Ojalá ese gran jugador Obama jugará para liberar el mundo, pero no es así.

Lo que aconteció en Egipto y tiene llenos de esperanza a multitud de ansiosos demócratas y socialistas, no es nada más que el juego del maravilloso jugador Barak Obama, quien en su calidad de Presidente de USA, no puede gobernar como quisiera y ha decidido deshacerse de los principales amarres que no lo dejan gobernar. Me refiero a las grandes corporaciones de los clanes sionistas, y al complejo militar industrial de USA, quienes después de la segunda guerra mundial construyeron una estructura de dominación tan poderosa, que ni siquiera el presidente de USA puede intervenir. Por lo tanto el pinocho de turno, el hábil muñeco de piel morena, quiere romper los hilos de su creador Gepeto para sentirse imperialmente humano, para sentir que no es títere, para al fin gobernar y llevar a USA al sitial imperial que desea (no se olviden que Obama es como la galleta Oreo, es decir negro por fuera y blanco por dentro). Inocentes aquellos que alguna vez pensaron en un Obama liberador del mundo… No, el Oreo Obama quiere dominar más y mejor al mundo, no quiere seguir siendo títere, quiere ser emperador con poderes plenos, para ello necesita liberarse de quienes lo dominan a él, o mejor dicho de quienes dominan a USA (recalco, los clanes sionistas dueños de corporaciones y la banca, y el gran complejo industrial militar USAseño).Descifrando los jeroglíficos de los movimientos de Obama en Egipto, Libia, etc., me atrevo a suponer en los próximos meses observaremos las reacciones de los verdaderos dueños del mundo. A nosotros simples humanos del Imperio, nos tocará observar, cómo el mundo cambia, mientras el gobernante de USA lucha por romper los hilos del gran Gepeto. Entretanto veremos crecer la nariz del colosal pinocho y sufriremos las consecuencias de esa guerra de titanes. Ahora recién comienza una lucha secreta para definir si USA controlará el mundo, o seguirá siendo controlado por las grandes corporaciones.Ojalá ese gran jugador Obama jugará para liberar el mundo, pero no es así. Sin embargo si triunfa, por lo menos tendremos un dueño visible (USA) en lugar de decenas e invisibles grandes corporaciones sionistas y militaristas. El juego comienza con tratar de complacer a todos: Por eso el permitir a las masas protestar y elegir sus nuevos manipulables gobiernos (complace al pueblo). Por ello el veto a cualquier castigo de la ONU hacia Israel (complace al sionismo). Por ese motivo está el incremento al presupuesto militar USAseño (complaciendo al complejo industrial militar). Por ello también permite el alza de los alimentos y objetos de consumo masivo en el mundo (complaciendo la especulación corporativa). Por eso los rescates gubernamentales a la crisis financiera (complace a la especulativa banca sionista). Luego, espera alcanzar la situación límite cuando el costo de vida en el mundo se incremente tanto, que las masas mundiales protesten sin importarles morir (obvio, o mueren de hambre o mueren a balazos protestando). Es en ese momento que pinocho meterá la nariz en el asunto y procurará normar, controlar y vigilar el comportamiento mundial de las poderosas corporaciones… Si lo logra, será reelegido y se habrá desligado de algunos hilos de su titiritero (no podrá desligarse completamente pues para ganar tendrá que hacer alianzas con algunas corporaciones).Se avecina una guerra secreta muy difícil de ganar para Obama. Por mi parte prefiero cambiar el refrán “más vale malo conocido que bueno por conocer” por este otro: “más vale malo por conocer que malo conocido” (no hay nada bueno en el panorama).En este momento me viene a la memoria la pregunta de caperucita roja a la abuelita lobo feroz: “¿Y por qué tienes la boca tan grande…?”.