(ABI).- Para cumplir la promesa que hizo a los dirigentes de los pueblos indígenas del oriente, el presidente Evo Morales dejó su Despacho en el Palacio de Gobierno y salió a saludar directamente a los marchistas que se encontraban en la Plaza Murillo el viernes en la noche.El Jefe de Estado recorrió la Plaza Murillo acompañado del Ministro de Comunicación, Iván Canelas, y del viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro.

Tras saludar a varios de los marchistas dándoles la mano y abrazándolos, el presidente se dirigió a ellos brevemente al manifestar “vengo a saludarlos con respeto y cariño hermanos y hermanos”. Dijo que el diálogo con los dirigentes indígenas del oriente había empezado este viernes al mediodía para debatir y buscar soluciones a sus demandas.

Los marchistas que iniciaron su caminata el pasado 15 de agosto en Trinidad, en el departamento del Beni, a unos 600 kilómetros de La Paz, tienen un pliego de 16 demandas, entre las que se encuentra su oposición a la construcción del tramo II de la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos, de 306 kilómetros.

En realidad los marchistas se oponen a que parte de esa carretera pase por el corazón del Territorio Indígena Parque Nacional isiboro Sécure (TIPNIS) por ser una riqueza natural.

El Jefe de Estado definió que ese sector debe ser intangible, es decir que no puede ser objeto de explotación ni de violación, lo que era uno de los pedidos de los marchistas indígenas del oriente que llegaron a La Paz el miércoles.

Al dirigirse a la multitud mediante un megáfono de los mismos indígenas en la Plaza Murillo, el Primer Mandatario aseveró que “Felizmente a mediodía hemos empezado la reunión para buscar acuerdos”.

Dijo que en la noche de este viernes volvió a reunirse con 20 representantes de los marchistas en el Palacio de Gobierno, donde le pidieron visitar y saludar al grueso de la marcha, lo que era uno de sus deseos.

Agregó “La marcha ya está acá, el sábado volveremos a la mesa de trabajo y de diálogo desde las 05.00 horas inicialmente con 30 delegados indígenas”.

Sin embargo señaló que si solicitan que asista un mayor número.de dirigentes “podemos trasladarnos a las instalaciones de la Vicepresidencia, donde hay mayor espacio”.

El Primer Mandatario expresó a los marchistas que el Gobierno “entiende su pedido y por ello envié a la Asamblea Legislativa recomendaciones para que el camino no pase por el TIPNIS”, lo que arrancó aplausos de los indígenas del oriente.

Morales agregó que en las observaciones y recomendaciones al Legislativo también incluyó el término de intangibilidad, es decir para que ninguna carretera pase por ese territorio del TIPNIS por ser un patrimonio natural del país.

Enfatizó que esa decisión fue incorporada a propuesta de los asambleístas indígenas. “La marcha que han realizado con sacrificio no puede ser en vano, por lo que desde el sábado vamos a trabajar con sus dirigentes para buscar acuerdos”, remarcó.

Destacó que el trabajo debe ser continuo para analizar técnica, jurídica y financieramente la atención de las demandas de los marchistas. “Hemos empezado tarde a dialogar, pero esperamos lograr buenos resultados. Tiene la mejor buena voluntad de mi parte”, finalizó.

El Jefe de Estado también se refirió a los sucesos en Yucumo el pasado 25 de septiembre, donde la Policía arremetió con violencia contra los marchistas. “Lo que pasó en Yucumo es lamentable, jamás pude enviar a oficiales que les hagan daño. Yo fui víctima en el pasado de ese tipo de agresiones y torturas cuando era dirigente sindical y político, por lo que no ordené jamás ese extremo”, dijo.

Subrayó que por ello ha instruido una investigación nacional e internacional para dar con los responsables de esos hechos a fin de que sean procesados.