La Habana, San Salvador, Dominicana, Montevideo, Caracas y Seúl (PL).- Al margen de la reciente alza adicional del precio del petróleo por los sucesos del Medio Oriente, todos los indicadores de precios se han disparado, reforzando esa tendencia. Así lo confirman el informe del libro beige de la Reserva Federal (FED/Banco Central de Estados Unidos), el último dato del indicador de precios mundiales de alimentos de la FAO y declaraciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Se destacan las opiniones del presidente de la FED de New York William Dudley, quien de hecho acaba de reconocer la existencia o convivencia y confrontación en EE.UU., tanto de las tendencias deflacionarias, como de las presiones inflacionarias o sea: deflación con inflación. Dijo que el rol prominente que tienen las presiones en los precios sobre la economía ha despertado algunos temores sobre un retorno de la estanflación, es decir, una alta inflación acompañada de crecimiento débil.

Es poco probable que la economía crezca lo suficiente para cambiar el curso de la política económica en los próximos meses, si bien los crecientes precios de los bienes básicos justifican una mayor vigilancia en el frente inflacionario, agregó Dudley. “La inflación básica se está estabilizando”, agregó y precisó que “la capacidad ociosa en nuestra economía aún es muy grande, y esto seguirá siendo un factor que presiona a la baja los precios”.

La inflación básica o subyacente excluye de la inflación general los componentes energía y alimentos, que tienden a ser volátiles, por lo que es una medición más objetiva, utilizada por la FED para valorar los cambios en la política monetaria. Advirtió Dudley que los precios están aumentando rápidamente y que algunas de estas presiones podrían elevar la inflación básica.

Pero consideró también que sería poco prudente que la FED reaccionara en exceso ante las recientes presiones sobre los precios de los bienes básicos, ya que es probable que parte de esas alzas sean temporales.

Por su parte, el libro beige, un resumen de la actividad económica preparado para ser utilizado el 15 de marzo durante la próxima reunión de política monetaria de la FED, examinó las condiciones económicas en sus 12 regiones sobre la base de la información obtenida hasta el 18 de febrero.

“Los informes de los 12 distritos de la Reserva Federal sugirieron que la actividad económica general continúo expandiéndose en enero e inicios de febrero a un ritmo entre modesto y moderado”, según el informe. Agregó que los costos aumentaron para las empresas manufactureras y minoristas en la mayoría de las áreas de Estados Unidos.

“Las empresas manufactureras en muchos distritos expresaron que estaban trasladando los mayores costos de los insumos a los clientes o que planeaban hacerlo en un futuro cercano”, señaló el informe. “Las firmas minoristas en algunos distritos mencionaron que habían implementado incrementos de precios o que esperaban tomar esa medida en los próximos meses”.

En tanto, el presidente de la Reserva Federal de Richmond Jeffrey Lacker admitió que eventualmente, los precios del petróleo podrían afectar los de las producciones, que tendrían un efecto de filtración hacia el consumidor y podrían detonar una inflación básica, lo que presentaría desafíos para la recuperación.

Mientras, el índice sobre los precios mundiales de los alimentos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU (FAO), subió a un nuevo récord en febrero, por encima de las cifras de 2008, cuando los elevados costos de los alimentos generaron revueltas en varios países.

El índice, que mide los cambios mensuales de los precios de una cesta alimentaria compuesta de cereales, oleaginosas, lácteos, carne y azúcar, tuvo una media de 236 puntos en febrero, el récord en términos reales y nominales, y un 2,2 por ciento por encima del récord de enero, creciendo por octavo mes consecutivo. La FAO dijo en un comunicado que esperaba una situación más ajustada en el equilibrio entre la oferta y la demanda mundial de cereales en 2010-11.

“A la vista de la creciente demanda y del declive en la producción mundial de cereales en 2010, se espera que las existencias mundiales de cereales este año caigan de forma drástica por el declive en los inventarios de trigo y granos gruesos”, dijo el organismo.

