El Cairo, (PL y agencias).- La medida de excepción decretada por el gobierno egipcio para yugular las violentas manifestaciones en tres ciudades contra el gobierno del presidente Hosni Mubarak, fue ampliada hoy a todo el país. Los disturbios que enfrentaron a policías y manifestantes, en su inmensa mayoría jóvenes, causaron al menos dos muertos, más de cuatro centenares de heridos y un número indeterminado de personas con síntomas de asfixia por los efectos de los gases lacrimógenos.

Los enfrentamientos entre policías y manifestantes en Egipto han tomado hoy mayor intensidad y, a estas horas, se han convertido ya en la mayor de las demostraciones de protesta que se han vivido en los países árabes luego de la revolución tunecina. Las fuerzas del orden emplean proyectiles de goma y dispararon ráfagas al aire para desalentar a los manifestantes, que demandan la salida del presidente Mubarak, la cesantía del resto del gobierno y la convocatoria a elecciones.

Los movimientos sociales egipcios se quejan por la carestía de la vida y la corrupción administrativa. Las revueltas se suceden en las principales ciudades del país y el gobierno se ha visto obligado a decretar el toque de queda desde las 6:00 de la tarde hasta las 05:00 de la mañana, inicialmente solo en El Cairo, Alejandría y Suez; pero horas después extendido a todo el territorio nacional.

Manifestantes incendiaron la sede central del Partido Nacional Democrático, de Mubarak, aseguraron testigos. La magnitud de los disturbios puede medirse por el hecho que al anochecer destacamentos de militares fueron enviados a las calles para reforzar a las fuerzas de la policía en la imposición del toque de queda, que fue desobedecido por grupos de personas, algunas de las cuales oraban. Las cámaras de televisión –Al Yazira transmite en directo desde las calles de El Cairo– siguen mostrando numerosas escaramuzas e incendios en la capital egipcia.

El régimen egipcio de Mubarak bloqueó el acceso a Internet en todo el país en un intento de hacer fracasar la jornada de protestas prevista para este viernes. Los jóvenes egipcios y los organizadores de las marchas que desde el martes se llevan a cabo han empleado masivamente Facebook y Twitter para coordinarse.

La población desafía el toque de queda y continúa en las calles. Se habla de dos muertos, uno en Suez y otro en esta urbe, y más de 900 personas heridas y asfixiadas por los gases lacrimógenos. Esta noche se escucharon explosiones, disparos y, pese a la oscuridad, se alcanza a ver columnas de humo entre los edificios del centro capitalino. Varios helicópteros sobrevuelan insistentemente la ciudad y la guardia presidencial tomó y custodia la sede de la radio y la televisión estatales. Parece ser que se prepara el terreno para el traslado al lugar del presidente Hosni Mubarakcon con el objetivo de enviar un mensaje a la ciudadanía.

En el barrio Maadi, en el sur de El Cairo, vecinos afirmaron a Prensa Latina que manifestantes atacaron e incendiaron una estación de policía, lo cual obligó a liberar a los presos para evitar que murieran quemados. También en esa zona incendiaron un tribunal popular en el área de la Araba. En esa misma área se produjo una balacera de unos 15 minutos en las inmediaciones de la residencia de la embajadora de México, propiciada por enfrentamientos entre policía y manifestantes que al parecer pretendían tomar la embajada de Israel en esta capital.

La protesta que ha estallado en El Cairo crece como reguero de pólvora hasta Yemen, Jordania, Arabia Saudí y Siria. Miles de yemeníes exigieron en las calles de Saná el fin del régimen de Ali Abdalá Saleh; los jordanos han salido a la calle el viernes para pedir al rey Abdalá II la destitución del primer ministro Samir Rifai y la adopción de reformas económicas y políticas en el país. Los ciudadanos de Jordania se han manifestado por tercera semana consecutiva en las calles de la capital, Ammán, y en las ciudades de Irbid, Zarqa, Ajlun, Mafrak, Karnak y Aqaba. En Arabia Saudí, las autoridades han detenido a decenas de manifestantes en Yeda que protestaban por la situación de pobreza tras las inundaciones, obligando a muchos comercios a cerrar.

Túnez sigue lejos de la calma. La Policía tunecina ha irrumpido en el campamento de protesta que han instalado cientos de manifestantes junto a la oficina del primer ministro tunecino Mohamed Ghannouchi, para dispersar a los asistentes. Los agentes lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes, llegados de distintos puntos del país y acampados desde el pasado domingo, después de que estos les lanzaran piedras.

El gobierno de Brasil expresó hoy su expectativa de que Egipto, Túnez y Yemen encuentren el camino de una evolución pacífica capaz de atender las aspiraciones de la población, sin injerencias externas.

Estadounidense inmolado en India

En Nueva Delhi, un estadounidense murió tras prenderse fuego en un templo budista de la India y dejar un mensaje enigmático culpando a su país natal y a esta nación de su muerte. Los restos incinerados de Jeff Knaebel, de 71 años, fueron hallados por pobladores de la zona en un centro de meditación en el estado de Rajastán, noroeste de la India. Según el informe de la comisaría, Knaebel dejó un papel escrito, instando a que fuera la policía la que se encargara de sus restos y pidió que repartieran entre los pobres mil dólares ubicados en una bolsa cercana a su cuerpo sin vida. “Me suicido debido a los incidentes de crueldad ocurridos en Estados Unidos e India”, escribió el nativo de California en un papel, según la comisaría de la localidad. El ente de seguridad aclaró que Knaebel, que vivía en India desde 1995, había renunciado a su ciudadanía estadounidense en 2009 y en sus últimos tiempos solía practicar conversatorios acerca de las enseñanzas del líder de la independencia india, Mahama Gandhi.

En Roma, miles de trabajadores en Italia protagonizaron hoy manifestaciones por las calles de las principales ciudades en defensa del convenio nacional y los derechos laborales, convocadas por la Federación Italiana de Obreros Metalúrgicos (FIOM). Unas 20 demostraciones se desarrollaron de manera simultánea en todo el país, en coincidencia con la huelga general del sector que ha sido valorada en un 80 por ciento de seguimiento, según la FIOM.

Líneas de autobús y tranvías fueron desviadas en Roma sin ocurrir ningún disturbio en la manifestación que concluyó en la céntrica Plaza Venezia. El secretario general del gremio metalúrgico, Maurizio Landini, en su discurso final en Milán justificó la necesidad de una huelga general para impedir la extensión del acuerdo alcanzado en las plantas automovilísticas de Mirafiori y Pomigliano del grupo Fiat.

Paolo Ferrero, dirigente nacional del Partido de Refundación Comunista, pidió durante la manifestación en Turín un salto cualitativo a los sindicatos y la convocatoria de un paro general en toda la nación. Desde primeras horas de este viernes el puerto marítimo de Áncona, que une la península itálica con Grecia, fue bloqueado por manifestantes para impedir el desembarco de mercancías y pasajeros.