(ABI).- Más de un millón de bolivianos salieron de la extrema pobreza entre 2007 y 2009, destacó el jefe de misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) Gabriel Lopetegui, y atribuyó este logro a las políticas sociales instrumentadas por la administración del Presidente Evo Morales.

Hasta antes de 2007, “el 37% de la población en Bolivia vivía con menos de un dólar por día y ese indicador ha bajado en 2009 a 26%. Es un muy bueno “, afirmó durante un seminario informativo dictado el martes en La Paz.

Lopetegui significó que 11% de la población de Bolivia, de 10 millones de habitantes, es decir 1,1 millones, abandonó la línea de extrema pobreza en ese lapso, en que el gobierno boliviano legisló el pago de rentas vitalicias, de entre 1.800 y 2.400 bolivianos año a la población mayor de 60 años, que engloba a 800.000 adultos.

Lo mismo, el pago de 200 bolivianos año per cápita a 1,6 millones de estudiantes entre el primero y octavo grado de primaria, en un resuelto intento por revertir los índices de deserción escolar en el país, donde antes de 2006 el analfabetismo y el analfabetismo funcional afectaban a 27 de cada 100 bolivianos y donde 1 de cada 2 bachilleres no comprendía lo que leía.

Estimado a 1996, el primero básico se repetía en promedio 13 veces y la pobreza promovía el ingreso de niños al ejército laboral. Lopetegui también representó las rentas de hasta 1.820 bolivianos para mujeres en estado de gravidez y madres puerperales hasta que sus hijos cumplan 2 años con que la administración Morales combate los índices de morbo morbilidades de madres gestantes y niños hasta 5 años por enfermedades prevenibles.

“Creemos nosotros en gran medida (que la reducción de la pobreza extrema se debe) a las políticas de transferencias que se han ido instrumentando en los últimos años (tales como), Renta Dignidad, Bono Juancito Pinto, Plan Juana Azurduy”, remarcó el funcionario internacional.

Lopetegui, que consideró un gran avance la reducción de la pobreza entre 2007 y 2009 en Bolivia, instó a que “el desafío es continuar en esta vía, en esta tendencia” para agudizar aún más la lucha boliviana contra la pobreza en un país en que, hacia 2004, siete de cada 10 vía bajo la línea de pobreza y tres de aquéllos en condiciones de indigencia.

La pobreza extrema en Latinoamérica afecta al 8% de su población. En términos comparativos, Bolivia, cuyos desempeños en esta asignatura no han sido aún mesurados en el lapso 2010 y lo que va de 2011, tiene terreno aún por recorrer, afirmó el Jefe de Misión del FMI en Bolivia.

“Nosotros comparamos con Latinoamérica y vemos que Bolivia tiene mucho por progresar”, afirmó al respaldar, de manera tácita la política social instrumentada por el gobierno de Morales desde 2006.

“Instrumentación de políticas sociales es importante y para atender necesidades básicas, para atender salud y para atender educación que es, claramente, uno de los elementos más importantes para abandonar la pobreza, tener una población educada”, apuntó por último.

Pese a los avances, 26 de cada 100 bolivianos sobreviven aún con menos de un dólar al día.

Siempre de acuerdo con estimaciones del FMI y organismos de financiamiento multilateral, la cifra de personas en el planeta que subsistan con menos de un dólar diario se alzará apenas por encima de 880 millones en 2015, más de 500 millones de personas menos que en 2005 y 900 millones menos que en 1990.