1. Las redes del Foro del Tercer Mundo y del Foro Mundial de las Alternativas, en asociación con CODESRIA y ENDA Tercer Mundo, apoyados por Transform-Europe, Action Aid y South South Peoples’ Solidarity Network, han estado visiblemente más presentes y activas en la edición Dakar 2011, que en ediciones anteriores del FSM.

Los participación de Asia y de África presente en las mesas redondas y conferencias organizadas por las instituciones y redes involucradas y anteriormente citadas, sin duda han reunido una buena mayoría de los africanos y asiáticos que han participado del FSM Dakar 2011. Estas mesas redondas y conferencias han sido atendidas por un buen número de participantes (más de 200 de forma continua), durante cuatro jornadas ininterrumpidas (de lunes a jueves incluido), de 9 de la mañana a 7 de la tarde. Participantes de América Latina y Europa han estado presentes y activos de igual manera en el transcurso de estas cuatro jornadas. La calidad y el nivel de las intervenciones han sido a menudo remarcables.

2. Es unánime la opinión de que la evaluación del FSM debería en primer lugar apuntar a la cuestión de los avances políticos del Foro, sin que esto de ninguna manera disminuya la importancia de cuestiones relacionadas con la organización y la logística.

3. La principal cuestión política planteada es la siguiente: el avance en términos políticos entre una edición del foro y otra se detecta en función de la capacidad política de movilizar las principales fuerzas en lucha que participan activamente en la transformación del mundo, construyendo un “otro mundo” mejor.

4. En mi apreciación personal deberíamos hacer todos y todas un ejercicio de modestia. Las principales fuerzas involucradas en las grandes luchas de nuestro tiempo raramente están presentes en los foros sociales. A modo de ejemplo ilustrativo podemos citar el caso de Túnez y Egipto donde los gigantescos movimientos populares han estado en la vanguardia de la escena política en estos países, mientras en Dakar se desarrollaba el FSM. Pocas de las organizaciones y redes que han jugado un rol decisivo en Túnez y Egipto habían oído hablar de los foros sociales. Con certeza podríamos multiplicar este ejemplo en cada uno de los continentes del planeta. Sin lugar a dudas, estos movimientos en lucha han encontrado un eco entusiasta en muchos participantes del Foro Social como así lo atestiguan las ovaciones dadas durante el foro a los pueblos tunecino y egipcio.

Parece difícil concluir que en el transcurso de los diez años desde su nacimiento, los foros sociales hayan logrado progresos en su capacidad de movilizar los principales movimientos en lucha al ritmo requerido por la urgencia de los desafíos. A pesar de los avances, los FSM me parece que quedan a la cola del tren, siempre con retraso respecto a los avances registrados en el campo de las luchas.

Esta constatación, a pesar de que pueda parecer dura, no significa que existencia del Foro Social Mundial sea un hecho irrelevante. El solo hecho de concentrar a escala mundial una serie de movimientos (a pesar de que no se trate de los movimientos más activos sobre el terreno) es positivo ya que no hay muchas otras ocasiones similares. Considerando que los movimientos que participan en los FSM son con certeza perfectamente legítimos por su lucha en defensa de los derechos democráticos de los trabajadores, de las mujeres, los pueblos, y en defensa de otro modelo de desarrollo respetuoso con la naturaleza, etc. Y esto a pesar de que los movimientos están cada vez más fragmentados. Sin embargo me parece que se han logrado progresos en la toma de conciencia de la exigencia de construcción de convergencias, en la perspectiva de dar al movimiento en su conjunto una estrategia de acción eficaz. El FSM de Dakar me parece desde esta perspectiva que se ha sumado a este avance.

Probablemente una de las principales razones que explican la débil presencia de los grandes movimientos en lucha, es financiera. La participación en el Foro Social Mundial es cara. Las ONGs, que a menudo disponen de importantes recursos puestos a su disposición por las agencias internacionales y los organismos de cooperación de los países ricos, están en consecuencia sobrerrepresentadas en comparación con otras.

5. Las cuestiones organizativas y logísticas son importantes y las deficiencias registradas en este plano no deben ser excluidas de la evaluación.

En este plano me parece que el Foro Social Mundial Dakar 2011 no ha sido «peor» organizado que los anteriores, tomando en cuenta que el presupuesto recogido para su realización (y bravo por Taoufik por lo conseguido, por los esfuerzos increíbles que han hecho posible la colecta) ha sido muy inferior a cualquiera de los gastos de anteriores FSM.

Me detengo aquí a felicitar a los comités de organización, senegalés y africano. De hecho este foro me parece que ha sido menos deficiente en el plano organizativo que otros, que han tenido lugar en países con mejores condiciones.

También agradezco a la Universidad Cheick Anta Diop de Dakar y al gobierno de Senegal que han contribuido ampliamente a facilitar nuestra tarea.

La marcha inaugural en Dakar contó con 70.000 participantes (estimación de la policía, raramente generosa en este punto), mucho más de lo previsto.

A pesar de esta afluencia de gente, tengo que decir que al menos en lo que concierne a las actividades organizadas por nuestras redes, “aglutinadas” como se denomina en el lenguaje del Foro Social Mundial, la organización ha sido perfecta. Hemos tenido 36 horas de discusión ininterrumpidas(con asistencia mayoritaria de participantes de África y Asia) sin contratiempos, todos los debates en los mismos espacios bien equipados, y asistidos por una interpretación que no ha fallado (muchas gracias a Babels). La realización del foro en el mismo lugar –la Universidad- ha permitido evitar los problemas que han tenido otros FSM, dispersos en la periferia, imponiendo grandes desplazamientos, sin por otra parte tener la certidumbre de llegar a buen puerto! Bravo por Dakar, ciudad menos opulenta que aquellas donde los otros FSM han tenido lugar.

Por lo tanto, lamento el tiempo dedicado a escuchar las acusaciones formuladas durante la sesión de “evaluación inicial” por el Consejo Internacional. Hemos escuchado la misma letanía en todos los FSM anteriores, mucho tiempo perdido, en detrimento del debate político, que queda a un lado. Un comportamiento que, desgraciadamente, recuerda más a “consumidores de servicios” que a militantes responsables y solidarios. La “sobrerrepresentación” de ONGs, que disponen de medios financieros que les permiten participar en todas las numerosas reuniones del Consejo Internacional, debería hacer reflexionar sobre los medios para limitar los efectos negativos que minan la credibilidad del Foro Social Mundial.

Dakar, 22 de febrero de 2011

* Traducción de Katu Arkonada e Isabella Radhuber.