Caracas, (TRIBUNA POPULAR TP).-Este primero de mayo se avecina una importante oportunidad para que la clase obrera y el pueblo trabajador se expresen de manera independiente y clasista. Por ello, es vital escribir sobre las reivindicaciones que palpitan en el seno de las y los trabajadores. Sin embargo, las reivindicaciones a exigir dependen de la fuerza y cohesión como clase. ¿Qué es una lucha económica y una reivindicación sindical? ¿Perspectivas políticas?

Una serie de charlatanes disfrazados de zurditos se esmeran en denigrar de manera dogmática y adialéctica las luchas económicas de la clase obrera. La batalla por aumentos salariales o mejoras en las condiciones de trabajo, es llamada lucha económica. Así, reivindicaciones como bonos alimenticios, seguro médico etc. son expresiones de una lucha económica, ajustada al marco legal del sistema capitalista. Incluso luchas por libertad sindical, fuero sindical etc. también son luchas de carácter reivindicativo que no cuestionan la opresión capitalista, ni plantea mucho menos su superación.

Partiendo de esa base, un papanatas autotitulado socialista (término vulgarizado en la actualidad) podría expresar que esas reivindicaciones económicas de nada sirven porque no atacan al sistema y por ende, debemos abandonarla. ¿Tiene razón?

Decía Engels, los comunistas son los primeros en las luchas por reivindicaciones puntuales de la clase obrera. Marx alegaba que los comunistas deben ser los más ardorosos luchadores por los derechos sociales, laborales y políticos de la clase obrera. Es decir, que el deber de todo marxista, es luchar hombro a hombro con la clase obrera, defendiendo sus planteamientos y dando la cara en la lucha para las mejoras en la condición de trabajo. Claro, lo ideal y necesario es elevar el nivel de conciencia de la clase obrera para que su lucha dé el salto cualitativo y pase de la exigencia económica a la organización por el control político. Esa es nuestra labor.

Así las cosas, la lucha reivindicativa funge como la plataforma inicial de batalla por los derechos esenciales de la clase obrera, que todo comunista debe apoyar. Allí, la lucha del comunista es por realizar las acciones de formación, debate y organización, que eleven la conciencia sindical (reivindicativa) hasta la conciencia política que plantee claramente la necesidad de organizarse como clase obrera en un Partido y la construcción de la sociedad socialista.

Reivindicaciones actuales, salarios y el monstruo inflacionario

Lo primero al abordar el tema de salarios, es comprender que el aumento salarial recibido en el 1º de marzo de 2010 (10%) y el aumento del 1º de mayo de 2010 de (15%) sólo sirvió para recuperar parte el poder adquisitivo perdido en el año 2009.

Según datos oficiales del Banco Central de Venezuela, en dos años el índice nacional de precios al consumidor (INPC) ha registrado un aumento de 60,47%. Es decir, los precios de la canasta de bienes y servicios (305) más importantes en el consumo del ciudadano, se han elevado en más de 60%. Así, hemos de notar que el incremento del INPC de 60,47%, disminuyó en un porcentaje similar nuestro salario.

Por todo ello, el aumento de sueldos y salarios debe rondar entre el 40% y el 60% para recuperar la pérdida sufrida.

Otras medidas puntuales que reivindican los derechos de la clase trabajadora:

1. Reducir la Jornada de trabajo a 6 horas. Reducción drástica del IVA. Introducir el impuesto al lujo y aumentar el impuesto sobre la renta a las personas jurídicas.

2. Construir una central de importaciones e instaurar el precio máximo de venta al público (PMVP). Derogar la neoliberal Ley Orgánica del Trabajo. Derogar los acuerdos para evitar la doble tributación y salirse del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones).

Sólo la clase trabajadora con las armas del socialismo científico, puede acabar de enterrar la prehistoria del ser humano, la última pesadilla de los tiempos: el capitalismo.

* Coordinador de Formación de la Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM).