonaron su país natal en los últimos dos años para escapar de los efectos de la depresión fiscal. La Dirección Nacional de Migraciones precisa que como parte de esa avalancha llegaron a territorio argentino en calidad de turistas más de 34 mil españoles que decidieron asentarse indefinidamente. Los migrantes, con altos niveles de estudio y edades que oscilan entre los 25 y 40 años, escogieron en mayoría a Buenos Aires frente a la posibilidad de un mejor escenario económico y laboral.

Atendiendo a los últimos datos oficiales, Argentina se consolidó como el país en donde viven más españoles fuera de España, con un total de 345.861, aunque ese número va en ascenso. Las estadísticas dan cuenta también del retorno de alrededor de 20 mil ciudadanos argentinos que decidieron emprender el regreso a casa espantados por los embates de la crisis. En relación con los estadounidenses, la embajada en Buenos Aires tiene registrados a 23 mil ciudadanos radicados, aunque cálculos extraoficiales elevan el número a 60 mil.

La tradicional e incesante migración interna se consolida en el subcontinente, fundamentalmente hacia naciones con mayor desarrollo económico y mejores condiciones de vida, como Argentina y Brasil. Aunque los emigrantes sudamericanos se congratulan con la facilidad de ingresar a las naciones vecinas, coinciden en señalar como negativa la dificultad que luego afrontan para obtener residencia. Quienes poseen mayor capital social y económico emigran a países más desarrollados, en tanto se mantienen nichos específicos de actividades como la horticultura, construcciones, servicio doméstico y comercio informal.

La Organización Internacional para la Migración (OIM) asegura que la población sudamericana dejó de emigrar a Europa o Estados Unidos y ahora busca los centros económicos en el continente. Ezequiel Texidó, representante regional del Cono Sur en la OIM, comentó que los destinos migratorios de gran parte de la población sudamericana han cambiado.

Si bien hace una década tenían en la mira a países desarrollados del hemisferio norte, ahora se han reforzado las migraciones intrarregionales en detrimento de las extra regionales. Argentina, Chile y Brasil cuentan como principales centros de destino de la población migrante de Suramérica, procedente en lo fundamental de naciones como Bolivia, Paraguay, Ecuador y Perú.

Los nuevos movimientos migratorios reconfiguran la región y se convierten en un desafío que obliga a los gobiernos locales a diseñar estrategias comunes para poner orden al incesante flujo de personas. Conscientes de los retos que tienen ante sí, unen fuerzas y trazan planes dentro del marco de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), el Mercado Común del Sur y la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

La anhelada implementación progresiva de la libre circulación de personas en toda América del Sur define la urgencia de coordinar acciones y políticas migratorias. Se trata no sólo de organizar los flujos, sino también de poner coto a delitos como la trata de personas y el tráfico de migrantes muchas veces obligados a trabajos forzados o a ingresar al crimen organizado, sobre todo al narcotráfico.

La XI Conferencia Suramericana sobre Migraciones, celebrada en Brasil en octubre último, abogó por la integridad de los procesos migratorios y su relación con los procesos de unidad impulsados en la zona. El encuentro reconoció el avance en la aplicación de las decisiones migratorias de la CAN, relacionadas con las facilidades para garantizar la circulación de los ciudadanos andinos así como las migraciones laborales.

Los asistentes al foro condenaron las políticas que vulneran derechos humanos fundamentales y repudiaron en ese sentido la “discriminatoria y violatoria” postura antiinmigrante de Estados Unidos. Como colofón, clamaron por desarrollar esfuerzos en aras de consolidar la identidad y construir la ciudadanía suramericana por medio de políticas inclusivas con enfoque integral, como promueve la Unasur. La Declaración de Brasilia reiteró el interés de incorporar la estructura de la Unasur “como instancia institucional” para el adecuado tratamiento de la cooperación regional en materia migratoria.

Emigran los jóvenes italianos desempleados

Ante el elevado desempleo entre los jóvenes italianos, uno de cada tres, muchos repasan mejores perspectivas laborales y miran a territorios para ellos muy lejanos como África o América del Sur. Una nueva generación de personas inteligentes no sólo se está dirigiendo a lugares prósperos, como Alemania o Escandinavia, sino que están yendo por todo el mundo, si con eso logran escaparse, según una investigación de la cadena de noticias BBC Mundo.

