Génova, Italia.– Ha sido presentada la 51° edición del Salón Nautico Internacional de Génova que se confirma una vez más como la exposición naval más importante de Europa.

El Salón Naútico de Génova es el único en el mundo que con sus 300.000 m², 1.300 expositores entre nacionales y extranjeros, más de 2.000 barcos de los cuales 450 en el agua y 500 novedades expuestas, es capaz de concentrar en un solo sito, una exposición de enormes dimensiones entre yatchs, mega-yatchs, motor-yatchs, veleros, pequeños botes y embarcaciones pneumáticas. Se puede admirar la mejor producción marina mundial y la excelencia del “made in Italy” con un extraordinario mix de innovación, design y artesanía local con una amplitud de mercancías sin precedentes, desde la más pequeña embarcación al superyacht, de los accesorios a los motores, siendo esta exposición el referente mundial para la industria marinera

Cuatro pabellones multiplanos, amplias superficies al aire libre y espacios especiales como los ofrecidos sobre la misma superficie del mar, que entre puentes, pasarelas sobrealzadas, muelles, embarcaderos ofrecen al visitante un recorrido de ocho kilómetros.

Con el objetivo de promover un contacto siempre más directo entre astilleros y visitantes, este año la experiencia de la feria se enriquece con pruebas directamente sobre la superficie del mar de todo tipo de botes y de una parte dedicada únicamente a los superyacht.

La novedad de este año será la noche de la inauguración. Una verdadera fiesta con eventos y espectáculos en los pabellones y en los stands de los expositores, que dará la oportunidad a una visita mucho más expectacular y de fuerte impacto emocional. Son precisamente estos aspectos que tanto la Feria de Génova como la UCINA (Confindustria Naútica) han trabajado y hecho posible “GenovaInBlu”, la edición número cero del programa de acontecimientos que se realizarán al externo de la Feria con la participación de entidades pertenecientes a la Ciudad de Génova. Durante los nueve das de la manifestación, los reflectores se centrarán sobre el extraordinario patrimonio cultural y artístico de la ciudad. Génova, generosa como sempre, ofrece a los huéspedes toda su bellezza misteriosa y su intrigante realidad hecha de historia, de tradiciones y de un presente animado. Tiene la fascinación de una antigua ciudad marinera, que se manifiesta por la bellezza de sus palacios. La “Soberbia” es el apelativo algo severo de esta antigua potencia marina, una ciudad que ofrece infinitas sorpresas a quien sabe mirarla con ojos atentos y curiosos.

Hay la vieja Génova medioeval de las callejuelas estrechas y tortuosas, de la Catedral de San Lorenzo, de los claustros renacimientales y hay la Génova moderna del tercer milenio con sus transformaciones y reconversiones post-industriales; del Pueto Antiguo completamente cambiado por ese gran arquitecto que es Renzo Piano. Importantísimo su Museo del Mar que ha dado nueva vida al Arsenal de los Galeones y en medio a todo esto hay el Acquarium más grande de Europa.

Hoy Génova no es sólo puerto e industria, sino arte y cultura y esto hace que sea un motivo más para regresar y curiosear entre su antiguo centro y sus modernos espacios culturales.