(ABI).- El canciller de Bolivia David Choquehuanca planteó el miércoles ante el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) la “seguridad alimentaria con soberanía”, como tema central del debate de la 42 Asamblea General del organismo internacional.

Choquehuanca sugirió insertar en el debate, en el marco de la temática principal, la no mercantilización de los recursos genéticos, no privatización del agua, no extranjerización de la tierra y la no acumulación de predios en pocas manos, entre otros.

“Esperamos que todos juntos podamos trabajar propuestas en beneficio de nuestros pueblos, de nuestra región pero también esperamos poder construir propuestas pensando en el bienestar de las futuras generaciones, pensando cómo vamos a encarar las diferentes crisis como es la crisis alimentaria”, dijo.

Choquehuanca se trasladó a Washington, Estados Unidos, para presentar ante los miembros de la OEA la temática de la 42 Asamblea General del organismo internacional que se realizará en la ciudad de Cochabamba, entre el 3 y 5 de junio.

Choquehuanca consideró también importante la creación de un Centro de Investigación del “saber alimentarse” en la OEA, que recoja los diferentes conocimientos que garantizaban, en el pasado, el alimento sano y natural para el vivir bien.

“Habría que ver que la OEA cree un centro de investigación del saber alimentarse donde se recoja estos conocimientos, esta sabiduría que garantizaba en el pasado alimentos sanos, alimento naturales y garantizaba el vivir bien”, dijo.

La autoridad manifestó que varios alimentos como la papalisa, el “isaño” y otros al margen de alimentar a la población se constituían en medicinas. “Nuestro alimento era nuestra medicina garantizábamos los “cumaras” es una persona sana y cuando nos reunimos para hablar de la salud hablamos de enfermedades y no de la salud por eso consideramos importante esos saberes que se han resistido durante siglos en cada uno de los pueblos”, señaló.

En el caso de Bolivia, dijo que se decidió volver “al camino del equilibrio” a esa ruta que durante siglos se ha resistido en el país en el que “el alimento era la medicina”, . El Canciller reflexionó, en ese sentido, que en la actualidad ya no se habla de alimentarse sino de comer y que muchos productos ya no son consumidos, tales como la pasa, aunque “nuestros abuelos los siguen consumiendo”.