El economista Andrew Burns, del Banco Mundial, aseguró que el alza en los precios del petróleo podría frenar el crecimiento económico de los países en desarrollo entre 0,2 y 0,4 puntos porcentuales si permanecen en los elevados niveles por un año o más. Luego, para no crear alarma añadió que el alza en los precios globales del petróleo de 15 a 20 dólares el barril desde diciembre era una preocupación pero no un “evento calamitoso” para las economías en desarrollo, que están creciendo alrededor del seis por ciento o más.

Pero advirtió que el “el BM el mes último informó que unos 44 millones de personas fueron impulsados hacia la extrema pobreza desde junio pasado, en momentos en que los precios de los alimentos han trepado hacia niveles vistos en el 2008.”

A su vez, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn dijo que los altos precios del crudo podrían dañar el crecimiento global de la economía. “Estoy preocupado pues es algo que puede tener efecto (en el crecimiento) si tiene una larga duración”, dijo Strauss-Kahn en una conferencia de prensa en Ciudad de Panamá. Sin embargo, luego insistió en que “el alto precio del crudo no está afectando a la economía mundial actualmente”.

Pero todos los indicadores sobre inflación en el mundo se están disparando, especialmente los precios de las materias primas básicas, que empujaron las mediciones de los precios de la producción industrial en el índice oficial de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés).

La excepción fue China, que registró una ligera disminución en la tendencia alcista, debido a las medidas aplicadas para contener las presiones inflacionarias y que a su vez están ayudando a contener el alza de los precios globalmente. Es de significar que las cifras recientemente publicadas corresponden a fechas anteriores al inicio de la inestabilidad registrada en los últimos meses en Egipto, Túnez, Yemen y Libia.

Por tanto el aumento de los precios del petróleo aún no había influido en los indicadores, lo que demuestra el origen estructural y fundamental de la tendencia alcista de las presiones inflacionarias.

* Periodista, jurista, fue diplomático y miembro de la Comisión Económica de la Asamblea General de la ONU y colabora con Prensa Latina.

*****

La inflación en Latinoamérica

Bolivia registró una inflación de 1,66% en febrero de 2011, debido principalmente al aumento de precios de los alimentos, mientras que la inflación acumulada de los últimos 12 meses fue de 2,97%, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE). Entre enero de 2010 y enero de 2011 los precios de los alimentos aumentaron 37,2% en Venezuela, 14% en Bolivia, 12,3% en Paraguay y 10,4% en Brasil.

Hace una semana aumentó en 5% el valor de la carne vacuna en Uruguay, el cuarto aumento en el año, y presenta ahora un acumulado de casi 25 unidades porcentuales en 2011. La misma situación alcista alcanzó al pollo, que incrementó 10 por ciento su valor y para esta semana está previsto sumar un guarismo similar. La poca oferta de ganado a los mataderos y mayores costos de los cereales para las aves son algunos de los argumentos esgrimidos para incrementar los valores de ambas carnes.

En las últimas semanas el pescado fresco en los mostradores al público también subió en promedio de 10 unidades porcentuales, y está anunciado un ajuste de los valores al alza. El monto de los combustibles en Uruguay, por otra parte, remontó un 9,7 por ciento como promedio desde el 3 de marzo, cuando el pasado mes de febrero sufrió una escalada del 6,5 por ciento. Al cierre de febrero también trepó el valor de los boletos del transporte público urbano, suburbano e interdepartamental, así como el precio del traslado en vehículos escolares.

En Panamá, el costo de la vida aumentó en enero de este año al arrastrar incrementos de precios constantes de 2010. La Contraloría General señaló que se incrementaron los costos para remodelar, decorar y dar mantenimiento a hogares en enero de 2011 a diferencia de igual periodo de 2010. En ese ítem el alza de los precios fue de 4,2 por ciento, en especial en muebles, accesorios decorativos, electrodomésticos, cristalería, vajillas, herramientas, artículos textiles y equipos para el hogar.

Respecto a los vehículos, el incremento fue de 7,3 por ciento que incluye la compra de nuevas unidades, mantenimiento, combustible, servicio de seguro, entre otros gastos. También aumentaron en 2,1 por ciento los alquileres de viviendas y locales, la reparación, el combustible para el hogar y los servicios residenciales como el agua, la luz, el teléfono y el gas, y prestaciones como la Tv por cable. Factores como la inflación importada, aumento en la mano de obra calificada y el incremento del ITBM (similar al valor agregado) que el año pasado subió del 5,0 al 7,0 por ciento, han sido los de mayor incidencia en el incremento de la carestía de la vida en el istmo.

