El cabello, además de ser un atributo estético, tiene una función protectora del cuero cabelludo, puesto que esta región está expuesta a los rayos solares, un factor de riesgo para la aparición de lesiones en la piel, algunas de ellas malignas, explica la doctora María del Carmen Seijas Sende, especialista cubana del Hospital Clínico-Quirúrgico Hermanos Ameijeiras de La Habana.

Hasta ahora se conocía poco sobre el por qué de la calvicie, pero investigadores de la Universidad estadounidense de Pennsilvania descubrieron que el problema real no es la caída del cabello, sino la producción de vellos microscópicos por la inhibición de las células madre. Este hallazgo difundido en la revista Journal of the Clinical Investigation podría conducir al desarrollo de una cura al problema, más común entre los hombres, pero no ajeno a algunas mujeres.

Los resultados del estudio estadounidense se basan en la comparación de muestras de cuero cabelludo de pacientes sometidos a trasplante de pelo con el de personas sanas. De esa forma, encontraron que la cantidad de células madre esigual que en individuos normales, pero el número de células más maduras resulta marcadamente menor. Esto quiere decir que los folículos de personas calvas no desaparecen, solo se pliegan y por tanto producen pelos invisibles al ojo humano.

El que exista un número normal de células madre en las zonas sin cabello resulta esperanzador para el tratamiento de la calvicie, señaló el autor principal del estudio, George Cotsarelis. “Porque si no hubiéramos encontrado células madre en esas zonas, sería mucho más difícil poder crear un tratamiento”, indicó el experto.

Por otro lado, un equipo de científicos identificó en humanos y ratones una proteína vinculada a la calvicie. Se trata de la prostaglandina D sintasa que se encontró en niveles altos en células de folículos pilosos hallados en claros del cuero cabelludo, indicaron investigadores de la Universidad de Pensilvania, liderados por George Cotsarelis. Sus resultados fueron difundidos en la revista Science Traslational Medicine.

El próximo objetivo de los investigadores es localizar los compuestos que afectan a este receptor con el fin de revertir la pérdida del cabello. De acuerdo con los expertos, la hormona testosterona desempeña un papel clave, así como otros factores genéticos. Eso hace que los folículos se contraigan y se vuelvan tan pequeños que parezcan invisibles, lo que conduce a la aparición de la calvicie.

Según la especialista cubana María del Carmen Seijas Sende, el ciclo normal de crecimiento y caída del cabello es similar tanto en hombres como en mujeres y transita de forma cíclica por tres fases principales: de crecimiento, el pelo crece 0,35 mm cada día en un lapso entre 3 y 6 años; la fase estacionaria, que tiene una duración de apenas unos días; y la de descanso o caída.

Sabemos que la calvicie denominada “de patrón masculino” es la causa más común de pérdida del cabello en los hombres. ¿Es de origen genético y también hereditario? Según la doctora Seijas, es ciencia constituida que está determinada genéticamente. Esta calvicie de patrón masculino no suele presentarse si no existe historia familiar de calvicie de padres o abuelos. Está caracterizada por una regresión de la línea de implantación del cabello por la frente, que puede ir desde las llamadas entradas hasta la calvicie en herradura por el efecto de la acción de los andrógenos (hormonas).

P. Y específicamente en las mujeres ¿existe igualmente un “patrón femenino” de la calvicie?

R. Sí, este se manifiesta por un adelgazamiento del pelo en la coronilla. Sin embargo, la línea de implantación del pelo se mantiene de forma característica, es decir, no existen las “entradas”.

P. En ambos géneros, ¿a qué edades como promedio suele hacer las primeras manifestaciones?

R. En cuanto a la calvicie de patrón masculino puede iniciarse desde la adolescencia; en la calvicie de patrón femenino suele comenzar entre los 20 y 40 años. Las causas son similares para ambos sexos. Las dos causas decisivas son la hereditaria y los andrógenos. En la mujer se pueden encontrar alteraciones hormonales con incremento de los niveles de andrógenos como, por ejemplo, en tumores productores de estas hormonas y algunos medicamentos con acción androgénica.

P. ¿Puede ser ocasionada también por algún padecimiento, como resultado de una alimentación deficiente, por fármacos e incluso por tensiones emocionales mantenidas?

