Yacuiba, Cañón Escondido y Buenos Aires (ABI, TELAM y ULAN).- El gas de Bolivia comenzó a fluir hacia Argentina a las 18:28 horas del jueves, luego que los Presidentes Cristina Fernández y Evo Morales autorizaran en Buenos Aires la apertura de la válvula del nuevo Gasoducto de Integración Juana Azurduy (GIJA).

El GIJA de 48 kilómetros de extensión entre el departamento de Tarija y la provincia argentina de Salta comenzó a operar apenas ambos Presidentes autorizaran al titular de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Carlos Villegas y al secretario de Energía de Argentina Daniel Cameron que giren la válvula del caño dotado de una capacidad de llenado de 27 millones de metros cúbicos (MMC) de gas natural.

“Damos por autorizado este nuevo gasoducto”, afirmó exultante el mandatario boliviano en Buenos Aires, al tiempo que, cientos de km. más al norte, en un punto subandino conocido como Cañón Escondido, cerca de la ciudad fronteriza de Yacuiba (extremo sur de Bolivia), se abría la válvula del GIJA.

El GIJA demandó una inversión de 29,5 millones de dólares; conectará con el argentino Gasoducto del Nordeste que llevará el energético a las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Salta y Santa Fe hasta recalar en la frontera con Paraguay, en el sitio de Clorinda.

El GIJA es el tercero de los gasoductos de continuidad internacional que parte en Bolivia y posiciona al país andino amazónico como líder energético en Sudamérica con una proyección de exportación de gas natural de hasta 60 millones de metros cúbicos por día en los próximos años.

Bolivia exportó gas a Argentina entre 1970 y 1998 por 4.000 millones de dólares. Dueña del segundo acopio más importante de Sudamérica, casi 20 trillones de pies cúbicos de gas, Bolivia exporta a Argentina desde 2004 un promedio de 7,7 MMC y a Brasil, desde 1999, volúmenes progresivos hasta 31 MMC día. Merced a la capacidad de llenado del GIJA, Bolivia exportará a Argentina hasta 11,3 MMC.

Bolivia se comprometió a enviar a Argentina un volumen diario de 27 MMC hasta 2015. Morales honró el procedimiento primario de la adenda que suscribió en mayo de 2010 con Fernández para ampliar el suministro, y dijo que aún quedan pendientes otros compromisos entre La Paz y Buenos Aires, tales como la construcción de plantas separadoras de líquidos y labores conjuntas de exploración de gas y petróleo en Bolivia.

La mandataria argentina destacó el cumplimiento de los acuerdos energéticos boliviano argentinos y también las bondades técnicas del caño. “Aquí estamos dando cumplimiento a la adenda que firmamos el año 2010 por el cual comenzamos este gasoducto de 48 km de extensión que ingresa desde la provincia boliviana de Tarija y que llega hasta Campó Durán, Salta”, destacó la jefa de Estado.

Dijo que el ducto inyectará desde mañana, viernes, 7,7 MMC adicionales de gas boliviano al día y que formará parte del mega proyecto energético que implica el Gasoducto del Nordeste.

El GIJA responde a “una visión estratégica hasta el año 2026, en lo que podamos completar la totalidad del transporte del caño que va a llegar a 27 millones de metros cúbicos de gas. Sin este gasoducto que demandó a ambos países 179 millones de pesos (argentinos, casi 30 millones de dólares) es imposible construir el otro gasoducto que también está en esa adenda y que es el Gasoducto del Nordeste argentino”, significó.

Evo doctor Honoris Causa

El Presidente Morales recibió el título de doctor Honoris Causa en la Universidad Nacional de Córdoba. La rectora de la Universidad Carolina Scotto resaltó la personalidad del visitante y comentó que “seríamos simplemente ignorantes si creyéramos que una distinción como esta pudiera recaer sólo en manos de figuras académicas”.

“Pero seríamos además prejuiciosos si como universitarios nos creyéramos protagonistas excluyentes o actores principales de los procesos y los esfuerzos que nos permitan a todos conseguir una vida mejor, una vida más justa”, acotó Scotto.

Remarcó que “ninguno de nosotros, querido presidente, quiere ser ignorante y prejuicioso, porque ninguno de nosotros puede ni quiere desconocer el papel trascendente y ejemplar de tu militancia social, de tu acción política, del testimonio de tu vida puesto a favor del desarrollo y la emancipación de tu pueblo” y de Latinoamérica.

La rectora recordó palabras del Vicepresidente Alvaro García Linera, cuando dijo que “Evo simboliza el quiebre de un imaginario, el imaginario asociado a la subalternidad y a la marginación de los indígenas”. “Un quiebre -continuó- que tuvo que esperar muchas luchas y muchas vidas, mucho sufrimiento, para encontrar por fin un cauce democrático y un líder capaz de configurar otro imaginario”.

El acto en su homenaje, Morales hizo un largo repaso de la historia de lucha del pueblo de Bolivia contra imperialismos y políticas neoliberales y de la defensa de las riquezas de su tierra. Recordó también su propia vida, de pobreza y privaciones, oportunidad en la que destacó que “la lucha sindical, para mí, ha sido una gran escuela”.