(Agencias).- La jefa de prensa de la radio San Gabriel de la Red Erbol Verónica Peñasco Layme y su hermano Víctor Hugo, locutor de la emisora Pachakamasa, murieron estrangulados por “cogoteros”, según un examen médico forense.

El pasado sábado a las 4:30 de la madrugada, los hermanos Peñasco salieron de su casa ubicada en la zona Franz Tamayo de El Alto, carretera a Laja. Victoria se dirigía a radio San Gabriel, donde debía conducir su programa de los sábados desde las 6.00, informó la red Erbol.

Los infortunados periodistas nunca llegaron a sus fuentes de trabajo. Sus familiares pensaron que habían viajado por razones de trabajo, pero comenzaron a buscarlos al percatarse de que no contestaban sus teléfonos móviles, hasta que este lunes encontraron sus cadáveres en la morgue. La Policía halló los cuerpos sin vida de ambos periodistas a media mañana del sábado, a pocas cuadras de su casa.

“Estamos consternados, no habían avanzado ni cinco ni seis cuadras de su casa y ahí mismo habían sido (asesinados), ahoracomo siempre nadie hace nada por estas muertes, El Alto se está volviendo en una zona roja”, dijo a la Erbol Antonio Gutiérrez, compañero de trabajo de la periodista.

El examen médico forense practicado el lunes en la morgue del Hospital de Clínicas determinó que ambas personas murieron asfixiadas por estrangulamiento, explicó el perito Jorge Melgarejo. El cuerpo de Vìctor Hugo presenta hematomas en ambas piernas, mientras que se tomaron muestras para establecer si la periodista fue violada o no.

El padre de las víctimas Mariano Peñasco pidió justicia y que la Policía encuentre a los autores de la muerte de sus hijos, mientras que la Asociación de Periodistas de La Paz y la Federación de Trabajadores de la Prensa, por separado, exigieron el esclarecimiento de los crímenes. El gobierno expresó el lunes su pesar por el asesinato de dos periodistas, y anunció una severa investigación para dar con los culpables.

La ministra de Comunicación Amanda Dávila anunció que el Presidente Evo Morales ordenó una minuciosa investigación apenas se enteró de la noticia. “El Presidente quiere expresar su firme decisión que se investigará hasta encontrar a los responsable de ese suceso y quiere expresar las garantías para que los periodistas puedan seguir trabajando en condiciones más seguras”, subrayó Dávila.

Los restos de ambos periodistas son velados en la sala de reuniones de Radio San Gabriel y luego serán trasladados a San Pedro de Toma, en la población de Jesús de Machaca, donde serán sepultados.

Por otro lado, el comandante General de la Policía Jorge Santiesteban se comprometió el viernes a investigar las agresiones que sufrieron algunos de los trabajadores de la prensa, en ocasión de la ch’alla que se realizó en las afueras de Palacio de Gobierno, el 17 de febrero.

Esa jornada el camarógrafo de la red ATB Marcelo Calle fue golpeado por un uniformado de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP). Él explicó que mientras cubría la ch’alla en la puerta de Palacio de Gobierno fue agredido por un agente de la UTOP, posiblemente con un tolete que le dejó una herida de dos centímetros en su ceja izquierda.