El 12 de octubre de 1492 es, probablemente, la fecha más importante de la historia humana. Hasta entonces en el planeta había distintas culturas que se desarrollaron sin conocerse mutuamente, pero a partir de entonces surge un mundo unificado.Una de las cosas más terribles que ha venido pasando constantemente en la historia es el exterminio de pueblos enteros, algo que muchos se recuerdan cada 12 de octubre.

En los colegios a muchos se nos enseñaba que la historia universal tiene 4 edades: la Antigua (hasta el año 476 cuando cae de una de las dos Romas: la de occidente), la Media (que duró del 476 al 1453, cuando los turcos toman la otra Roma: la de oriente), la Moderna (que va hasta la revolución francesa de 1789) y la Contemporánea. Las dos primeras de esas 3 fechas claves se dieron en Europa y sin que la gran mayoría de la humanidad se percatase de ello. Los dos imperios romanos solo alcanzaron a la periferia del Mar Mediterráneo (menos del 10% de la Tierra).

Hasta 1492 ningún imperio americano sabía de la existencia de cualquiera de los dos imperios romanos, quienes se desarrollaron casi totalmente desconectados del grueso de Asia y África. El viaje de Colón, sin embargo, produjo un radical cambio de todo el mundo. Hasta entonces las Américas (un continente 4 veces mayor que Europa) había mantenido sus propias culturas completamente desconectadas del viejo mundo. Éstas desarrollaron el principal alimento genéticamente modificado y el más consumido que hay (el maíz), además de otros que hoy son parte de la dieta mundial (papa, chocolate, vainilla, tomate, pavo, etc.).

Varias de sus civilizaciones superan a las europeas en muchos ramos. La astronomía, matemáticas y pirámides mesoamericanas fueron más extensas (descubrieron el cero al menos mil años antes que Europa). Metrópolis (como la de México) eran más colosales y limpias que Madrid, Lisboa, Paris, Londres o Roma. En el siglo XVI los incas desarrollaron un imperio más grande y poblado que el que entonces tenía España y su red de caminos y puentes colgantes superó a los de Roma. Es cierto que los vikingos colonizaron Islandia y Groenlandia a fines del primer milenio y que probablemente otros navegantes europeos, chinos, oceánicos o africanos llegaron a América antes de 1492, pero su presencia allí fue efímera o intrascendente.

Pero tras la travesía de las 3 carabelas por primera vez en la historia se abrió paso a una civilización global, la cual nació con los peores holocaustos que ha habido (más del 90% de los 100 a 150 millones de americanos fueron exterminados por las plagas que trajeron los europeos y decenas de millones de africanos perecieran o fueran trasladados como esclavos hacia el “Nuevo Mundo”). A partir de allí no es que se “descubrió” América sino que Europa se descubrió hacia el mundo. Hasta entonces ésta era una península asiática con menor población y desarrollo que otras regiones de dicho continente (como China, India o el Medio Oriente). Desde ese tiempo hasta mediados del siglo pasado Europa se convirtió por primera y única vez en el centro de la humanidad, colonizando y remodelando a la mayor parte del planeta.

Holocaustos

Una de las cosas más terribles que ha venido pasando constantemente en la historia es el exterminio de pueblos enteros, algo que muchos se recuerdan cada 12 de octubre.

Hoy se asocia la palabra holocausto al aniquilamiento de más de 6 millones de judíos y gitanos, gran parte de ellos en campos de concentración y cámaras de gas, durante la II Guerra Mundial, aunque Turquía aún no reconoce el que ella cometió en la I Guerra Mundial contra 1,5 millón de armenios.

El siglo XX nació y murió con holocaustos: Alemania hizo un ensayo de lo que haría después cuando en 1904-1907 asesinó al 80% de la nación herera en Namibia, y en el último sexenio del siglo XX cientos de miles de tutsis fueron aniquilados en Ruanda.Sin embargo, matanzas más vastas son los que se dieron con la conquista europea del mundo.

En 1492, Madrid expulsó a los españoles musulmanes y judíos que crearon en los 8 siglos previos la primera gran civilización ibérica. Ese mismo año sus barcos llegaron al Caribe iniciándose la captura de todo un nuevo continente.

El arribo de los europeos produjo lo que podría ser la mayor cantidad de muertos ocurrida en la historia. Entre el 90% al 97% de los 100 a 150 millones de amerindios perecieron en el primer siglo después de Colón. Muchos de ellos fueron víctimas de abusos, pero el peor asesino fue microscópico. La misma Europa que en un momento vio morir a un tercio de sus habitantes con la peste negra, había logrado que sus pobladores fueran inmunes a otra serie de virus de sus ganados, cosa que no pasaba con los americanos prehispánicos que desconocían a las vacas, cerdos, caballos, ovejas o chivos.

Los virus que traían los españoles se esparcían más rápido que sus soldados. El último emperador que unificó a los incas (Huayna Cápac) y su heredero murieron por viruela antes de que conociesen a algún europeo acicateando tras su muerte una guerra civil fratricida. Su imperio, al igual que el azteca, se despobló y desintegró gracias a esa “arma bacteriológica”.

Según Charles Mann, los dos mayores ríos americanos (Misisipi y Amazonas)poseían grandes civilizaciones como las que antes tuvieron las grandes cuencas de China, India, Egipto o Mesopotamia, pero sus urbes fueron diezmadas por dichas epidemias, aún antes de que a sus tierras arribasen los propios conquistadores; y el Amazonas precolombino estaba más poblado que hoy en tanto que sus nativos inventaron una ‘tierra negra’ artificial que permitía cultivos extensivos y también transformaron a esta descomunal selva en el mayor jardín plantado por humanos.

El despoblamiento de las Américas impulsó a importar esclavos. Entre 40 a 100 millones de africanos fueron muertos o violentamente transportados por esclavistas árabes o europeos.

Nuestra América fue bautizada con la sangre de decenas o cientos de millones de víctimas de holocaustos. Tras que los ibéricos limpiaran étnicamente a su península de su gran población semita, ellos condujeron al exterminio de la gran mayoría de los amerindios y al subdesarrollo y éxodo africanos.