Trípoli, Washington, Bruselas y Naciones Unidas (PL).- El vicejefe del Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia Abdul Hafiz Ghoga confirmó hoy la muerte de Muamar El Gadafi, luego que insurgentes facilitaron a un canal árabe un video que muestra el cadáver del ex líder libio.

“Anunciamos al mundo que Muamar El Gadafi ha muerto a manos de los revolucionarios (sublevados)” que tomaron este jueves Sirte, la ciudad natal del ahora extinto líder libio, indicó Ghoga en una rueda de prensa en Benghazi.

El dirigente opositor señaló que “dentro de horas” el CNT anunciará la que describió como liberación de Libia y probablemente la composición de un gobierno de transición.

La televisión libia apuntó que los opositores ya informaron oficialmente a Estados Unidos de la muerte de El Gadafi, aparentemente herido en un bombardeo aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra una columna de carros que salía de Sirte.

Otras fuentes indicaron que el cadáver del ex gobernante fue llevado a una mezquita de la localidad de Misratah, y confirmaron que Muatassim El Gadafi, hijo del ex líder, fue capturado vivo en la localidad del Mediterráneo.

Un portavoz del CNT señaló, por otro lado, que los familiares del otrora mandatario de Libia serán procesados de forma imparcial cuando sean capturados. “No mataremos a nadie en las calles, sino que los someteremos a juicio”, acotó al descartar que haya “vacío de poder”.

¿Asesinado?

La suerte de El Gadafi estuvo rodeada de un manto de misterio y confusión tras la captura de Sirte por los insurrectos, que lanzaron esta mañana una cruenta ofensiva apoyados por bombardeos de la OTAN.

Al Jazeera citó fuentes del CNT, según las cuales El Gadafi había resultado “críticamente herido” en las dos piernas y trasladado en una ambulancia hacia Misratah, pero falleció en el trayecto supuestamente a causa de las lesiones. La propia televisión libia indicó que también fue capturado el vocero de El Gadafi, Moussa Ibrahim.

Según medios occidentales, Gadafi fue baleado en Sirte, aunque resultó capturado vivo. Uno de los presuntos captores, identificado como Abdel Samir, afirmó que el antiguo líder fue hallado vivo, pero otras fuentes señalaron que estaba herido.

Medios de la prensa occidental relacionaron las lesiones de Gadafi con un posible bombardeo lanzado contra una caravana. Varias fuentes militares del CNT afirmaron que resultó muerto, pero no hicieron referencias a detalle alguno ni sobre el destino de sus familiares.

El autoproclamado primer ministro provisional de Libia Mahmoud Jibril validó confirmaciones de otros dirigentes del CNT sobre la muerte de El Gadafi, aunque nuevas imágenes sugieren una ejecución sumaria.

“Hemos estado esperando por este momento durante largo tiempo… Muamar El Gadadi ha sido ejecutado”, subrayó lacónicamente el dirigente opositor, quien hace semanas prometió que renunciaría a sus funciones tan pronto los sublevados conquistaran Sirte.

A diferencia del escueto video del cadáver del ex líder libio, la aseveración de Jibril coincidió con la difusión de nuevas imágenes en las que aparece El Gadafi forcejeando con insurgentes y resistiéndose a su captura, mientras parecía que intentaban subirlo a un vehículo.

Entre las imágenes algo difusas mostradas por varios canales de televisión árabes, se veían hombres armados apuntando al ex mandatario y luego su cadáver tirado en el suelo con heridas de bala y sangrante, lo que desmiente versiones anteriores de que pereció en una ambulancia.

El portavoz del CNT y también autonombrado ministro de Información, Mahmoud Shammam, aseguró que El Gadafi viajaba en una caravana que intentaba salir de Sirte cuando fue bombardeada por aviones de la OTAN.

Reacciones

El presidente de Estados Unidos Barack Obama mostró satisfacción por la muerte del líder libio. Según el vocero de la Casa Blanca Jay Carney, el presidente “confía” en los reportes emitidos por los portavoces del CNT, si bien reconoció que la administración no posee las pruebas suficientes para anunciar el deceso.

Durante su breve alocución, Obama no señaló ningún detalle de los hechos acaecidos en Sirte, y solo se refirió al anuncio realizado por el gobierno del país norteafricano. Para el mandatario, los nuevos líderes de Libia están consolidando su control sobre el país, por lo cual, definitivamente, el régimen de Gadafi llegó a su fin. Además de pedir una “transición estable” hacia elecciones democráticas en el país, el jefe de la Casa Blanca alegó que Estados Unidos será socio de los libios mientras forjen un futuro que brinde dignidad, libertad y oportunidad.

El vicecanciller ecuatoriano Kintto Lucas comentó que la muerte del líder libio a manos de fuerzas insurgentes pareciera que se trató de una ejecución extrajudicial. “Lo que se ve en el video, bastante casero, parece prácticamente que lo asesinan, inclusive lo patean, lo golpean. Realmente parece una ejecución extrajudicial. Eso es lo que ve en el video. No tenemos muchos más elementos”, dijo el diplomático ecuatoriano.

Lucas reiteró enfáticamente que Ecuador no reconoce al Consejo de Transición Libio “y seguimos sin reconocerlo”, y expresó que todas las cartas no están vistas y hay que observar lo que va a ocurrir en ese país, sin descartar la posibilidad de una guerra civil. Recalcó que la posición de Ecuador ha sido criticar las violaciones, tanto del régimen de Gadafi como de la oposición, y la intromisión de potencias extranjeras en ese país africano.

El eurodiputado Willy Meyer afirmó que con la ejecución de El Gadafi culmina la apuesta militarista de la OTAN para garantizar el control sobre los recursos naturales y la presencia de Estados Unidos al sur del Mediterráneo. Meyer condenó así el ataque perpetrado por la aviación de la OTAN.

Para el vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, la guerra de Libia nunca debió producirse, sino que se tenían que haber resuelto las diferencias internas mediante la acción diplomática, tal como reclamaron la Unión Africana y otros países de la comunidad internacional, puntualiza un comunicado de prensa.

El diputado por la coalición española de Izquierda Unida denunció que el objetivo de la actuación de la OTAN durante el conflicto no era proteger a la sociedad civil, sino convertirse en la fuerza aérea de los rebeldes para aniquilar físicamente a los llamados “leales” y al propio Gadafi. Desde Izquierda Unida condenamos claramente esta actuación, que tenía la clara finalidad de acabar con la vida de Gadafi para evitar que fuera sentado en un banquillo y declarara ante tribunales internacionales, subrayó Meyer.

Entretanto, el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon afirmó que el camino de Libia tras la reportada muerte de El Gadafi será difícil y lleno de desafíos. Este es sólo el fin del comienzo, dijo al considerar que “este día marca una histórica transición para Libia”.

Llegó el momento para que se unan todos los libios, pues “solo ellos pueden materializar la promesa de un futuro de unidad nacional y reconciliación”, planteó y dijo que este es tiempo de curar las heridas y de reconstruir, “no de venganza”.

En una segunda declaración tras la muerte de Muamar El Gadafi, Ban Ki-moon indicó que Libia entra en una etapa que debe ser de reconciliación, justicia y respeto de los derechos humanos. Dijo que el pueblo libio busca un sistema político democrático, basado en el pluralismo, el respeto de los derechos de las mujeres, la juventud y las minorías y desea una transición pacífica del poder.

Los combatientes de todos los bandos deben deponer sus armas en paz, precisó Ban Ki-moon, quien instó a las autoridades del CNT a preparar el camino para la celebración de elecciones.

— —

Nota actualizada a las 22:23 horas en Bolivia.