El ministro de Justicia de Brasil Luiz Paulo Barreto y el ministro de Gobierno de Bolivia Sacha Llorentty adoptaron en Foz de Iguazú el 16 de diciembre el Plan de Acción Brasil-Bolivia en las áreas de Justicia e Seguridad, con el objetivo de ampliar la cooperación binacional en tareas de formación policial e intercambio de experiencias, y coordinar operaciones de inteligencia conjuntas contra el lavado de activos en línea fronteriza compartida de más de 3.000 kilómetros.

En los últimos meses, Llorenti se reunió con el ministro de Justicia de Brasil, con el secretario nacional de Política sobre Drogas Paulo Roberto Uchoa y con el director de la Policía Federal de Brasil Luiz Fernando Correa para coordinar acciones contra el narcotráfico y el crimen organizado.

En un seminario celebrado del 27 al 29 de octubre de 2010 con el auspicio de la Policía Federal del Brasil y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), los gobiernos de Bolivia y Brasil decidieron avanzar en la negociación de un Acuerdo Específico de Cooperación Jurídica en materia de repatriación de activos y validación de pruebas/encuestas.

En ese encuentro se decidió promover encuentros periódicos entre las fuerzas policiales, órganos judiciales y los ministerios públicos de ambos países, y se agendó una reunión ampliada sobre cooperación jurídica y policial para agosto de 2011.

En la última reunión de Foz de Iguazú, los ministros del Brasil y Bolivia valoraron la importancia de la migración bilateral como mecanismo de integración y se comprometen a participar en la Reunión de la Comisión Mixta sobre Drogas y Temas Conexos en febrero de 2011 en La Paz.

Además, acordaron promover el entrenamiento de policías bolivianos en el centro de formación de Belém do Pará y a través del Programa Nacional de Enseñanza a Distancia de la Secretaria Nacional de Seguridad Publica del Ministerio de Justicia del Brasil.

El gobierno brasilero está dispuesto a apoyar con programas de capacitación en la Academia Nacional de la Policía Federal, mientras que el Departamento de Policía Caminera Federal del Ministerio de Justicia de Brasil ofrecerá entrenamiento sobre transporte caminero transfronterizo de sustancias peligrosas.

Los representantes de ambos países también decidieron evaluar la creación de un Centro Internacional de Formación Policial en Bolivia.

El Plan de Acción binacional contempla también operaciones de inteligencia conjuntas, priorizando el intercambio de información sobre vehículos aéreos no tripulados (VANT). El gobierno de Brasil está dispuesto a ceder a Bolivia un laboratorio para combatir el lavado de activos (LAB).

Ambos países reiteraron su interés en la elaboración del Plan de Desarrollo Fronterizo Bolivia-Brasil, y consideraron importante revitalizar los cuatro Comités de Frontera: Corumbá – Puerto Suárez, Cáceres – San Matías, Guajará-Mirim – Guayaramerin y Brasil – Epitaciolândia – Cobija.

Hace tres semanas, la Agencia para el Desarrollo de Macrorregiones y Zonas Fronterizas (ADEMAF) intervino dos aserraderos ilegales en tierras fiscales de la chiquitana en el departamento de Santa Cruz, a 60 km de San Matías, localidad fronteriza con Brasil.

El coordinador de la ADEMAF René Ibáñez informó que se desplegará un plan de control de las fronteras norte y nordeste con Brasil, en coordinación con la Aduana, las Fuerzas Armadas y la Policía, para evitar el contrabando de combustible durante las fiestas de fin de año. Se pondrán en marcha mecanismos de seguridad principalmente en zonas fronterizas del departamento Beni.

Tráfico de armas en la CAN

Por otro lado, se celebró el Lima esta semana la Segunda Reunión Plurinacional de la Región Andina sobre el control del Tráfico Ilícito y Transferencias de Armas de Fuego, con la participación delegados de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, reportó la agencia Prensa Latina.

La reunión especializada de los países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) trató sobre el tráfico de armas, las negociaciones para un Tratado de Comercio de Armas, los gastos militares, la cooperación entre autoridades, la seguridad ciudadana y los problemas de la violencia armada y su impacto en el desarrollo.

Los representantes andinos se reunirán nuevamente en marzo de 2011, para seguir ejecutando la Decisión 552 de la CAN sobre cooperación en la lucha contra el tráfico ilícito de armas de fuego.