Con motivo del nacimiento del habitante número 7.000.000.000 el 31 de octubre en nuestro planeta, el mundo entero ha festejado este singular primado. ¿Como se puede fijar una fecha exacta para tal acontecimiento? Se trata naturalmente de una proyección estadística bastante confiable. Las Naciones Unidas han desarrollado sobre la base de estimaciones sobre la población, constantemente actualizadas, incluso con datos de censos, la fecha aproximada de la llegada precisa del 7.000.000.000 poblador de nuestra tierra.

Para muchos, se trata de un evento muy preocupante, el problema es la superpoblación mundial con todos los problemas que puede crear este séptimo mil millonèsimo habitante e incluso las Naciones Unidas han querido contener cualquier muestra de júbilo y exponer de antemano los gravísimos problemas que supone este dato. Los demógrafos de las NN.UU. han subrayado el ritmo vertiginoso de crecimiento de la población mundial. Para de los dos mil millones del 1927 a los tres mil millones han sido necesarios 32 años, y solo 12 años para aumentar de mil millones, del 1987 al 1999 y otros doce para llegar a la cifra actual.

Incluso el secretario General de las NN.UU. Ban Ki-moon ha declarado a la revista TIME que los dos nuevos habitantes que llegan a la tierra cada segundo, nacen “desequilibrados”, unos tendrán a su alcance gran cantidad de alimentos, pero mil millones pasarán hambre cada noche.

Despuès de este “auge” de natalidad, parece, según estadísticas del Instituto de Demografía de la Universidad de Turín basadas en las tendencias de mortalidad y en las estimas de fecundidad, que el aumento será más lento, en el 2025 se llegará a los 8 mil millones, 9,3 en el 2050 y en los sucesivos cincuenta años la población crecerá “solo” hasta llegar a 10,1 mil millones.

Es muy difícil hacer previsiones sobre este último argumento y las proyecciones pueden variar ampliamente. Estudiosos de la “Population Reference Beaureau” afirman que no es del todo evidente que la estima de fecundidad en Africa, que actualmente es de 4,64, pueda descender y la población mundial podría llegar a fines del siglo, a 14 mil millones, con todas las consecuencias provocadas por la insuficiencia de agua y alimentos. Todo dependerá lo que se podrá hacer para que la planificación familiar en Africa tenga éxito, y hasta el momento no se ha prestado mucha atención a este importante problema.

Decisivo será el impacto ambiental que tendrá la tierra con el aumento de la población en los proximos veinte años y que tendrán lugar en estados que hoy contaminan menos. India, el país que en 2030 se convertirá en el más poblado del mundo con mil millones y medio de habitantes, contamina actualmente muy poco, menos de dos toneladas de CO2 por habitante al año, mientras los estadounidenses y australianos llegan a las 20 toneladas.

Esto quiere decir que el medio ambiente estará vinculado a los modelos de desarrollo que vayan surgiendo.