Señor Sebastian Piñera E., de nuestra consideración: El WALLMAPU FUTA TRAWÚN se dirige a Ud. con motivo del 21 de Mayo 2011 en su discurso presidencial de evaluación anual y propuesta legislativa para el país. Al respecto queremos manifestarle nuestra preocupación en relación a la situación de la demanda de nuestros pueblos Originarios para que se considere en su propuesta como gobierno lo que a continuación detallamos.

Introducción

Somos una nación que vive en este lugar de la madre tierra desde tiempos inmemoriales. Pertenecemos a la naturaleza y no ella a nosotros. Por eso nos duele mucho la depredación que este actual sistema de pensamiento foráneo anti naturaleza realiza en lo que nuestra nación ha cuidado a través de los tiempos.

Nuestro Pueblo Mapuche históricamente ha ocupado un vasto territorio, definido como Wallmapu o Nación Mapuche en el sur del continente que originalmente abarca gran parte de los actuales países Argentina y Chile. En el territorio y de acuerdo a nuestra cosmovisión históricamente encontramos cuatro grandes regiones mapuche o Meliwitranmapu. Hasta la llegada europea a nuestros territorios constituíamos un pueblo libre, autónomo e independiente. Con una base territorial, espiritual y una estructura política, económica y sociocultural propia.

Con la llegada europea comienza un proceso de invasión y usurpación hacia nuestros territorios cuyo objetivo era el genocidio y exterminio de nuestro pueblo con todo nuestro patrimonio ancestral. Debido a esta situación nuestro pueblo se organiza para la defensa del territorio y todas las formas de vida naturales aquí existentes (Itrofilmongén) desde tiempos inmemoriales.

Comienza la guerra contra el ejército de la corona española que pretende invadir el Wallmapu. Esta guerra fue desigual debido a que el armamento con que los invasores contaban causaba más muertes. Sin embargo lo anterior no fue suficiente para doblegar la estrategia y destreza de nuestro pueblo por lo que la corona española se ve obligada a firmar tratados y parlamentos de paz y demarcación de fronteras con nuestros antepasados, ante la posibilidad real que fueran expulsados completamente del Wallmapu, con todo lo que eso significaba para la invasión del continente que se venia realizando.

El primero de un total de 28 de estos parlamentos, ocurre el 6 de enero de 1641 y se denomina Parlamento de Quillín. Este establece la autonomía e independencia de nuestro pueblo nación Mapuche al sur del río Biobio y el respeto a esta frontera, entre otros acuerdos contemplados en dicho parlamento. Con este Tratado firmado por nuestros ancestros se pierde una extensa parte del territorio ancestral y al mismo tiempo se reconoce la existencia de la corona española al norte del río Biobio.

Esta forma de negociación fue mantenida entre los siglos XVII y XIX con la Corona Española. Los tratados y Parlamentos hablaban de Alianzas. Eso significaba que cuando una de las sociedades firmantes se encontraba en peligro, la otra debía acudir en su ayuda. Tras el proceso de independencia se forman las repúblicas de Argentina y Chile y los tratados continúan respetándose.

En 1819 el Director Supremo de Chile Bernardo O’Higgins continúa reconociendo la independencia de nuestra nación al sur del Biobio. Esto se desprende de la carta a los pueblos del sud, publicada y enviada a nuestros ancestros el 13 de marzo de 1819 y que en uno de sus párrafos dice textualmente: ”os habla el jefe de un pueblo libre y soberano, que reconoce vuestra independencia, y está a punto a ratificar este reconocimiento por un acto público y solemne, firmando al mismo tiempo la gran Carta de nuestra alianza para presentarla al mundo como el muro inexpugnable de la libertad de nuestros Estados”.

Este reconocimiento se llevo a cabo 6 años mas tarde bajo el gobierno de Ramón Freire llamado “Tratado de Tapihue” y que fue firmado el 7 de enero del año 1825. Dicho tratado fue consecuencia de la ley inderogable del 27 de octubre de 1823 y que facultó al Director supremo Ramón Freire a celebrar un Parlamento General con los “indígenas de ultra Biobio” (nuestro pueblo Mapuche) para fijar la frontera sur de Chile y redención de familias prisioneras. De aquí se desprende un explícito reconocimiento de soberanía realizado unilateralmente por Chile y que de acuerdo al derecho internacional de aquel momento y ahora es inderogable. Ambos documentos se denominan además Ius Cogens o norma perentoria de rango superior a toda legislación interna de Chile, sean estas constituciones u otras.

El tratado de Tapihue en algunos de sus puntos señala:

Artículo 18. Los Gobernadores o Caciques desde la ratificación de estos tratados no permitirán que ningún chileno exista en los terrenos de su dominio por convenir así al mejor establecimiento de la paz y unión, seguridad general y particular de estos nuevos hermanos.

Articulo 19. Haciendo memoria de los robos escandalosos que antiguamente se hacían de una y otra parte, queda desde luego establecido, que el chileno que pase a robar a la tierra; y sea aprendido, será castigado por el Cacique bajo cuya poder cayere; así como lo será con arreglo a las leyes del país el natural que se pillase en robos de este lado del Biobío, que es la línea divisoria de estos nuevos aliados hermanos.

