Representantes del Movimiento Sin Miedo (MSM), Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y Unidad Nacional (UN) habían anunciado su presencia en la cumbre política convocada por el Presidente Evo Morales, pero a pocos minutos del inicio del evento decidieron retirarse aduciendo que el Mandatario no quiso debatir de cara al país y en presencia de los medios de comunicación.

El encuentro tiene lugar en las instalaciones de la Vicepresidencia y debate las conclusiones del Encuentro Plurinacional, que se desarrolló en la ciudad de Cochabamba. Al encuentro fueron convocados los 17 partidos políticos que tienen registro en el Tribunal Supremo Electoral.

La delegación de los Sin Miedo pidió que la reunión sea tramsmitida de manera permanente a través de los medios para que el pueblo vea quiénes tienen propuestas concretas en torno a la restitución de los derechos humanos y la construcción de una transformación económica y productiva. El Presidente respondió que ese pedido era para efectuar un “show político” e impidió que los periodistas permanezcan en la sala y hagan una cobertura permanente. ;Morales planteó a los representantes poiticos un debate reservado con una agenda preestablecida por su administración.

“Señor Presidente, el Movimiento Sin Miedo lamenta retirarse de esta Cumbre porque planteamos debatir de cara al país y no entre cuatro paredes”, le dijo Del Granado a Morales, se levantó de la mesa y se fue acompañado de la concejala del MSM en Yapacaní Guida Gallardo y el secretario político Edwin Herrera. Ya en las escalinatas de la Vicepresidencia, Del Granado sostuvo que la presencia de los medios fue una exigencia planteada el domingo, cuando su partido anunció que asistiría a la Cumbre para verificar si la invitación gubernamental era “un verdadero cambio de actitud” o una “maniobra” para reposicionar al gobierno. “Como ustedes han visto y escuchado, la terquedad y sordera del Presidente ha impedido que se debata ante el país, lo que confirma que en realidad se trató de una maniobra destinada a reposicionar a un gobierno desgastado”, afirmó el ex aliado del Ejecutivo, que en el pasado también cogobernó con el MNR.

El representante del MNR Jhony Torrez se retiró por considerar que el encuentro tiene una agenda preestablecida que no permitirá el debate: “No estamos dispuestos a reunirnos entre cuatro paredes para que después los medios afines al Gobierno digan que todos hemos estado de acuerdo, nosotros queríamos discutir de cara al país, sin esconder nada”. Más tarde Unidad Nacional también decidió no participar del encuentro argumentando que el gobierno considera solo sus propuestas políticas y no económicas.

Por su parte, el diputado opositor Luis Felipe Dorado aseguró que “Convergencia Nacional no va a asistir a la cumbre mientras el presidente no declare una amnistía política para todos presos, exiliados y perseguidos políticos; solo así podría haber un diálogo verdadero y correcto”. Dorado calificó la participación de los partidos políticos en la reunión convocada por el gobierno como una expresión del “síndrome de Estocolmo porque mientras más golpes reciben (los opositores), las víctimas se enamoran del verdugo”.

Aún así, Morales inauguró hoy el encuentro con representantes de partidos minoritarios y dijo que las propuestas económicas que se planteen serán analizadas en beneficio de los bolivianos. “Si es que fuera necesario (aplicar) estas propuestas por supuesto vamos a convocarlos para profundizarlas que seguramente estarán basados en temas financieros y técnicos y no creo que sean tan importante los jurídicos”, prometió.

La agencia Prensa Latina informó que representantes de los partidos Comunista de Bolivia (PCB), Demócrata Cristiano (PDC), Comunista Marxista Leninista (PCML) y Frente Para la Victoria (FPV) concordaron por separado en que esa cumbre política es positiva para Bolivia y el proceso de cambio en el país. “Lo que ha hecho el presidente es respetable”, dijo el jefe del PCB Marcos Domic. El representante del PDC Jorge Suárez reprochó a los inasistentes frentes opositores que pretenden “desestabilizar el sistema encaminando un proceso de retroceso”. Jorge Echazú del PCML también paticipa en el encuentro “satisfactorio porque las propuestas irán en el marco del fortalecimiento del proceso de cambio y el desarrollo de Bolivia”.

El Ejecutivo facilitó toda la información requerida, en el marco del espíritu pluralista, democrático participativo, transparente que se vivió en Cochabamba, por iniciativa del Presidente Morales, señaló el ministro de la Presidencia Carlos Romero. Algunas se resolverán a nivel de municipio, otras de departamento y las restantes por el gobierno central. Mientras, el Legislativo tendrá un peso importante en el tratamiento de unos 70 proyectos de leyes y su aprobación.