El Presidente Evo Morales inauguró hoy un puente de 502 metros de longitud, el más largo de Tarija y el quinto del país, en la localidad chaqueña de Villamontes, en la provincia Gran Chaco, sobre en el río Pilcomayo. La obra de vinculación entre Bolivia con Argentina costó 91,5 millones de bolivianos financiados en un 71,7 % por el Estado Plurinacional de Bolivia con un crédito de la Corporación Andina de fomento (CAF), y el 28,30% por la Gobernación de Tarija.

Según la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), el puente se constituye en una estructura de vital importancia para la integración del territorio nacional con las repúblicas de Argentina y Paraguay. Antes de la construcción del puente Pilcomayo, el recorrido en la ruta debía hacerse a través de un puente ferroviario cuya construcción data de 1942 y cuya estructura no estaba pensada para el alto tráfico vehicular que hoy en día se registra en la zona.

Además de los 502 metros de puente, se construyeron 1.130 metros de acceso de pavimento rígido al lado de Villamontes y 250 metros de pavimento rígido al lado de San Antonio. El puente Pilcomayo se encuentra sobre el río del mismo nombre, en la Ruta 09 de la Red Vial Fundamental (RVF) que va desde Santa Cruz hasta Yacuiba, pasando por la localidad de Camiri.

Se estima que la nueva vía tendrá un flujo de 1.200 vehículos por día, y que casi 4 por ciento del comercio total del país atravesará la estructura.

El Presidente anunció la próxima construcción de los puentes Mamoré (1.700 metros), Banegas (1.400 metros), Madre de Dios (570 metros) y Beni (480 metros), cuya inversión está prácticamente garantizada para comenzar con las obras.