Artículo 22. La línea divisoria no se pasará para esta, ni para aquella parte sin el respectivo pasavante (pasaporte) de quien mande el punto por donde se pase, y el que lo haga sin este requisito será castigado como infractor de la ley.

Articulo 28. El Gobierno se obliga a mantener siempre en la frontera del Sur los agasajos de costumbre para la recepción de algunos Caciques que pasan a la ciudad de Los Ángeles. A pesar que se ha interesado el comisionado en la supresión de este artículo por no gravar al Fisco, no ha sido posible por instancias del Diputado don Francisco Mariluan como antigua costumbre.

Articulo 32 Hecha la paz, y no siendo necesarios destacamentos de línea en lo interior de la tierra (territorio Mapuche), ordenará el Gobierno se retiren a incorporarse a sus respectivos regimientos.

De este instrumento de respeto entre dos sociedades se desprende que nuestra nación Mapuche es libre en el territorio que el tratado enuncia claramente. El tratado no ha sido derogado y las actuales legislaciones internacionales les dan plena validez.

Véase como ejemplo el artículo 35 del Convenio 169 de la OIT que actualmente es ley de la republica y el articulo 37 inciso 1 de la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas del mundo, que Chile apoyó en la ONU y que fue proclamada en septiembre de 2007.

Como antecedente podemos decir que este articulo de la Declaración ya ha sido aplicada por 3 países que reunían esas condiciones (los tratados): EEUU, Nueva Zelanda, Canadá y solo falta la republica de Chile.

Argentina, Chile y España ingresan a la Organización de Naciones Unidas (ONU) con los parlamentos y tratados suscrito con anterioridad, en este caso con el Pueblo Mapuche. Esta información esta en conocimiento de nuestro pueblo.

DEMANDA Y PROPUESTA AL GOBIERNO DE CHILE

EN LO INMEDIATO PROPONEMOS:

1.- La suspensión y anulación de todo el proceso de consulta. Consideramos que es una manipulación y engaño hacia nuestro pueblo mediante las mesas de dialogo que esta llevando a cabo el gobierno en nuestros territorios.

2.- La Congelación y retiro del Proyecto de ley de reconocimiento constitucional instalada en el parlamento el 1 de Abril del 2008. Por no tener la participación de los pueblos originarios de acuerdo a los estándares internacionales.

3.- Solicitamos de manera urgente la derogación del decreto ley 124, del 4 de Septiembre del año 2009, que reglamenta el Artículo 34 de la ley indígena N° 19.253, a fin de reglamentar la consulta y la participación de los pueblos indígenas. Este decreto vulnera el convenio 169 de la OIT y por tanto lo hace ilegal. De hecho ha sido objetado por la comisión de expertos de acuerdos y recomendaciones de la OIT.

4.- Exigimos el fiel cumplimiento de esta norma jurídica internacional. La norma nacional es la que debe adaptarse a la norma internacional. Considerando además que nuestro pueblo participó en la elaboración de este instrumento en la Organización Internacional del Trabajo, Organismo dependiente de las Naciones Unidas, ONU.

5.- Exigimos la asignación del presupuesto, para la plena aplicación del convenio 169 de la OIT.

6.- Ante la propuesta de “consulta” que realiza el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) respecto al próximo Censo de Población y Vivienda del 2012, exigimos que se detenga por no ser una consulta válida sino una mera encuesta. Según los principios Internacionales consagrados en el Convenio 169 y en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los pueblos Indígenas 2007, más las recomendaciones dadas por el relator, James Anaya. señalamos que:

a) La consulta propuesta por el INE -regulada por el Decreto 124- no es una consulta válida, por tanto todos los actos que se adopten son nulos. Recabar opiniones de los pueblos indígenas por vías indirectas (como por ejemplo a través del envío de comunicaciones por escrito), aunque puede ser un medio complementario, no es un procedimiento valido para el diálogo, con miras a llegar a un acuerdo, como establece el Convenio y las normas internacionales.

b) No ha sido un proceso previo e informado, de buena fe, con procedimientos confiables para ambas partes, donde hayan sido participes instituciones realmente representativas de los pueblos indígenas.

c) El INE ha propuesto un mecanismo de “consulta- inconsulto”, en que se analizarán técnicamente todas las “propuestas” resultantes de las organizaciones y comunidades que tengan personalidad jurídica vigente ante CONADI. Seguidamente las propuestas se sistematizarán, en un documento cuyo contenido, permitirá acogerlas o rechazarlas fundadamente. Lo cual no da lugar a un proceso de dialogo, impidiendo ejercer el derecho a la participación efectiva de los pueblos indígenas en la adopción de decisiones censales sobre pueblos originarios.

d) La “propuesta” de pregunta sobre los indígenas que plantea el INE, va en la dirección de un ETNOCIDIO ESTADÍSTICO, pues lo que pretende realizar –en principio- es sectorizar al pueblo mapuche (en pueblo pewenche, pueblo lafkenche, pueblo pikunche, pueblo williche, etc) y así reducirlo a minoría estadística y camino al genocidio realizado por la republica de Chile. Esta propuesta expresa una profunda ignorancia respecto de nuestro pueblo Mapuche.

