París, Naciones Unidas y Washington (PL).- La XXXVI Conferencia General de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aprobó el ingreso de Palestina como miembro pleno en esa entidad, que ya fue respaldado por el consejo ejecutivo a principios de octubre. En represalia, el gobierno de Estados Unidos anunció que eliminará sus aportes de casi 80 millones de dólares a la Unesco.

El país árabe pasó de observador a Estado miembro de la Unesco con el respaldo de dos tercios de los 194 integrantes de la Organización. Un total de 107 naciones votaron a favor del ingreso del país árabe a la organización en la sesión de este lunes, donde hubo 52 abstenciones y 14 votos en contra.

Quiero agradecer a todos los países que nos han apoyado en esta aspiración de muchos años que ha concluido con el voto de hoy; este es un momento trascendental que devuelve a Palestina algunos de sus derechos, declaró el canciller palestino Riad al Maliki, quien fue ovacionado durante la XXXVI Conferencia General de la entidad.

Varios oradores calificaron como una decisión histórica la incorporación plena de Palestina al organismo de Naciones Unidas. Hoy hemos presenciado un hecho histórico, declaró la embajadora de Cuba ante la Unesco María de los Ángeles Flórez, y añadió que la admisión de Palestina reafirma el carácter universal de la organización y constituye un acto de justicia hacia ese pueblo. Egipto, en nombre del Movimiento de Países No Alineados, y la India, en representación del Grupo de los 77, coincidieron en que esta decisión contribuirá a la paz y el desarrollo.

La adhesión de Palestina como miembro número 195 se logró a pesar de las presiones de Estados Unidos e Israel que amenazaron con revisar sus programas de cooperación con la Unesco. El tema, que ya fue aprobado por el consejo ejecutivo de la Unesco el 5 de octubre a propuesta de los países árabes, es rechazado por Estados Unidos, principal contribuyente de la entidad, con el 22 por ciento, casi 80 millones de dólares.

Estados Unidos mostró su contrariedad por la admisión de Palestina. El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney estimó que ese paso es prematuro y supuestamente socava los esfuerzos internacionales de paz. Washington, aliado de Israel, consideró “prematuro” e “inapropiado” otorgarle la membresía plena en momentos en que el tema se examina en el Consejo de Seguridad. Estados Unidos, que se retiró temporalmente de la Unesco a mediados de los 80, amenazó esta semana con cortar sus aportes económicos si la institución vota a favor.

El 31 de octubre, el gobierno estadounidense anunció que eliminará los fondos de su aporte a la Unesco luego que esa organización aceptó a Palestina como miembro pleno, informó la portavoz del Departamento de Estado Victoria Nuland. La represalia estadounidense supone dejar de aportar a la organización 60 millones de dólares que debía desembolsar en noviembre, parte del total de 80 millones que destina anualmente. Nuland justifico la acción y dijo que la aprobación de Palestina fue “lamentable, prematura y socava nuestra meta compartida de alcanzar una paz amplia, justa y duradera entre los israelíes y los palestinos”.

Sin respaldar el ingreso de Palestina a la Unesco, el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon manifestó temor ante el impacto de la amenaza de Estados Unidos de retirar sus aportes a esa agencia. En conferencia de prensa en Nueva York, el titular de la ONU opinó que ese paso “pudiera tener potenciales implicaciones en los fondos provenientes de algunos Estados miembros”.

Debemos trabajar en busca de “soluciones prácticas para preservar los recursos financieros de la Unesco”, dijo Ban Ki-moon sin ampliar más sobre su postura frente a una decisión adoptada por 107 de los 194 países integrantes de la ONU. Sin embargo, reiteró su apoyo a la realización de negociaciones de paz directas entre Israel y los palestinos, como exige Estados Unidos para bloquear la petición de ingreso a la ONU hecha por la Autoridad Nacional Palestina.

Por otro lado, Ban Ki-moon informó que el presupuesto de Naciones Unidas para el bienio 2012-2013 rondará los 5.200 millones de dólares. El proyecto presentado por el titular de la ONU a la Quinta Comisión de la Asamblea General reserva una partida superior a mil millones de dólares a las llamadas misiones políticas especiales relacionadas con la paz y la seguridad.

Dijo que el presupuesto de 5.197 millones de dólares fue elaborado con el telón de fondo de la incertidumbre y la austeridad financiera global y es un 3,2 por ciento inferior al del lapso 2010-2011. También incluye una reducción neta de 44 puestos dentro de la organización, tras la eliminación de 147, la creación de 63 y la conversión de otros 40, así como recortes en viajes, consultores, gastos generales, suministros, materiales y equipos.