San José, San Salvador, Managua, Tegucigalpa y La Habana (SENA-Fobomade y PL).-Las lluvias que azotan a El Salvador han roto récords históricos y en algunas localidades superaron los registros del devastador huracán Mitch. Hasta ahora, las intensas precipitaciones dejaron 150 mil damnificados, 80 muertos y gran destrucción en Centroamérica. La CEPAL estima que el cambio climático le costará a los países del Caribe hasta un 5% del PIB anual.

Decenas de carreteras, puentes, viviendas y plantaciones fueron destruidas por el temporal más fuerte de 2011 en Centroamérica, provocado por dos sistemas de baja presión. Los fallecidos hasta este lunes sumaron 32 en El Salvador, 29 en Guatemala, 12 en Honduras, y ocho en Nicaragua, de acuerdo con cifras aportadas por los principales medios de comunicación de esas naciones. La magnitud de la tragedia obligó a los gobiernos del área a decretar estados de emergencia o calamidad pública, e incluso, a lanzar pedidos de ayuda internacional.

Las lluvias rompen récords históricos en El Salvador

Las lluvias de los últimos ocho días han roto los récords históricos en El Salvador, y en algunas localidades los acumulados desde el pasado lunes superan los mil milímetros, una cifra sin precedentes, incluso superior a los registros del devastador huracán Mitch de 1998, informó el ministro de Medio Ambiente Hernán Rosa Chávez.

El ciclón Mitch, uno de los más potentes de la historia, se mantuvo frente a América Central y México del 22 de octubre al 5 de noviembre de ese año y provocó miles de damnificados y cuantiosos daños materiales. En El Salvador, las precipitaciones del fenómeno atmosférico alcanzaron un acumulado de 861 milímetros. La última depresión tropical dejó una marca de 1.250 milímetros en la localidad de Huizúcar, del departamento central de La Libertad, a unos 20 kilómetros al oeste de la capital.

Las fuertes precipitaciones en el país se incrementaron desde el pasado 10 de octubre, asociadas a una depresión tropical que se mantuvo varios días al sureste de la vecina Guatemala. El ministro Rosa aseguró que el promedio nacional este mes podría llegar hasta los 500 milímetros, 300 más de los 200 que se tenían con records históricos. Eso nos da la idea de la magnitud del fenómeno, subrayó en declaraciones a la prensa tras presentar, junto al director de Protección Civil, Jorge Meléndez, un informe sobre la situación en la Asamblea Legislativa.

La Dirección General de Protección Civil contabilizó 32 fallecidos, 150 mil afectados, de los cuales 32.243 se encuentran en albergues. Las comunidades inundadas suman 80, las viviendas dañadas ascienden a 18.445 y 2.935 cultivos de granos básicos dañadas. La mayor tragedia ocurrió la madrugada del 16 de octubre en el cantón La Joyita, del departamento de La Libertad, donde cinco miembros de una familia murieron cuando su casa fue aplastada por un alud.

La masividad, extensión e intensidad del fenómeno, nos pone verdaderamente a prueba como comunidad, como pueblo, expresó el presidente Mauricio Funes en un mensaje a la nación. El 16 de octubre, el gobierno de El Salvador lanzó un llamado de asistencia humanitaria a la comunidad internacional, ante la emergencia ocasionada por las lluvias, que continuarán en la zona del Caribe de Honduras y al sur de Guatemala.

“El numero víctimas fatales, la gran cantidad de personas evacuadas (20 mil), los daños en carreteras, caminos, puentes y en más de dos mil viviendas nos muestran con toda claridad la magnitud del desastre”, expresó el presidente Funes. La Cancillería salvadoreña requirió ayuda financiera o en especie, según el listado oficial de necesidades del gobierno y siguiendo los protocolos y procedimientos establecidos en el Manual de Gestión de Asistencia Humanitaria en Caso de Desastres.

Este lunes 17 de octubre, la Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó decretar estado de calamidad pública y desastre por 60 días y tres días de duelo nacional por las 32 víctimas fatales. Además, el parlamento dio luz verde a una iniciativa para exonerar de impuestos a la ayuda internacional para los damnificados. El estado de calamidad pública y desastre facilita la atención de la emergencia por parte del Poder Ejecutivo, a unas 150 mil personas afectadas.

Guatemala en situación de calamidad

Guatemala es el segundo país más afectado por los aguaceros torrenciales, que impactaron de forma negativa sobre 110 mil seres humanos, informó el presidente Alvaro Colom. Las autoridades revelaron graves dificultades en al menos 21 carreteras de Guatemala por los deslizamientos de tierra, la mayor cantidad en la ruta Interamericana hacia el occidente. Permanece la alerta roja institucional en 12 de los 22 departamentos del país.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) reportó 29 fallecidos y154.747 personas afectadas. En el departamento de Quetzaltenango se reporta el mayor número de muertos (14), mientras el resto pertenece a los de Guatemala (5), Jutiapa (3), Totonicapán (3) y uno en cada caso en Alta Verapaz, Chimaltenango, Sololá y Suchitepéquez. Colom también aseguró la existencia de unas 15 mil personas en riesgo y 12.738 albergadas. La Conred y los cuerpos de socorro evacuaron a 8.124 ciudadanos. El director de la Conred Alejandro Maldonado precisó en un reporte que 20 ciudadanos resultaron heridos y dos continúan desaparecidos.

Las pérdidas de cosechas agrícolas para ventas al exterior en las regiones del centro y occidente de Guatemala pueden ser del 30 al 40 por ciento, informó el diario Siglo 21. El reporte se basa en cálculos parciales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), pues tardará semanas tener una idea exacta por ser complicado el acceso a las áreas cultivadas.

Según el director del sector agrícola de Agexport Ricardo Santacruz, muchas cosechas se perderán por el exceso de agua y los deslaves. La directora ejecutiva de la Cámara del Agro Carla Caballeros opinó que los cultivos no tradicionales son los más afectados y destacó daños en la infraestructura, tanto en carreteras como en invernaderos de los agricultores del altiplano y el oriente. Un informe preliminar del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación menciona al maíz, frijol, café, ajonjolí, tabaco y cardamomo como los cultivos más dañados .

Aunque las precipitaciones pluviales disminuyan o cesen los deslizamientos continuarán debido a la gran saturación de los suelos. Según el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, la reparación de las carreteras costará miles de millones de quetzales (un dólar igual a 7.73 quetzales al cambio de este lunes). El gobierno guatemalteco declaró el Estado de Calamidad Pública vigente por 30 días para enfrentar los embates de las lluvias y sus consecuencias, así como brindar asistencia efectiva a la población golpeada.

25 mil damnificados en Nicaragua

Las intensas lluvias de los últimos días en Nicaragua afectaron a más de 500 localidades de unos 70 municipios, con saldo de aproximadamente 25 mil damnificados, informó la líder sandinista Rosario Murillo. Un total de 14 departamentos registran estragos por las sostenidas precipitaciones: Managua, Masaya, Carazo, Granada, Rivas, León, Chinandega, Madrid, Nueva Segovia, Estelí, Matagalpa, Jinotega, Chontales y Boaco.

Aproximadamente 4.500 familias, unas 25 mil personas, sufrieron los impactos directos del temporal. Continúan anegadas alrededor de tres mil viviendas, 300 quedaron destruidas y más de mil se encuentran semidestruidas. Datos de la Defensa Civil y del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, señalan que en el departamento de Managua hay 152 barrios afectados, con más de cuatro mil personas damnificadas. Solo en ese territorio, 35 casas quedaron destruidas y 70 sufrieron daños de consideración, y 303 familias fueron evacuadas con urgencia.

En el departamento de Estelí los mayores daños se concentran en San Juan de Limay, Pueblo Nuevo, Condega, San Nicolás, La Trinidad y en el municipio Cabecera; en este último continúan bajo las aguas 467 viviendas, mientras otras quedaron destruidas, 10 puentes están colapsados y se registran afectaciones en vías de comunicación, fuentes de agua y tendidos eléctricos.

Aunque en todos los departamentos se reportan disminuciones en los aguaceros, los peligros continúan pues los suelos están saturados. Debido a la acumulación de humedad, pueden producirse más inundaciones en las zonas cercanas a ríos y lagos y desplomes de cerros en áreas montañosas. Si las lluvias habituales del invierno continúan, sin que necesariamente lleguen a niveles intensos, en unos ocho días habrá que evacuar a unas tres mil personas, entre adultos y niños residentes en las áreas cercanas al lago, advirtió Murillo.

Honduras en emergencia; Costa Rica y Cuba en alerta

El 17 de octubre, el presidente hondureño Porfirio Lobo decretó estado de emergencia en la zona sur del país, región afectada por fuertes lluvias que han dejado un saldo de 13 muertos. Hasta el momento se registran más de 31 mil damnificados y más de siete mil personas albergadas en centros comunitarios.

El jefe de Operaciones de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) Johnny Cerrato informó que los torrenciales aguaceros afectan principalmente a los departamentos del sur, Choluteca y Valle, donde han sido evacuadas 463 personas. Aunque Honduras ha sido uno de los países centroamericanos menos asolados por las precipitaciones, ya se reportan 7.862 personas afectadas, 463 evacuadas, 350 albergadas, 381 viviendas dañadas, 25 destruidas, tres puentes dañados y uno destruido.

Las autoridades de Costa Rica mantienen alerta amarilla en la costa del Pacífico y en la zona central ante las fuertes lluvias que hasta ahora causaron dos muertos. El Instituto de Meteorología de Cuba (INSMET) pronosticó más precipitaciones, a causa de un sistema de baja presión ubicado en el Océano Pacífico, que afecta varias regiones del país.

Las precipitaciones continúan anegando el litoral pacífico, en especial el sector sur y la provincia de Guanacaste, en el norte. Los efectos del temporal se concentraron anoche en los cantones del Valle Central, donde provocaron deslizamientos y un aumento en la población albergada que llegó a 325 personas. Se calcula que unas 10 mil personas han resultado damnificadas por las inundaciones.

En Cuba, significativos acumulados de lluvia se registran en el occidente del país por un sistema de bajas presiones que se encuentra en el sureste del Golfo de México y que se trasladará lentamente al norte noroeste, reportó el Instituto de Meteorología (Insmet) de Cuba.

En Cabo San Antonio y San Juan, en la provincia de Pinar del Río, Isla de la Juventud, Artemisa y Mayabeque se registran los acumulados más importantes. En Cayo San Antonio han caído 113 milímetros de lluvia, en San Juan, 87 milímetros y en Pinar del Río, cabecera de la provincia del mismo nombre, 103 milímetros.

El INSMET pronostica que continuarán las lluvias fuertes e intensas en el occidente del país, y pueden producirse inundaciones en zonas bajas. En las últimas 24 horas que finalizaron a las ocho de la noche de ayer las lluvias más significativas ocurrieron en el Cabo San Antonio, provincia de Pinar del Río, con 140.6 milímetros, Punta del Este 98.9 milímetros y La Fé con 69.7 milímetros, ambas en la Isla de la Juventud.

El cambio climático costará 5% del PIB anual a los países del Caribe

Según el Resumen del Informe sobre la Economía del Cambio Climático en el Caribe, lanzado el lunes 26 de septiembre de 2011 por la Sede Subregional de la CEPAL en el Caribe, se estima que el cambio climático costará a los países del Caribe hasta un 5% del PIB anual.

La investigación fue realizada en colaboración con el Centro de Cambio Climático de la Comunidad del Caribe (CCCCC), con fondos proporcionados por el Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido. Las evaluaciones se llevaron a cabo en ocho sectores, identificados como vulnerables por las contrapartes de 14 países en el Caribe.

“Dado que más de la mitad de la población vive cerca de la costa, el aumento de la temperatura, el cambio en las precipitaciones y el aumento del nivel del mar debido a las actividades humanas no sólo conducirá a la pérdida de tierra, sino también disminuirá las perspectivas de crecimiento económico, así como la calidad de vida para su población”, el oficial a Cargo de la Sede Subregional de la CEPAL para el Caribe Hirohito Toda.

La CEPAL estima que la adaptación y mitigación contra los efectos del cambio climático podría costar aproximadamente 2 – 3% de su PIB anual a la subregión, en comparación con el costo de la inacción que se estima en 5% del PIB.

El informe destacó la importancia de que los países del Caribe adopten medidas urgentes para promover la eficiencia energética, mejorar la gestión de los recursos naturales e implementar mecanismos de financiación que apoyen acciones de adaptación. Para responder al cambio climático se requiere una respuesta de adaptación subregional y el fortalecimiento de los marcos institucionales.