La historia nos enseña que

las organizaciones primitivas de uno y otro origen, en esta y en otras latitudes

del planeta, tuvieron sus propias culturas, con delimitaciones territoriales;

lenguas, costumbres y dioses propios. Esas culturas milenarias y ancestrales

supieron diferenciar diáfanamente entre

los dioses que eran del bien y los que eran del mal. Según nuestras Sagradas

Escrituras, desde que uno de los ángeles más preciados de Dios se le rebelara;

al ser humano que lo creó en libre albedrío, lo estaba predestinando a estar

con Él, a su imagen y semejanza; o con el mismísimo diablo. Un enfrentamiento

de fe y de poder, desde siempre. Entonces, no es cierto que todos, haciendo el

bien o el mal sean iguales en la “Viña del Señor”. Cada conducta tiene su

inclinación inexcusable, están con Dios o con el diablo, sin consuelos de

tontos.

Silos países “desarrollados” con científicos “modernos”, con ene títulos, al ritmo del avance de la

ciencia y de la tecnología; no alcanzan a comprender y hacer comprender sobre el

daño que provocan a la humanidad implementando

armas “modernas” para el genocidio legalizado por la OTAN y la ONU -matanza

de inocentes: niños, mujeres y ancianos-, seguiremos en la ruta del desastre. En

la perspectiva egoísta de acumulación voraz e insaciable del capitalismo.

Tal es la impotencia de las

víctimas del “desarrollo” y el poder, que nos lleva a refugiarnos en la fe,

donde a la vista de todos, el dios del mal, el diablo, avanza a paso seguro, y

el desafío nuestro debería estar en frenar esa monstruosa osadía imponiendo el

bien. Pese a la adversidad.

Asícomo nos consideramos con mentalidad revolucionaria y

de cambio en la perspectiva histórica de los explotados, siguiendo la línea de

Marcelo Quiroga Santa Cruz, de Ernesto “Che” Guevara, de Vladimir Ilich Lenin y

otros; también existen ideólogos de los explotadores que gobiernan los países

“desarrollados”. Estas dos tendencias, con más o menos argumentos, representan

el choque de intereses irreconciliables históricamente. Y no se trata de que

sólo los menos sepan usar corbata, utilizar utensilios finos para llevarse

abundante alimento al estómago, sino que los más no tienen ni para la corbata, ni

utensilios finos y mucho menos alimentos para saciar el hambre. Esta es una

forma sutil de establecer la diferencia entre una y otra clase. Lucha histórica

de los explotados por su liberación, sin envidiar a nadie.

PERORANDICIENDO QUE TODO ESTA MAL Y NO ES CIERTO:

Desde que el gran científico

físico-matemático, Premio Nobel en 1921,

Albert Einstein; creara su “Teoría de la Relatividad”: para deducir que “El

paso de los axiomas a los teoremas constituye la demostración de éstos, y un

teorema será cierto sólo si éste es demostrable”, “como la transformación de

las leyes naturales en otras, que deben ser de igual comprensión”[1]; así, se puede concluir que

nada es absoluto; que todo está en constante cambio o transformación y que nada

se pierde. Lo importante es que las transformaciones en las que tiene que ver

la mente del ser humano sean para bien de todos y no lo contrario. En tiempos “modernos”,

de avance desenfrenado de la ciencia y la tecnología, nos están conduciendo a

males de destrucción irreversible. Los materialistas (marxistas) defendemos la

materia como razón humana, mientras quienes se consideran “no materialistas”

(capitalistas), lo defienden para sí, sin importarles la razón humana ni el

cuidado del Planeta que languidece irreparablemente; por culpa de éstos.

Lacarrera del “desarrollo” ha terminado obnubilando a todos, a

la cabeza de los grandes “iluminados”, directa o indirectamente; quienes a

través de los más sofisticados instrumentos de “información”, se han encargado

de proliferar la omnipotencia del ego y la ceguera de la acumulación sin

límites a costa de la existencia del ser humano y el mismo Planeta. Inclusive, quebrantando

los aspectos más elementales que hacen a la sobrevivencia, a la ética, a las

buenas costumbres de la convivencia pacífica y la racionalidad. Año que pasa

las riquezas naturales se convierten en basura sin botadero, en contaminantes.

