Panamá, (PL).- La nueva ley Foreign Account Tax Compliance Act (sigla en inglés Fatca) aprobada en 2010 en Estados Unidos es una norma extraterritorial porque instruye a bancos extranjeros, instituciones financieras, compañías de seguro y a fondos de pensiones en el extranjero realizar trabajos y actividades a favor del gobierno de Estados Unidos mediante un contrato. La nueva norma fue uno del temas principales del debate en el XXX Congreso Latinoamericano de Derecho Financiero celebrado en Panamá.

El XXX Congreso Latinoamericano de Derecho Financiero celebrado hace poco en Panamá con la asistencia de ejecutivos de bancos y asociaciones de 15 países latinoamericanos e invitados de Estados Unidos abordó entre sus temas principales la nueva ley Foreign Account Tax Compliance Act (sigla en inglés Fatca) de Estados Unidos, aprobada en 2010 como parte de la de Incentivos de Contratación para Restaurar el Empleo (Hire Act).

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, Ricardo Carbonell, primer vicepresidente del Comité Latinoamericano de Derecho Bancario, cuestionó la Fatca que aún no entró en vigor. Según su definición, la ley tiene como características el interés de los gobernantes norteamericanos de conocer a sus propios contribuyentes en el exterior. Si mal no entendí, en 2013 empieza a aplicarse (la multa de 30 por ciento de los ingresos de fuentes norteamericanas a aquellos bancos que no firmen el contrato a que los obliga la ley), así que hay oportunidades para que cambien y analicen lo que quieren hacer, señaló Carbonell.

La norma demorará en entrar en vigor y se está en un proceso de información antes de implementar los reglamentos que deben transformar las relaciones bancarias del mundo con Estados Unidos. Se estima que dichos reglamentos entren en vigor el 1 de enero de 2013 y a partir de allí se abrirán varias etapas para su aplicación en 2014, cuando comenzarán a imponerse retenciones del 30 por ciento sobre ingresos de fuente estadounidense a quienes no firmen el Fatca.

Las asociaciones bancarias de América Latina deben trasladar sus observaciones a las autoridades norteamericanas a fin de que analicen qué van a hacer con la nueva ley de cumplimiento de impuestos conocida como Fatca.

Prensa Latina entrevistó a Patrick W. Martin, abogado norteamericano de San Diego, California, el especialista que explicó en el Congreso Latinoamericano la polémica legislación.

P. Esta ley impacta negativamente en la libertad financiera del ciudadano norteamericano y los ejecutivos de empresas, ¿está de acuerdo con esa apreciación?

R. Bueno no. La ley norteamericana fiscal es muy clara: si tienes ciudadanía estadounidense, tienes también residencia fiscal como señala nuestra Corte Suprema desde los años 20, la cual concluyó que el Fatca es una ley constitucional. Por lo tanto es una ley que se aplica a cualquier ciudadano norteamericano y a residentes en el exterior.

P. Se dice que la ley es extraterritorial porque se aplica en lugares fuera de los Estados Unidos. ¿Comparte ese criterio?

R. Bueno en un sentido es supratraterritorial porque está emitiendo a bancos extranjeros instrucciones financieras, a instituciones financieras, compañías de seguro, fondos de pensiones en el extranjero que están haciendo trabajos y actividades a favor del gobierno de los Estados Unidos mediante un contrato. En otras palabras, es extraterritorial por la definición que aplican en el extranjero a casos de Estados Unidos como este.

P. Pero también atenta contra el secreto bancario.

R. Bueno, este es uno de los problemas más polémicos de la ley, pues si se firma este contrato hay que preguntarse cómo lo van aplicar los bancos en el extranjero, cómo van a cumplir con la ley local de confidencialidad de los clientes en cualquier banco de cualquier país fuera de Estados Unidos. Entonces, pues yo creo que sí, que es correcto lo que usted dice, que viola el secreto bancario.

P. ¿Qué pasa si un país no se acoge al Fatca?

R. Bueno, la consecuencia para ellos es que si no se firma el contrato con los Estados Unidos, les van a aplicar una retención de 30 por ciento sobre cualquier ingreso proveniente de fuente de Estados Unidos. Por tanto, no va a ser práctico para ellos, para los bancos, dejar de firmar el contrato porque el costo de esa posición negativa es alto. Teóricamente se podrá recuperar la retención si pueden demostrar que esos fondos no son de origen norteamericano. Hay un mecanismo para recuperarlo, pero va a tardar meses (más de un año) para lograrlo y todavía no se sabe cómo va a funcionar ese sistema.

P. ¿La ley se aplica solamente si hay cuentas de ciudadanos o de empresas norteamericanas?

R. No, se aplica a cualquier situación si tiene inversiones con fuente en Estados Unidos. Porque la retención se aplica sobre el ingreso, no sobre el cliente si es americano o no, para evitar la retención hay que firmar ese contrato. Los bancos están perdiendo fondos para cumplir con esta ley, es un gasto que hacen ellos porque tienen que chequear todas las cuentas, las viejas y nuevas, para confirmar que sus suscriptores no son americanos por definición de la ley, no norteamericanos en el sentido de que no estén viviendo en Estados Unidos, ya que pueden vivir fuera.

P. ¿Qué implicación van a tener los gobiernos en la ley, pues seguramente deben llegar a acuerdos con Estados Unidos para cumplir las nuevas exigencias de la ley

R. Bueno, la tendencia de todo esto es la misma tendencia que todos en los últimos cinco o seis años. De pedir más información, más transparencia, pero con más información de cualquier tipo bancario. Y ese es el objetivo de esta ley como explicó el gobierno, es la información lo principal.

P. Pero tiene que haber un acuerdo de gobierno a gobierno porque, ¿de qué otra manera se puede obligar a un banco nacional a que facilite a Estados Unidos los datos que pide del cuentahabiente o el empresario?

R. Bueno, no está obligado a mandar la información, pero si no la manda sobre las cuentas norteamericanas tiene que pagar la retención del 30 por ciento. No sé si me explico.

P. No, yo pregunto, ¿de qué manera se siente un banco obligado a mandar esa información si el gobierno del país donde está funcionando no está de acuerdo con esa ley?

R. Es muy buena pregunta. Sólo sé que se están realizando conversaciones entre funcionarios de los gobiernos de varios países y el de Estados Unidos, y las secretarías del Tesoro, platican sobre ese tema.

Con esa pregunta sin respuesta terminó la entrevista, pero no las preocupaciones por el Fatca, cuya aplicación ocasionará que las instituciones financieras en el mundo tengan que adecuar sus controles, para enviar información sensible de sus clientes al Internal Revenue Service, la agencia encargada del cumplimiento de la leyes tributarias del gobierno de Estados Unidos.

* Corresponsal de Prensa Latina en Panamá.