Esa fuente conversó con varios jóvenes, entre ellos Vincenzo, quien trabaja en un centro de investigaciones en una universidad de Roma, donde asegura que casi todos se han planteado irse a otro lugar en busca de empleo. El sistema de aquí (Italia) le está fallando a la juventud, dice el investigador, quien refiere además que las oportunidades dependen en mucho de a quién conoces y muy poco en los conocimientos.

Vincenzo, dedicado también al activismo político de izquierda, afirmó que Italia experimenta una suerte de malestar nacional, falta de dinamismo y poca apertura y equidad, así como un estrangulamiento del potencial cognitivo.

El primer ministro Mario Monti habla constantemente de la necesidad de crear oportunidades para los más jóvenes, hecho que, según analistas, demoraría varios años. Al cierre de enero, el índice de paro juvenil en Italia aumentó considerablemente situándose en 31%, el nivel más alto desde 2004, cuando se empezaron a contabilizar mensualmente tales datos.

Con esa cifra, la nación registra la segunda posición en la escala de desocupados entre 15 y 24 años de edad en Europa, sólo superada por España, según un reciente informe del presidente del Instituto de Estadísticas Enrico Giovannini. La situación impacta más a las mujeres, quienes por lo general ocupan puestos más precarios que los hombres y permanecen en esas condiciones por más tiempo.

A principios de este mes, Monti dejó entrever una clara complacencia oficial en Italia frente al desempleo, al instar a los jóvenes a acostumbrarse a no tener un trabajo fijo para toda la vida. Esa postura generó fuertes críticas de ese segmento social, expresadas, principalmente, en las redes sociale y en los foros de Internet. Varios medios de prensa también abrieron debates sobre el tema con mensajes de censura hacia los políticos, quienes ahora piden movimiento en el mercado laboral mientras ellos son fijos en sus puestos.

De modo general, el paro afecta al 8,6% de la población económicamente activa de Italia, lo cual indica que dos millones 142 mil personas buscan un puesto de trabajo en la tercera economía de la Eurozona, según el Instituto Nacional de Estadística. En más de una oportunidad la poderosa Confederación Italiana de Trabajadores instó al Gobierno a implementar estrategias fiscales que favorezcan las ganancias de las capas media y baja de la sociedad y a la par llevar a cabo un sistema de reempleo destinado a los jóvenes.

Miles de españoles rumbo al extranjero

Más de 50 mil españoles han dejado su país en busca de una oportunidad laboral en los primeros nueve meses de 2011. Con más de cinco millones de personas sin empleo, España es el país con más paro de la Unión Europea y el que más trabajo ha destruido desde que empezó la crisis. La alta cualificación de muchos jóvenes, las oportunidades que ofrecen otros países y esa crisis nacional han llevado a miles de españoles a hacer las maletas y ponerse rumbo al extranjero.

Desde que comenzó la crisis en 2008, más de 300 mil españoles han dejado su país en busca de trabajo. Y la tendencia es que siga creciendo. Según el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Exterior (CERA), ya hay más de un millón y medio de españoles que viven fuera del país. El perfil del “emigrante” español, según este organismo, es el de un joven, hombre o mujer, de entre 25 y 35 años con una alta cualificación y sin cargas familiares. Son jóvenes que han estudiado una carrera universitaria, se han formado, han hecho máster y cursos, se han especializado… pero parece que no es suficiente para encontrar un empleo que se corresponda con su formación.

En Europa, la tasa de desempleo juvenil es muy preocupante y, en España, más. Casi la mitad de las personas que se encuentran en paro son jóvenes. Muchos de ellos, son personas con una alta cualificación profesional que no encuentra su primer empleo y un 43% de los jóvenes que trabajan, lo hacen en empleos requieren una formación inferior de la que tienen, según un estudio realizado por el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia. Aunque tampoco hay que olvidar que 900.000 jóvenes de entre 21 y 30 años que no encuentran empleo en España no pueden reincorporarse al mercado de trabajo porque tienen una insuficiente formación. Jóvenes que, atraídos por el “boom” inmobiliario de los primeros años del siglo XXI, dejaron sus estudios.

Alemania, Reino Unido y Noruega a la cabeza son los países elegidos por los españoles para buscar un futuro profesional. Pero muchos ya también eligen los países latinoamericanos para irse a trabajar. Argentina, Cuba o Ecuador han duplicado su población de origen español. Estados Unidos es otro de los destinos preferidos por los españoles. Boston, Nueva York, Chicago, San Francisco… son lugares en los que los jóvenes tratan de ganarse la vida.

