La Paz, Lauca Ñ y Cobija (ABI).- El gobierno declaró el miércoles emergencia nacional en todo el territorio boliviano a raíz del fenómeno de La Niña, que hasta la fecha afectó a más de 9 mil familias en el país, quienes perdieron sus viviendas y sembradíos.

El ministro de Defensa Rubén Saavedra informó que el gabinete de ministros reunido esta jornada resolvió aprobar un decreto supremo que establece “situación de emergencia nacional”, medida que permitirá que municipios, gobernaciones y el gobierno Nacional dispongan de los recursos necesarios para atender a las personas afectadas, como también facilidades en la compra de bienes y servicios para el mismo cometido.

Saavedra manifestó que el decreto autoriza la transferencia e inscripción de recursos económicos del Ministerio de Economía al Ministerio de Defensa, los mismos que serán ejecutados por el Viceministerio de Defensa Civil para ayudar a los damnificados. Señaló que tanto municipios como gobernaciones pueden “adherirse” a la disposición de acuerdo con la situación que vivan sus regiones, a la vez pueden activar el uso de sus recursos para los mismos fines.

De acuerdo con el más reciente informe de Defensa Civil las familias afectadas suman 9.066 en los nueve departamentos, en particular La Paz, Cochabamba, Beni y Pando. El viceministro de Defensa Civil Óscar Cabrera reportó el domingo que en el departamento de La Paz están afectados 20 municipios, en Cochabamba 14 municipios, en Oruro 9 municipios, y en Potosí 19 municipios. El reporte nacional establece también que en Chuquisaca 12 municipios está afectados por las lluvias, en Tarija 7 municipios, en Pando 2 municipios, en Santa Cruz 6 municipios y en el Beni 4 municipios.

El último hecho ocurrido fue el desborde del río Acre, que afectó a 1.000 familias de nueve barrios de Cobija, Pando, las cuales están albergadas en colegios, iglesias, locales y el coliseo a la espera de mayor solidaridad, pues perdieron sus viviendas. En el departamento de La Paz, el gobernador César Cocarico declaró esta jornada emergencia departamental, debido a que 17 municipios sufren intensas lluvias.

El ministro Saavedra indicó que hasta el momento el gobierno entregó 162 toneladas de ayuda entre alimentos, frazadas, ropas y otros a los damnificados por las lluvias en el país. Señaló también que el Ministerio de Salud trabaja en la atención de los afectados, quienes están expuestos a contraer enfermedades más fácilmente.

El Viceministro de Defensa Social ratificó que existe un stock de 1.700 toneladas de alimentos almacenados en todo el país y el presupuesto necesario, 40 millones, para encarar la ayuda humanitaria. En diferentes operativos ya se entregaron al menos 400 toneladas, que se han distribuido “oportunamente” en todos los departamentos. Precisó que en Cochabamba se entregaron 15 toneladas en el municipio de Sipe Sipe, en Quillacololo 2 toneladas, en Vinto 1, en el Cercado 2 toneladas de alimentos y en Colcapirhua se entregará 12 toneladas.

El gobierno cuenta con 40 millones de bolivianos y 1.700 toneladas de ayuda humanitaria para asistir a los damnificados que resulten a consecuencia de los efectos del fenómeno de La Niña en el país, informó el miércoles el viceministro de Defensa Civil Óscar Cabrera. La autoridad aseguró que “estamos preparados para atender a las familias afectadas por inundaciones causadas por el desborde de ríos en coordinación con los gobiernos departamentales y gobiernos municipales, ya que en esta crisis se debe preservar la vida”.

En ese entendido Cabrera dijo que el Gobierno garantiza una respuesta oportuna de ayuda humanitaria a favor de las 9.066 familias afectadas por el fenómeno de La Niña en 93 municipios de Bolivia. Precisó que los departamentos más afectados son: La Paz con 20 municipios; Potosí 19; Cochabamba 14; Chuquisaca 12; Oruro 9, Tarija 7; Santa Cruz 6; Beni 4; y Pando 2. Con relación a las personas afectadas, explicó que: La Paz registra 1.640 familias; Cochabamba 1.628; Oruro 1.578; Potosí 1.461; Chuquisaca 1.201; Pando 1.000; Santa Cruz 46; Beni 9; y Tarija 504.

Indicó que en coordinación con la Gobernación de Pando y la Alcaldía están extremando esfuerzos a favor de 1.000 familias afectadas por el desborde del río Acre, Tahuamano, Madre de Dios, en el departamento de Pando.

El Vicepresidente Álvaro García Linera visitó el martes a las familias damnificadas por el desborde del río Acre, que afectó a la población fronteriza de Bolpebra y a al menos seis barrios de la ciudad de Cobija, y ratificó la solidaridad del Gobierno boliviano ante ese desastre natural nunca antes visto por los pobladores de ese departamento amazónico.

El segundo Mandatario recorrió las zonas anegadas por el agua y escuchó las demandas de los pobladores que perdieron sus pertenecías por la riada, que según últimas reportes subió entre 6 y 8 metros, como no había sucedido desde 1981. Posteriormente recorrió los barrios afectados junto al Ministro de Defensa, al gobernador de Pando, Luis Adolfo Flores, y a la alcaldesa de Cobija Ana Lucia Reis, donde constató que las viviendas quedaron prácticamente bajo el agua.

“A todos nuestros hermanos y hermanas de Cobija que han sido afectadas, estamos aquí con nuestro Ministro de Defensa con el Gobernador del departamento y con la Alcaldesa de la ciudad, muy apenados por todo lo que ha sucedido en sus casas y en sus barrios”, sostuvo tras estrechar la mano de las familias afectadas.

“Como ustedes saben esto no es culpa de nadie, es la naturaleza que a veces se comporta de una manera. Me decía un caballero que vive 60 años acá que nunca había visto una cosa tan terrible, nunca había visto que el agua suba tanto en esta ciudad”, subrayó.

Aseguró que para afrontar esa “desgracia” se debe trabajar de manera conjunta entre el Gobierno nacional, departamental y municipal, además de la población para poder “defendernos, cuidarnos, protegernos y ayudarnos” como hermanos bolivianos.