El 8 de marzo, los precios de referencia de los combustibles en El Salvador registraron un alza de 11 a 15 centavos de dólar. Las gasolinas subirán 15 centavos en las tres regiones del país, donde el galón (3,78 litros) de la regular superará los cuatro dólares con un máximo de 4,11 en el este. La especial alcanzará los 4,23 dólares por unidad en las zonas central y occidental y 4,27 en la oriental. El diesel trepará 11 centavos en el centro y el este, y 12 en el oriente, donde alcanzará los cuatro dólares, cuatro y tres centavos más que en las otras regiones.

La Dirección General de Estadísticas y Censos de El Salvador informó que el índice de precios al consumidor se elevó en enero en 2,3 por ciento. La institución, a modo de comparación, recordó que en igual mes de 2010, ese indicador fue de 0,8 por ciento. Señaló como causas del incremento factores externos como las alzas de los precios de los combustibles, la gran demanda de alimentos y el descenso de la producción de estos a causa de desastres naturales, entre otros.

La dependencia apuntó que una familia del área urbana gastó en diciembre último en su alimentación 184,94 dólares estadounidenses -moneda de curso legal en el país- frente a 166,05 en enero de 2010. En ese período, los gastos de los hogares rurales pasaron de 114,79 dólares a 121,21.

En República Dominicana, las gasolineras están en ebullición con nuevas alzas que aconsejan un mayor ahorro del petróleo y sus derivados. Un boletín del Ministerio de Industria y Comercio precisa que el gobierno hace esfuerzos para no traspasar el incremento real a la población dominicana, pero las significativas alzas obligan a reajustar los precios.

El petróleo sigue alcanzado precios máximos que no se registraban desde el 2008 como consecuencia de la crisis de Libia. En tal sentido, desde el 5 y hasta el 11 de marzo, la gasolina premium -de alto octanaje- y la regular, se venderán a 5.43 dólares estadounidenses, y 5.14 el galón, respectivamente. El gasoil regular costará 4.73 dólares y el premium se expenderá a 4.88. El galón de combustible de avión o avtur se venderá 4.08 dólares y el galón de Kerosene costará 4.65. El fuel oíl costará 3.51 por galón. El Gas Licuado de Petróleo (GLP) se venderá a 2.69 dólares por galón. El Gas Natural (GNL – GNC) costará 0.57 por metro cúbico.

Por otra parte, el barril de crudo venezolano cerró esta semana en 97,51 dólares, el precio más alto en dos años y medio, informó el Ministerio de Energía y Petróleo (Menpet). Respecto al reporte del viernes último, el costo del llamado oro negro aumentó 6,40 dólares, como resultado de las tensiones geopolíticas en Libia y el Medio Oriente. También incidieron en el alza la mejora de algunos indicadores económicos de Estados Unidos y el inesperado drenaje en los inventarios comerciales de crudo de ese país, precisó el Menpet en un comunicado.

En lo que va de año, el promedio de los precios ascendió a 87,29 dólares, muy superior al 72,69 de 2010 y el 57,01 de 2009. Para el titular de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, un precio justo del barril rondaría los 100 dólares, en un mercado fuertemente impactado por prácticas especulativas.

En Surcorea, los precios de los alimentos registraron en enero un alza interanual de 11,6 por ciento, la tasa más elevada entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El incremento fue mucho mayor que el crecimiento promedio de 2,6 por ciento en ese grupo de 34 naciones, incluidas las más desarrolladas. Segundo en la relación aparece Estonia, con un aumento del 11,4 por ciento, seguido por Grecia (7,2), Turquía (7,1), Gran Bretaña (6,3) y Eslovaquia (6,2).

También en enero los precios al consumidor en Surcorea subieron 4,1 por ciento respecto a igual etapa anterior, impulsados por los del petróleo y alimentos. Esa tasa clasifica como la cuarta más elevada entre los miembros de la OCDE. En el citado período, el crecimiento promedio de esos precios en el grupo fue de 2,1 por ciento.