El Tribunal de Sentencia del juicio de responsabilidades por el caso denominado “Octubre Negro” concedió la libertad condicional a Adalberto Kuajara Arandia y Erick Reyes Villa, ex ministros del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-03), condenados a tres años de cárcel por ser cómplices de la masacre de octubre de 2003.

El 30 de agosto, Reyes Villa y Adalberto Kuajara fueron condenados a tres años de presidio en el penal de San Roque, como autores mediáticos en grado de complicidad en delito de genocidio bajo la modalidad masacre sangrienta.

El abogado defensor Ariel Coronado solicitó la suspensión condicional de la pena impuesta a sus clientes, y el Tribunal de Sentencia accedió, en mérito a los fundamentos expuestos y a la documentación presentada.

El Tribunal concedió el beneficio de suspensión condicional de la pena a favor de los dos condenados y luego libró los mandamientos de libertad, en cumplimiento de los artículos 366 y 367 del Código de Procedimiento Penal, informó radio Aclo de la Red Erbol.

El artículo 366 consigna la figura del perdón judicial a los condenados a tres o menos años de cárcel. Además, la defensa presentó documentación del Poder Judicial que certifica la no existencia de sentencia dolosa o privación de libertad en los últimos tres años.

Los ex ministros recuperaron su libertad el miércoles por la noche, una semana después de haber sido recluidos en la cárcel de San Roque. “Lo asumo con la misma serenidad con la que he asumido la sentencia (de tres años de prisión) y éste es un beneficio que la ley franquea a cualquier ciudadano boliviano”, declaró Kuajara a la agencia ABI.

Kuajara y Reyes Villa no podrán cambiar de domicilio sin autorización de la justicia y deberán presentarse cada mes ante el Juez de Ejecución Penal de turno de Santa Cruz y La Paz, respectivamente.

De los siete condenados en el juicio “Octubre Negro”, sólo cinco cumplen sentencia desde el 31 de agosto en el penal de San Roque, todos ellos ex militares de alto rango durante la represión de septiembre y octubre de 2003 que dejó 67 muertos y alrededor de 500 heridos por arma de fuego.