Todo esto tendrá efectos en las políticas publicas del Estado, agravando aún más, lo ocurrido en los dos censos anteriores, en que desaparecieron alrededor de 300.000, mapuche. Por lo tanto, exigimos al ejecutivo detener este proceso de “consulta” irregular e ilegal, que no cumple con los estándares internacionales mínimos.

7.- El Estado Chileno se comprometió a través de la ley Indígena 19.253, Art. 20 letra b) para restituir las tierras a las comunidades de acuerdo al titulo de merced como perdida territorial al pueblo mapuche. En este gobierno no se esta cumpliendo esta ley, produciendo un profundo retroceso en las políticas indígenas estatales.

8.- Exigimos la aplicación y cumplimiento de la ley aprobada en el parlamento sobre el borde costero Nº 20.249, conocida como ley Lafkenche.

9.- Desmentimos las declaraciones emitidas por la vocera de gobierno Ena Von Baer cuando manifiesta que el gobierno a cumplido con todos los acuerdo pactado con los presos político mapuche encarcelados y en huelga de hambres por más 2 meses. Incluso esto fue desmentido por la iglesia católica que jugó un rol de garante dentro de la negociación. Y la ley antiterrorista se sigue aplicando a nuestro pueblo lo que incluso fue rechazado por el actual presidente de la corte suprema de Chile Milton Juica.

10.- El gobierno no esta cumpliendo con las leyes que benefician a los pueblos indígenas. Prueba de ello es la judicialización, criminalización, exclusión e indefensión jurídica ha que nos vemos sometidos por el Estado Chileno a través de sus instituciones como el ministerio publico que se encarga de perseguir y encarcelar a nuestra gente por nuestra justa demanda de tierras y territorios.

Recordemos que el Tribunal Constitucional de Chile en su sentencia Rol 309, del 20 de agosto de 2000, determinó que la obligación de consultar a los pueblos indígenas establecida en el Artículo 6 del Convenio 169 de la OIT, es una norma auto ejecutable y que modifica tácitamente a la Ley Orgánica Constitucional del Congreso Nacional Nº 18.918. Cuando los parlamentarios votaron el Convenio 169 sabían perfectamente que con ese acto estaban reformando la ley Orgánica del Congreso. A su vez el Relator Especial de Naciones Unidas, James Anaya en su Informe de recomendaciones a Chile, presentado en Septiembre de 2009, dedicó un párrafo específico a la obligación del Senado y Cámara de Diputados de realizar un proceso de consulta del proyecto de Reforma Constitucional sobre “reconocimiento” de los pueblos indígenas y sus Derechos.

Párrafo 17: “Aparte del proceso implementado por MIDEPLAN y CONADI, corresponde al mismo Congreso el deber de consultar con los pueblos indígenas del país el proyecto de reforma constitucional en materia indígena”. Por tanto, es deber del Congreso realizar la Consulta de proyectos de ley susceptibles de afectar positiva o negativamente a los pueblos indígenas, independientemente de lo que pueda obrar el ejecutivo.

11.- Proponemos al Estado chileno una Gran Reunión General en donde participen todas las Autoridades Ancestrales: Machis, Lonkos, Ñempin, Kumche, Weupifes, Werkenes de comunidades mapuche y Dirigentes de organizaciones representativas de nuestra Wallmapu.

Este gran evento debería en conjunto acordar en el marco del respeto reciproco de ambas sociedades la creación de políticas que resuelvan este conflicto histórico entre el estado chileno y los pueblos originarios.

Recordemos que nuestra sociedad funcionaba y se desarrollaba de acuerdo a patrones culturales propios, en armonía y equilibrio con la madre naturaleza y el cosmos (mapu). A pesar de la sistemática negación hoy nos encontramos planteando un proceso de liberación y reconstrucción política, social y territorial, que revela nuestra disposición de controlar nuestro futuro.

Frente a esta armonía de la madre tierra y nuestro ser Mapuche, es que reiteramos nuestro rechazo a la aprobación de los mega proyectos que atentan a nuestro territorio. Entre ellos el proyecto Hidroaysen, la construcción del nuevo aeropuerto de Maquehue, Mineras, Celco y plantas de celulosas, que producirán serios daños y gravámenes sobre nuestra tierra.

Esto es lo que hemos acordado y planteado en los trawunes que hemos sostenido en nuestra Wallmapu.

Fraternalmente:

Coordinadores Nacionales Comisión Wallmapu Futa Trawun. Juana Calfunao- Lonko Comunidad Juan Paillaléf; Adolfo Millabur- Identidad Territorial Lafkenche; Jose Santo Millao- Organización Ad Mapu; Eduardo Cayupe- Union de comunidades de Lumaco; Antonio Cadin- Werkén Comunidad Juan Paillaléf; Eliana Quilaqueo- Mapuche lof Temuko; Miguel Catriláf- Comunidad Panguipulli; Domingo Marileo- Asamblea Mapuche de izquierda; María Caullán- Mapuche log santiago.