(ABI).- El Presidente Evo Morales puso en marcha la “cuarta gran reforma” de la historia judicial de Bolivia, influida en 186 años por los códigos napoleónicos, el derecho hispanoamericano y retazos de legislación anglosajona, y ahora sostenida por una doctrina aterrizada en lo nacional. El objetivo es que las nuevas normas que pongan en ejecución plena la Carta Magna ya no sean “productos ni copias del extranjero”.

El gobierno, autoridades judiciales y legislativas decidieron conformar el jueves una comisión interinstitucional para elaborar nuevos códigos, normas y procedimientos para la implementación y aplicación plena de la nueva Constitución Política del Estado, votada por primera vez en las urnas y aprobada por el 63% de los votos en febrero de 2009.

La comisión fue decidida en una reunión que se cumplió en Palacio de Gobierno entre el Presidente Morales, el presidente de la Asamblea Legislativa Álvaro García Linera, los presidentes de las cámaras de senadores y diputados René Martínez y Héctor Arce, respetivamente, y los presidentes de la Corte Suprema de Justicia Jorge von Borries, del Tribunal Constitucional Juan Lanchipa y del Tribunal Agroambiental Iván Gantieri.

“Estamos en otros tiempos, tenemos una nueva Constitución, es una nueva sociedad y en esta etapa de implementación de la nueva Constitución necesitamos normas en todos los sectores, sociales, políticas, como en la justicia boliviana”, señaló el Jefe de Estado al concluir la reunión de alto nivel y aseguró que “felizmente en esa reunión se ha llegado a la conclusión de conformar una comisión para elaborar los nuevos códigos de justicia”.

La tarea de la comisión interinstitucional será elaborar, en el área penal, el nuevo Código Penal, el Código de Procedimiento Penal, la Ley del Ministerio Público y la Ley de Ejecución Penal. En el área civil, el Código Civil, el Código de Familia, el Código Niño, Niña, Adolescente y el Código de Procedimiento Civil. En el área constitucional, la Ley de Procedimiento Constitucional y en área agroambiental, la Ley de Procedimientos Agroambientales, entre otros.

“Es importante adecuar los procedimientos para permitir que las nuevas autoridades electas con el voto, dicten nuevas normas, nuevos procedimientos”, remarcó el Jefe de Estado al asegurar que fundamentalmente ese trabajo debe ser para descolonizar la justicia.

Morales recordó lo que sucedía en el pasado, donde aseguró se aprobaban normas impuestas, “que venían de arriba y desde afuera”, al rememorar una de sus experiencias cuando se aprobó la Ley 1008, del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, documento que le entregaron en inglés. En esa dirección, dijo que los parlamentarios de esa época, 2006-2007, no debatieron ese proyecto y sólo se concretaron a traducir el documento para su aprobación.

“Mi gran sueño es que con la elección de las nuevas autoridades (judiciales) y las nuevas normas, seamos referentes mundiales de una nueva justicia, porque hay una nueva sociedad, nuevas necesidades, nuevos problemas, como el tema de los derechos de la Madre Tierra”, reflexionó.

Por su parte, el presidente de la Corte Suprema de Justicia Jorge von Borries dijo que son necesarias nuevas leyes para poner en ejecución la nueva Constitución Política del Estado y remarcó el compromiso para trabajar en esa tarea. Coincidió en que las nuevas normas ya no deben ser “productos ni copias del extranjero” y ratificó la necesidad de una transformación para poner en ejecución plena la Carta Magna.

“El Presidente nos ha citado para contribuir a la realización de esa nueva normativa, nueva normativa que debe comenzar esencialmente por los códigos procesales para poder diseñar un nuevo Órgano Judicial”, argumentó Von Borries.