Ingenieros, arquitectos, enfermeras… se marchan a otros países en los que pueden desarrollar sus conocimientos en mejores condiciones que en España. Este fenómeno preocupa y se le empieza a considerar una “fuga de cerebros” como el de algunos países empobrecidos del Sur. El país invierte en formar a los jóvenes y aquellos más preparados eligen otros destinos para desarrollar su actividad, con lo que el país inversor pierde todo lo invertido. El que los jóvenes de un país se vean obligados a emigrar para poder ganarse la vida es un problema a medio y largo plazo. Las personas más válidas y mejor formadas se marchan y con ellos las oportunidades de que el país prospere, innove y cambie su modelo de producción.

Finlandia alcanza récord histórico de inmigración en 2011

Finlandia alcanzó un record de inmigración en 2011, tras producirse la mayor diferencia histórica entre la cantidad de personas que entraron y salieron del país desde la independencia de esa nación nórdica en 1917. De acuerdo con la Oficina de Estadísticas de Finlandia, en el transcurso del año pasado, 28.250 personas llegaron para residir de forma permanente en ese territorio escandinavo, frente a unas 12.470 que optaron por irse al extranjero.

Más de una cuarta parte de los recién llegados, algo menos de 7.700 personas adquirieron la ciudadanía finlandesa. Las mayores comunidades de inmigrantes la conformaron los ciudadanos de Estonia, cinco mil individuos, y Rusia, con alrededor de 2.800. Los solicitantes somalíes, iraquíes y chinos sobrepasaron la cota de 700 personas.

Aunque el informe no analiza las causas del aumento del flujo migratorio, expertos señalan que los principales incentivos están en las posibilidades de hallar plazas de estudio y trabajos mejor remunerados que en sus países de origen. Sin embargo, en diciembre pasado una investigación de la Universidad de Turku reveló que al menos el 75% de los migrantes que llegan a Finlandia con una alta calificación profesional carecen de empleo. Tal situación se debe a una combinación fatal que va desde el desconocimiento del idioma finlandés hasta la mala situación general de los trabajos en el país y la abierta discriminación contra los inmigrantes.

Muchos recién llegados no actualizan sus calificaciones y títulos para que sean reconocidos y homologados en Finlandia, señaló el académico Henna Kyha, autor del estudio. Sólo un seis por ciento de los inmigrados con alta calificación laboral encontraron trabajo en su primer año en el país, pero un tercio estaba en el paro después de tres años, indicó. En el peor de los casos, los inmigrantes hallaron que sus títulos carecían de validez en Finlandia, razón por la cual muchos se veían obligados a empezar de cero.

China prevé contratar más expertos extranjeros

China prevé contratar expertos extranjeros en sectores decisivos para el desarrollo económico y social durante los próximos cinco años como parte de un programa que busca promover el avance científico-tecnológico y la innovación. El plan contempla atraer especialistas en campos como agricultura, manufactura, industria de servicios, software y circuitos integrados, de acuerdo con un comunicado de la Administración Estatal de Asuntos de Expertos Extranjeros (Aeaee).

China planea atraer a dos mil personas altamente calificadas en manufactura para impulsar las industrias estratégicas emergentes como la de conservación de energía, producción de equipos de gama alta, nuevas energías y materiales. También contratará a mil profesionales con experiencia en gestión para la industria de los servicios a fin de incrementar la capacitación en las esferas de finanzas, seguros, seguridad y transporte integral.

En la rama de circuitos integrados y software, China pondrá en marcha cinco bases de entrenamiento internacional para captar extranjeros de alta calificación y equipos de expertos con el propósito de ampliar la cooperación global.

El país se encuentra en un periodo de rápido crecimiento y transformación, dijo el primer ministro Wen Jiabao en una reunión con un grupo de expertos extranjeros días antes del comienzo del Año Nuevo Lunar. Dijo que la fuerza motriz del crecimiento económico está basada cada vez más en el desarrollo de la ciencia, la tecnología y en la innovación en administración, lo cual requiere de personal altamente calificado, incluidos expertos extranjeros.

* Liset Salgado es periodista de la Redacción Sur de Prensa Latina y Pablo Osoria Ramírez, de la Redacción Europa. Ana Muñoz Álvarez es periodista del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) de España.