Paralos poderosos que administran la acumulación –entre 150 y 400 familias- de

todas las riquezas del Planeta, en desmedro de miles de millones de seres

humanos que sólo desean ser tratados como tal; no aceptan ni resignaran en lo

que debería ser la equidad. Por ello, todo cuanto se haga y se tenga que hacer

por cambiar esta realidad crítica, será evitada por ellos; inclusive a costa de

la destrucción total. Los métodos de cruel imposición, jamás imaginados y muy

bien mediatizados; están a la vista de todos pululando a doquier, sin escatimar

esfuerzo alguno para que así sea.

Laprueba de todo cuanto afirmamos están a flor de tierra; lo

vemos en la agresión “legalizada” a pueblos inocentes con armas “inteligentes”

y mediatizadas como actos de circo romano a la moderna, con mucha muerte. Para

los poderosos, política, económica y bélicamente; todo lo que se haga por

salvar a la humanidad y el Planeta siempre estará mal. Fascista y

maquiavélicamente harán todo lo imposible para demostrar razón enarbolando la

mentira. Y es menester que todos nosotros les salgamos al frente, haciendo

fuerza común, desde donde nos encontremos. Conscientes de los riesgos que ello implica

en la difícil tarea de salvar seres vivos y el Planeta. Se trata de un problema

de todos, sin otro escape que no sea la responsabilidad.

LOSPROCESOS DE CAMBIOS NO ADMITEN ERRORES:

A título de narcotráfico o

de terrorismo (0ficio de los “desarrollados”), el Pentágono Norteamericano ha diseñado

una estrategia de invasión a los países

débiles con grandes riquezas naturales que escapan al control de las

transnacionales, los hidrocarburos. La tendencia a la liberación nacional de

los pueblos explotados y la posibilidad de desarrollarse en libre determinación, ha quebrado con lo que

nos predestinaron: a ser mercados de

consumo, exportadores de capitales y de materias primas. Y el romper con la pobreza

vergonzante, ha provocado una herida letal en la economía de los países

“desarrollados”. Estos hechos, se han convertido en la osadía imperdonable para

quienes lo gestaron y lo proliferaron imprevisiblemente.

Lasmuestras fehacientes están en las operaciones de invasión a Irak y

la ejecución de su Presidente, con la complicidad de los “rebeldes” que

continuaron sacrificando a su pueblo, para desembocar en la subasta cínica de

sus riquezas hidrocarburíferas, en favor de las transnacionales de los países que

los invadieron cruelmente. O la invasión a Afganistán, cuando se entorpecieron

los intereses entre las familias Bush- Bin Laden en el negocio de los

hidrocarburos; o como ahora sucede con la invasión a Libia; cuyo motivo principal

son los hidrocarburos y sus reservas económicas en más de 200.000 millones de

euros depositados en la banca de los países “desarrollados” invasores, aliados

en quiebra. Y que, bajo el reconocimiento del gobierno “rebelde”, pretenden

disponer esos recursos para salvar su desplome económico; en complicidad de los

“rebeldes” que también pretenden los recursos den pueblo libio. Algo similar al

papel de la derecha en Bolivia.

Portodo cuanto venimos expresando de manera convencida; los gobiernosrevolucionarios -como el de Evo Morales Ayma en Bolivia, Hugo

Chávez en Venezuela, Cristina Fernández en la Argentina, Rafael Correa en

Ecuador, Daniel Ortega en Nicaragua, Fernando

Lugo en el Paraguay, José Mujica en Uruguay, Dilma Rousseff en Brasil, y el flamante presidente del Perú, Ollanta

Humala-; que tomaron la senda de la Liberación Nacional y Social, vía

democracia, no tienen derecho a equivocarse estratégicamente. Un pié en falso,

podría ser fatal para sus pueblos que están camino a mejor destino. Entre tanto,

los países “desarrollados” se hunden en una crisis económica sin precedentes, en

la línea del nefasto colapso de Wall Street, desplome de mercados bursátiles. Condenados

a perecer bebiendo de su propio veneno. Porque hasta ahora, no encuentran luz

en el túnel que diseñaron para la explotación de los países “pobres”.

