(ABI).- El presidente Evo Morales desafió el domingo a los productores criollos a revertir la tradicional situación de dependencia y convertir a Bolivia en un país exportador de alimentos en medio de la demanda mundial exacerbada provocada por el cambio climático.

“Este problema que se nos presentó puede convertirse en una gran oportunidad para los bolivianos y ser un país productor y no solo consumidor”, dijo el mandatario en un acto público en la ciudad de La Paz.

Morales subrayó que Bolivia no sólo puede depender de la producción de gas natural, eje y motor de sus exportaciones, además de petróleo y minerales.

El mandatario exaltó la potencial capacidad boliviana de producir alimentos y exportarlos, después de abastecer la demanda interna.

Bolivia cuenta con una extensión de 106 millones de hectáreas de tierra cultivable.

“Este cambio climático trae sequía y cuando hay sequia no hay producción, por supuesto no hay alimentos lamentablemente algunas potencias internacionales solo se dedican a consumir y a consumir y no a producir productos alimenticios”, agregó.

El dignatario volvió a considerar trascendental el paso previo a la producción de alimentos, la generación de fuentes de agua en los 338 municipios bolivianos.

Recordó que su Gobierno se comprometió a otorgar a cada municipio al menos 300.000 dólares para riego, “porque sin agua no hay producción”.

“Quiero que sepan que éste es un problema internacional y no solamente nacional”, apostilló.