Científicos norteamericanos detectaron agua congelada en un planeta enano situado al borde del sistema solar, y también moléculas de oxígeno en la nebulosa Orión. Por otro lado, la sonda Venus Express de la Agencia Especial Europea halló una capa protectora de ozono en Venus, 100 veces menos densa que la de la Tierra.

El planeta enano 2007 OR10, ubicado al borde del Sistema Solar, tiene la mitad de su superficie cubierta de agua helada y pudiera estar envuelto en una fina capa de metano, descubrieron expertos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) de Estados Unidos, según la revista Astrophysical Journal Letters.

La investigación señala que el astro, conocido como Blancanieves (aunque es uno de los más rojos), tuvo un activo pasado, con volcanes, agua y una atmósfera que se pierde en el espacio.

Blancanieves fue descubierto en 2007 y es la mitad de Plutón, por lo que clasifica como el quinto planeta enano por su tamaño. En ese entonces los científicos consideraron que se trataba no de un planeta en sí, sino de un cuerpo helado desprendido de otro, Haumea.

Por otro lado, el observatorio europeo Herschel, detectó por primera vez moléculas de oxígeno en el espacio, específicamente en la nebulosa Orión, pero no en cantidades excesivas, informó la revista Astrophysical Journal en su edición más reciente.

Aunque el oxígeno fue descubierto desde 1770, es la primera vez que se encuentra moléculas de oxígeno en el espacio, destacó el astrónomo estadounidense y director del estudio Paul Goldsmith, de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Durante décadas, los científicos han buscado oxígeno en el espacio mediante globos sonda y telescopios terrestres y espaciales. En 2007, el telescopio sueco Odin detectó la molécula, pero ese hallazgo entonces no pudo ser confirmado.

“El oxígeno es el tercer elemento más común en el universo y su forma molecular debe de ser abundante en el espacio”, indicó Bill Danchi, también experto de la NASA.

Entre otros recientes descubrimientos, la sonda Venus Express, de la Agencia Especial Europea (AEE), detectó una capa protectora de ozono en Venus, 100 veces menos densa en comparación con la de la Tierra.

Al enfocar las estrellas a través de la atmósfera de Venus, el segundo planeta del Sistema Solar, las estrellas distantes parecían más débiles de lo esperado, debido a que la capa de ozono absorbe parte de su luz ultravioleta, explicó Kakan Svedhem, miembro del proyecto de la misión Venus Express, en un artículo publicado en la revista Icarus.

La detección de la capa de ozono dice mucho acerca de la circulación y la química de la atmósfera de Venus. Es una evidencia adicional de las similitudes fundamentales entre los planetas rocosos y muestra la importancia de estudiar Venus para entenderlos a todos, subrayó el científico.

Con anterioridad, los estudios astronómicos demostraron la presencia del llamado escudo protector en Marte, otro de los planetas cercanos al Sol, y denominado también el planeta hermano de la Tierra por sus similitudes en cuanto a tamaño, masa y composición.

A propósito de Marte, fueron encontradas nuevas evidencias de la presencia de agua en el pasado geológico marciano en un cráter del sur del planeta rojo, anunció la AEE.

La sonda Mars Express avistó un delta en el cráter Eberswald que tiene forma de abanico y sedimentos oscuros. El cráter se formó posiblemente hace 3.700 millones de años cuando un asteroide chocó contra la superficie arcillosa marciana. Su diámetro es de 65 kilómetros.

El delta tiene un área de 115 kilómetros cuadrados. Otro detalle importante son los canales que serpentean su superficie. Los científicos explicaron que el borde del cráter se encuentra prácticamente intacto y que otro impacto posterior provocó la aparición de otro aún mayor, el Holden, que tiene 140 kilómetros de diámetro.

Ese impacto provocó la expulsión de importantes cantidades de material que sepultaron áreas enteras de Eberswald. Bien preservadas se encuentran el delta y canales que lo alimentan porque no fueron afectadas por el choque, precisaron los investigadores.

Fuente: Prensa Latina.