R. Sí, y te cito a modo de ejemplo. En afecciones de la piel: la alopecia areata (en claros), dermatitis seborreica (caspa); por alteraciones endocrinas como la tiroiditis. Puede presentarse asimismo en casos de restricciones dietéticas o problemas de mala absorción intestinal, anemias por déficit de hierro. La ingestión de ciertos medicamentos como los citostáticos, la vitamina A, los anticoagulantes y otros muchos. También por estrés, partos, accidentes…

P. ¿Se alegan factores de riesgo que contribuyan a acelerar la caída del cabello? Popularmente, por ejemplo, se habla de que la cabeza no debe lavarse todos los días, del empleo sistemático de gorras y sombreros, determinados peinados…

R. Ni el lavado del cabello ni el largo intervienen en su caída. Sí es importante conocer que el uso mantenido de gorras o sombreros, y los peinados muy ajustados, favorecen su debilidad por tracción y caída. El desriz, determinados champús, y productos cosméticos, pueden originar irritación del cuero cabelludo y contribuir a la caída del pelo.

P. ¿Existen tratamientos para evitarlo?

R: La pérdida de cabellos es un fenómeno fisiológico y normalmente se caen entre 50 y 100 cabellos por día. Solo cuando es excesiva se considera patológico. Lo esencial es conocer las causas, factores de riesgo, y darles solución en lo posible. Sea de causa hereditaria, o no, se puede al menos enlentecer su caída. El Centro de Histoterapia Placentaria de La Habana elabora lociones y champús a partir de la placenta humana con una buena efectividad para la caída del cabello.

P. ¿Y para la calvicie?

R. Se realiza el autoinjerto o autotrasplante en ponche o pelo a pelo, siempre y cuando el paciente tenga una zona donante. Es una alternativa con buenos resultados en Cuba y en el mundo. En la mujer se emplean tratamientos hormonales. El uso de pelucas también puede ser una opción.

Fármacos contra la calvicie provocan disfunción sexual masculina

Medicamentos contra la hiperplasia prostática benigna y cáncer de próstata, indicados además para la prevención de la calvicie, provocan disfunción eréctil, eyaculatoria y hasta depresión, demuestran científicos en un reciente estudio. Los inhibidores de la 5a reductasa 5a-RIs, entre ellos la finasterida, comercializada como Propecia y Proscar; y la dutasterida podrían causar pérdida de líbido y contraproducentes problemas sexuales, afirman los autores en su investigación, publicada en Journal of Sexual Medicine.

Ambos medicamentos poseen demostrada eficacia clínica en los problemas prostáticos y además la finasterida fue aprobada por la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos para la prevención de la calvicie; sin embargo, ahora se demuestran algunas de sus reacciones adversas.

El potencial uso extendido de los 5a-RIs para esas terapias en hombres podría producir reacciones secundarias en la salud general, expresa el profesor Abdulmaged Traish, quien dirigió el estudio. Se encontró una relación causal entre el uso de esos medicamentos y los efectos indeseables prolongados de un grupo de pacientes susceptibles, en particular, la salud vascular y la función sexual señaló.

Además, el tratamiento con 5a-RIs para la pérdida de cabello, que es un trastorno benigno, produce persistentes efectos secundarios en un número de pacientes jóvenes, lo que causa una carga emocional por el empeoramiento de la calidad de vida, alertó Traish.

Los médicos deben tener precaución extrema antes de recetar a los pacientes estos tratamientos. Antes de indicarlos, sugirió, debe establecerse una discusión honesta y abierta con los pacientes para educarlos sobre este serio asunto. En algunos pacientes el efecto puede ser prolongado y en otros no se recuperan bien tras suprimir su uso, advirtió el especialista.

Fármaco antiandrogénico derivado no hormonal de los esteroides, la finasterida es un inhibidor competitivo de la enzima 5-alfa-reductasa de tipo II que transforma la testosterona en dihidrotestosterona, su molécula activa. Su análogo, la dutasterida reduce también la inflamación de la próstata, alivia los síntomas de esta condición, como la necesidad de orinar con frecuencia y disminuye las probabilidades de ser sometido a una operación quirúrgica para tratar esta condición.

* Colaborador de Prensa Latina con reportes de las corresponsalías de Londres y Washington.