(Agencias).- Los dirigentes de la VIII Marcha Indígena se comunican permanentemente con funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Bolivia, y movilizan a sus bases con el fin de asegurarse ingentes ingresos económicos provenientes del programa “ReDD+”, una iniciativa del capitalismo verde que mercantiliza los bosques, denunció el Presidente Evo Morales.

El capitalismo y Organizaciones no Gubernamentales (ONGs) manipulan a dirigentes indígenas que llevan adelante la VIII Marcha indígena, cuyo objetivo no es defender los recursos naturales o la madre Tierra sino conspirar contra Bolivia, aseguró Morales en el programa El Pueblo es Noticia difundido este domingo por la red de medios de comunicación del Estado.

El Mandatario desmereció la marcha indígena en defensa del TIPNIS, que en su criterio no es nada más que una acción política “alentada nacional e internacionalmente… Es una estrategia del imperialismo y de Estados Unidos a través de sus agencias para impedir la integración nacional y provocar un enfrentamiento entre los pueblos del oriente y del occidente… Lo mismo ha pasado en Ecuador y Brasil, cuando sus gobiernos llevaban adelante programas de desarrollo en sus regiones amazónicas…”.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa denunció la existencia de ONG que buscan imponer su política y desestabilizar al gobierno. Precisó que la National Endowment for Democracy de Estados Unidos financiaba organizaciones indígenas en Ecuador. Reveló que de 2007 al 2010 entraron a su país 1.895 millones de dólares por cooperación internacional, de los cuales correspondieron a las ONG un total de 399,7 millones de dólares. El 49 por ciento lo ejecutan 70 ONG extranjeras, por un importe de 69,5 millones de dólares. De ellas, la mitad son de ONG estadounidenses.

La cooperación internacional no reembolsable en la Amazonía de 2007 a 2010 ascendió a 299 millones de dólares, de los cuales el 23 por ciento lo ejecutan 41 ONG extranjeras por un total de 67,98 millones de dólares. El 52 por ciento de esas ONG son estadounidenses. No es sólo generosidad, son acciones políticas deliberadas para tratar de crear caos y desestabilizar gobiernos progresistas, detalló Correa.

Evo Morales mostró hoy un registro de llamadas telefónicas entre el asesor para asuntos indígenas de la embajada Eliseo Abelo y algunos dirigentes, entre ellos el diputado del MAS Pedro Nuni, Roxana Marupa, esposa de Adolfo Chávez, máximo dirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB), y el dirigente de la Confederación Nacional de Mallkus y Ayllus del Qollasuyu (CONAMAQ) Rafael Quispe.

“Yo no he llamado a ninguna embajada Norteamericana, pero recibo llamadas de solidaridad de distintas organizaciones y no puedo estar viendo si es de la embajada o no, porque ni tengo ningún numero de la embajada (…) A que se refiere (el presidente Morales), ¿tener contactos con la embajada y hacer una conspiración?, rechazo contundentemente eso”, respondió Quispe.

Morales anunció que el canciller David Choquehuanca interpelará al encargado de Negocios John Creamer para pedirle explicaciones sobre las llamadas telefónicas que evidencian el contacto de funcionarios de la embajada con dirigentes indígenas.

Por otro lado, el Presidente criticó la incoherencia de la dirigencia de la CIDOB, que por un lado dice marchar en defensa de la naturaleza y por otro promueve una propuesta capitalista del Fondo Verde que nació en la Cumbre sobre Cambio Climático de Cancún-México, mediante la cual los países industrializados ofrecen pagar compensaciones por sus agresiones a la naturaleza.

Evo explicó que el Fondo Verde es la propuesta del sistema capitalista para seguir contaminando y destrozando el medio ambiente a cambio del pago de una pequeña compensación económica a los países poseedores de recursos naturales. “A mí me acusan que por hacer el camino entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos no respeto los derechos de la Madre Tierra, y no reconocen que al plantear el Fondo Verde se someten a los ofrecimientos del capitalismo”, cuestionó.

En su pliego de demandas, los indígenas plantean al gobierno que reconozca su derecho a recibir directamente la retribución o compensación por la mitigación de gases de efecto invernadero del programa REDD. Según Morales, ese pedido significa “hipotecar las reservas y el territorio a favor del capitalismo”.

La CIDOB y otras organizaciones indígenas de la región propusieron hace poco fortalecer el programa “ReDD+ Indígena”, que contempla pagos por los servicios ambientales que prestan los bosques, entre ellos el secuestro de carbono.

Los gremios indígenas de la región recomendaron a las comunidades no comprometerse con contratos “hacia REDD+” o “negocios de carbono” mientras no existan regulaciones internacionales y nacionales precisas, y reglamentaciones nacionales referidas a la consulta y el consentimiento libre, previo y vinculante.

El Presidente de Bolivia dijo estar convencido de que la VIII Marcha Indígena “no es para defender a la Madre Tierra, sino al capitalismo…Consideró que algunas demandas indígenas están “fuera de la realidad”, como por ejemplo paralizar la exploración y explotación petrolera en el Chaco de Tarija, de donde proviene un 90 por ciento depende la renta petrolera nacional… Si suspendemos esos trabajos afectaremos la generación de recursos para pagar los bonos Juancito Pinto para los escolares, la Renta Dignidad a los ciudadanos de la tercera edad, el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) para las Gobernaciones, Municipios, Universidades y otras instituciones”.

* Con información de ABI, Prensa Latina y Erbol.