(ABI).- La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN) destacó el crecimiento del número de cuentas activas en el sistema financiero que desde 2006 mantiene una tendencia creciente y que en 2011 se triplicó y alcanzó el pico histórico de 3.378.219. Al 31 de diciembre de 2011, la mora del sistema bancario llegó a 111 millones, lo que significa que el indicador de pesadez de cartera bajó a 1,7%.

“Hemos alcanzado la alta cifra, además histórica, de 3.378.219 que están activas en este momento en el sistema bancario. Casi hemos multiplicado por tres y algo veces el numero de cuentas que teníamos”, dijo el presidente ASOBAN Kurt Koenigsfest. En 2006 el número de cuentas bancarias era de 924.435.

El ejecutivo de ASOBAN puntualizó que los depósitos en el sistema bancario ascendieron el año pasado a 9.116 millones de dólares, con un incremento de 1.519 millones, 20% respecto a 2010. En ese mismo período, el número de prestatarios registró también una evolución positiva y llegó a casi 630 mil prestatarios, con un incremento de 13,6%, equivalente a 75.620 nuevos usuarios.

Koenigsfest agregó que el 65% de los depósitos en el sistema financiero están en moneda boliviana y los préstamos en 70%. “Las cifras del sistema bancario al 31 de diciembre de 2011 ratifican su completa solidez, dinamismo y aporte al desarrollo nacional a través de la ampliación del acceso a los servicios financieros”. En la pasada gestión se instalaron 326 nuevos puntos de atención bancaria en todo el país, al recordar que el sistema bancario tiene 2.248 agencias.

Por otro lado, Koenigsfest informó que el 96% de los prestatarios pagó puntualmente sus deudas en 2010 y, en consecuencia, aseguró que la mora del sistema bancario es la más baja de la historia. Explicó que la mayoría de los prestatarios tiene una calificación con cartera A, es decir, están catalogados como clientes que cumplen sus obligaciones y no se atrasan en sus pagos.

“Estamos hablando al 31de diciembre de 2011 que el 96% de nuestros clientes están cumpliendo puntualmente sus obligaciones”. Koenigsfest puntualizó que al 31 de diciembre de 2011 la mora del sistema bancario llegó a 111 millones, menor en 7 millones respecto al cierre de un año anterior, lo que significa que el indicador de pesadez de cartera fuel el más bajo de la historia registrando apenas una mora de 1,7%.

“La cartera en mora sigue disminuyendo. En 2002 la mora alcanzó su pico más alto, cuando significaba el 17,6% del total de la cartera, mientras que el año 2011 llegó tan solo a 1,7%”, fundamentó.

Además, los bancos privados reconocieron que la oferta de bonos del Banco Central de Bolivia (BCB) y del Tesoro General de la Nación (TGN), con mejores tasas de interés, representan una competencia en el mercado local cuyos resultados beneficiarán a la población.

Koenigsfest afirmó que el mejor regulador de la competencia en el sistema financiero es el mercado y dijo que el cliente será quien elija la opción que más le convenga en ese abanico de ofertas. “Los bancos vamos a tener que ser lo suficientemente competitivos con productos, con tasas, con condiciones en general para que nuestros clientes no se vayan”, complementó.

Desde su perspectiva, la competencia es “bienvenida” y aclaró que los bancos privados no están aferrados a no mejorar las tasas de interés para los depósitos, sino por el momento las entidades financieras tienen bastante liquidez para atender la demanda de créditos. “Si hay más tomadores de créditos, si hay más operaciones activas prestándose, eso va hacer que los bancos busquen depósitos y obviamente van a subir sus tasas. Los bancos no es que no quieran beneficiar al depositante (…) es simplemente que si se tiene mucho dinero no se necesita más y las tasa van a ser bajas”, argumentó.

Al 31 de diciembre de 2011, la cartera de créditos del sistema bancario alcanzó 6.692 millones de dólares. El ente emisor lanzó en agosto de 2011 los bonos de venta directa al público “BCB Directo” con un rendimiento del 4% y, en diciembre, el “BCB Navideño” con 6% de interés con el objetivo de señalizar las tasas de interés del mercado financiero y para incentivar que las tasas pasivas del sistema financiero puedan mejorar.

Asimismo, el Gobierno anunció la emisión de bonos del TGN, con los mejores rendimientos del mercado financiero, como parte de la política monetaria para mantener la estabilidad macroeconómica en Bolivia y para beneficiar a la población con buenos intereses.