Los medios de información de medio mundo han dado por ganador absoluto en las elecciones generales españolas al Partido Popular Español del candidato Mariano Rajoy. No es así, el PPE ha obtenido sólo 500.000 votos más de las últimas elecciones de 2008 en las que el vencedor fue José Luis Rodriguez Zapatero del Partido Socialista Obrero Español.

El PPE cuando estaba en la oposición tenía diez millones y trecientos mil votos, hoy ha conseguido diez millones y ochocientos mil votos, que con este medio millón de votos le permite tener 186 escaños, 31 más de la últimas elecciones sobre un electorado de 24 millones y medio de votantes. Todo esto gracias a la “ley electoral española” que da un premio al partido que gana las elecciones.

El Partido Socialista Obrero Español de Alfredo Pérez Rubalcaba ha perdido cuatro millones y medio de votos, el peor resultado en 34 años de vida democrática. Obtiene 115 escaños perdiendo 59 y en porcentaje llega al 28,7%. Esto quiere decir que los españoles ya no confían en el PSOE, prefieren a los populares del centro-derecha.

Como pedían los “indignados”, muchos millones de españoles, en el “día histórico” se han quedado en su casa aceptando las indicaciones de no votar en nombre de la “democracia real”, y se trata de más de un millón de electores que no han ejercitado su derecho al voto, aumentando de 4 puntos la abstención y seiciento cincuenta mil han votado blanco o han anulado el voto siguiendo otras indicaciones de protesta.

Los analistan tampoco han tomado en cuenta el voto de todos los partidos menores, sobre todo de izquierda, que han participado en las últimas elecciones y que han obtenido un “exploit” no indiferente. Izquierda Unida dobla sus votos del 2008, los ex-comunistas aumenta de 700.000 votos. El UpyD ha obtenido un millón medio de votos covirtièndose en el cuarto partido político español con cinco diputados. El UpyD es el partido de una ex-dirigente del PSOE que en polémica con con los métodos de Zapatero ha fundado su “personal movimiento” que tiene como lema “por la renovación de la izquierda”.

El AMAIUR es el partido de la izquierda extrema vasca, heredera de Batasuma, nuevo movimiento político en Euskadi, llega a los 300.000 votos y siete diputados doblando a los moderados del Partido Nacionalista Vasco (PNV). También los ambientalistas de Equo, guiados por el leader de Greenpace español consiguen 200.000 votos y los “animalistas” anti corrida del movimiento PACMA, que tiene como punto de fuerza a Cataloña donde la corrida de toros ha sido abolida por ley, llegan a los 100.000 votos.

Entre la multitud de pequeños partidos españoles están también los “Piratas de Cataloña” con sus 25.000 votos y los 27.000 de los jóvenes del PUM+ de “un mundo más justo”. Y para terminar hablamos de los “indignados del M15” que no son un “grupo de jovenzuelos” identificados como rebeldes, una especie de “punk”, extremistas de izquierda.

Los “indignados” son una gran parte de la sociedad española: profesores, pequeños y medianos empresarios, maestros, ex-empleados, ex-obreros hoy sin trabajo. Los “indignados” querían castigar al PSOE por su terquedad en no solucionar los problemas que ha caracterizado la economía en estos últimos tiempos y uno de los puntos principales de los “indignados” era el de no expropiar la casa a quien no podía pagar la hipoteca. Ultimamente centenares de familias de la clase media han perdido sus casas Es así que los socialistas han perdido las elecciones. No ha ganado Rajoy.