La situación de desastre

económico; según los países “desarrollados”: desacelerados, estancados, con

crecimiento económico “anémico”, o cualquier otro denominativo que se les

ocurra; es una consecuencia de la tendencia de liberación económica de los

países pobres y de las nuevas economías emergentes. Este lastre pretende

arrastrar a todos. Acá o allá, el capitalismo no deja de ser cruel y salvaje.

LAREALIDAD SE IMPONE AFORTUNADA Y DESGRACIADAMENTE:

Afortunadamente hoy, los

países pobres están atravesando por condiciones como para romper con la estructura

de dominación imperialista y propender a la liberación en la perspectiva

histórica de las masas. Gracias a lideratos que implementan políticas creativas

y desafiantes al conservadurismo de las oligarquías enquistadas en las

transnacionales de los países más belicosos y endeudados del mundo; cuyas crisis

aún no tocan fondo. Dicho de paso, a la cabeza de Estados Unidos y Japón, los

·desarrollados” recurren al salvataje de los emergentes: la China, India,

Rusia, Brasil y Sudáfrica; cuyas economías solventes al igual que la de

Bolivia, en especial el de la China; se ha convertido en el depositario de los

bonos del Estado Federal de los EE.UU. para que pueda honrar sus deudas. EE.UU

y Japón, con deudas del 97% y el 225% de sus PIB(s), ricos y “desarrollados”

con plata ajena, el de los países pobres, sin capacidad de honrar sus deudas.

Con sobrada razón Marcelo Quiroga Santa Cruz sostenía visionariamente: “No

somos dependientes por ser pobres, sino que somos pobres por ser dependientes”.

Los hechos así lo demuestran.

Así,hoy más que nunca se hace demostrable lo que aparentaba imposible: “la

imperiosa necesidad de que el mercado sea regulado por el Estado antineoliberal y no a la inversa”. Haciendo

que el desarrollo económico de los países sea en base a una racional y real

productividad, priorizando al ser humano como tal y el cuidado del Planeta, y

no en base el juego bursátil de valores de economías volátiles que beneficiaban

a pocos.

Todo este panorama expresado

con mucho optimismo, sobre la liberación económica de los países pobres y el

desplome de los “desarrollados”; tiene un escollo natural, contra la cual no se

puede lidiar con facilidad. Mientras la derecha no tiene luces para diseñar

nuevas líneas de conducción política capitalista creíbles a nivel planetario;

ocurre todo lo contrario con los lideratos de corriente de pensamientos de

avanzada -aún poco claros respecto a construir una Sociedad Socialista-, donde

los medios de producción tienden a concentrarse en el Estado de economía mixta y

en democracia, gobernado por representantes de los explotados.

Irónicamenteel destino nos está jugando una mala pasada. La naturaleza ha

herido letalmente a los conductores de los procesos de cambios o revolución

permanente en democracia. En la Argentina pierden a Néstor Kirchner un líder

convencido de la necesidad histórica de la liberación. Chávez, Lula, Lugo, están gravemente enfermos para contento

diabólico de las oligarquías ligadas al interés transnacional. Mientras el

capitalismo en crisis sigue haciendo estragos bélicos de destrucción masiva y

planetaria.

Dios libere de los males que

aquejan la salud de los líderes con ansias de liberar el Continente, como lo

hizo con Fidel Castro, quién aún se esfuerza por guiar a la humanidad en el

cuidado del ser humano como tal y el planeta. Una tarea de todos a no dudarlo.

Víctor

Flores Álvarez

Sucre-08-Agosto-2011

[1] Albert

Eintein: “Teoría de la Relatividad”, Traducido por Walter Pérez Terrel:

Profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima. Perú, Servicios

Gráficos y Publicitarios San Marcos S.A.