Santiago de Chile, San José, La Paz, Caracas y Buenos Aires (PL y Bolpress).- Alrededor de 180 millones de personas vivían en condiciones de pobreza e indigencia en América Latina a fines de 2010, según un reciente informe elaborado por más de 20 de organismos y agencias de Naciones Unidas.

El informe “La sostenibilidad del desarrollo a 20 años de la Cumbre para la Tierra: Avances, brechas y lineamientos estratégicos para América Latina y el Caribe” concluye que “no se ha cerrado la brecha con los países desarrollados. Aún hay más de 100 millones de habitantes que viven en tugurios y muchos siguen careciendo de acceso a servicios básicos y a una adecuada atención de salud”.

El documento fue presentado en el foro regional preparatorio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), radicada en Santiago de Chile.

El informe destaca la necesidad de alinear las políticas de protección social, de disminución de riesgos a la seguridad humana y de aumento de la calidad de vida con actividades económicas de menor impacto ambiental. Sugiere también hacer más visibles los costos ambientales y sociales de las decisiones económicas; desarrollar políticas sobre la base de un proceso más participativo y mejor informado; y fortalecer la educación, la ciencia y la tecnología a fin de construir capital humano para la sostenibilidad.

En Brasil, la presidenta Dilma Rousseff adoptó duras medidas económicas este caño, tales como la reducción del presupuesto anual en 50 mil millones de reales (30 mil millones de dólares) y no ceder a las presiones sindicales para elevar el salario mínimo por encima de la propuesta oficial de 545 reales (320 dólares).

Brasil registró una tasa de desempleo de 6,5% en marzo, lo que significa que 1,5 millones de personas estaban desocupadas, reveló el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Con la exigencia de reducir la jornada laboral de 44 a 40 horas semanales, unos 10 millones de brasileños participaron en las actividades organizadas en 200 ciudades para celebrar el Día Internacional del Trabajo.

Chile, el país con mayor exclusión social

Chile es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayor nivel de segregación socioeconómica y el que tiene mayor participación privada en la educación universitaria, anota un informe de ese organismo considerado un “club de países ricos” con 34 naciones en su seno.

Las familias chilenas aportan casi el 80% de los gastos de las universidades, enfrentándose a una dura carga financiera si quieren que sus hijos accedan a la enseñanza superior. En concordancia con los datos de la OCDE, el ingeniero y doctor en Economía Patricio Meller advirtió que el costo de las casas de altos estudios en Chile es el más alto del mundo, y los universitarios tienen el mayor endeudamiento de todos los países.

Una carrera como Medicina y Odontología exige pagos de hasta seis millones de pesos chilenos (equivalentes a unos 13 mil dólares), según fuentes del Servicio de Información de la Educación Superior.

Casi la mitad de los haitianos sufre inseguridad alimentaria

Más del 45% de la población de Haití sufre inseguridad alimentaria, lo que pone al país ante el riesgo de la hambruna, según un informe de la Coordinación Nacional de Seguridad Alimentaria. De esa cifra, unas 800 mil personas presentan riesgos severos para su salud por falta de comida.

El representante de la institución oficial, Gary Mathieu, señaló que debido a factores políticos, sociales y naturales, dentro de pocos meses la cantidad de comida adecuada no se encontrará disponible en la nación, devastada por un terremoto en enero de 2010. La gente se encuentra en lo que llamamos una situación de fase II: cuando es difícil encontrar alimentos, pero anterior al período de hambruna, indicó en entrevista con el diario digital HPHaití.

Haití vive en estado de desastre desde hace casi 18 meses, cuando el sismo provocó más de 300 mil muertos y dos millones de damnificados, de los cuales unos 580 mil residen aún en campamentos de lona. Sufre además una epidemia de cólera que provocó más seis mil muertes y la Organización Panamericana de la Salud estima que el número puede aumentar debido a la temporada de lluvias.

Sin vivienda más de 180 mil familias costarricenses

La Defensoría de los Habitantes de Costa Rica denunció que más de 180 mil familias carecen de viviendas y responsabilizó de la situación al Ministerio de Hacienda por su ineficiencia en la recaudación de impuestos destinados a financiar programas de vivienda de interés social.

El informe difundido por el diario digital Informa-Tico, destaca que no se está cobrando el impuesto solidario a los propietarios de las casas de lujo y hay urbanizaciones enteras en las que estos tampoco pagan ese impuesto.

La Defensora de los Habitantes Ofelia Taitelbaum afirmó que la construcción de las 10 mil casas ofrecidas por el gobierno solo resolvería cinco por ciento de las necesidades habitacionales existentes.

Si hacemos una proyección en la situación actual, y sin hablar del aumento vegetativo de la población ni de los desastres naturales y los migrantes, en relación con la demanda de viviendas que hay en el país, esto significa que harían falta 19 años para resolver el problema, añadió.

Bajan los índices de pobreza en Bolivia, Venezuela y Argentina

El más reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destaca que la extrema pobreza en Bolivia se ha reducido del 36% registrado hace cinco años a 35% en 2010. Según el PNUD, un millón de bolivianos y bolivianas pasaron de pobres a miembros de la clase media en los últimos seis años. La desigualdad entre ricos y pobres era de 1 a 170 en 2005 y en 2010 se redujo de 1 a 70.

En Venezuela, los índices de pobreza continuaron a la baja durante el primer semestre de este año, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). El presidente del INE Elías Eljuri asegura que la pobreza descendió del 49% en el primer semestre de 1998 al 27,4% a mediados del 2011, mientras el número de hogares en extrema pobreza bajó de 21 a 7,3% en el mismo período, explicó.

Aplicando el método llamado de las Necesidades Básicas Insatisfechas, que mide cinco indicadores, cuya carencia califica a un hogar de pobre, el porcentaje de hogares en pobreza extrema también se redujo de 10,8 a 6,8% entre los primeros semestres de 1998 y 2011. El gobierno del presidente Chávez ha invertido en poco más de 12 años casi 400 mil millones de dólares, equivalente al 62% de los ingresos recibidos por el país en el mismo lapso.

En Argentina, el Índice de Pobreza decreció en casi cuatro puntos porcentuales entre enero y junio de 2011, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Al cierre del primer semestre, un 8,3% de los argentinos vivía en condición de pobreza, mientras en igual período del pasado año la cifra llegaba a un 12%.

Según el INDEC, en ese lapso el número de indigentes (aquellas personas cuyos ingresos no alcanzan para comprar lo mínimo indispensable para subsistir) se situó en un 2,4%, frente al 3,1% de 2010. En junio, el Coeficiente de Gini que mide la desigualdad del ingreso teniendo a cero como el nivel de mayor igualdad y uno como el más desigual, quedó en 0,397 puntos, por debajo del 0,409 de 2010. Se trata del mejor nivel alcanzado desde 2003, cuando rondaba los 0,550 puntos, precisó la agencia Télam.