Georgetown, (PL y agencias).- La IV Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) aprobó un Protocolo Democrático anexo a su Tratado Constitutivo, que establece severas sanciones ante eventuales golpes de Estado en los países de la región, que incluyen restricciones comerciales y el cierre de fronteras terrestres y la suspensión de operaciones aéreas.

A la Cumbre asistieron los presidentes de Argentina, Surinam, Ecuador, Guyana, Colombia, Paraguay, Brasil y Venezuela, en tanto que Perú, Bolivia, Uruguay y Chile estuvieron representados por sus cancilleres.

Los representantes de Unasur suscribieron un documento final de 27 puntos en el que reiteran la voluntad integracionista del bloque y por continuar avanzando en el trabajo de los siete Consejos, los que funcionarán en la sede permanente de la Unasur en Quito, una vez construida en la Mitad del Mundo.

El documento aprobado fue de consenso, el único cambio realizado fue el de usar “protocolo” en lugar de “cláusula” que fue el término utilizado por los cancilleres, y establece sanciones diplomáticas, políticas y comerciales contra cualquier golpe de Estado o intento.

El instrumento se aplicará “en caso de ruptura o amenaza de ruptura del orden democrático, de una violación del orden constitucional o de cualquier situación que ponga en riesgo el legítimo ejercicio del poder y la vigencia de los valores y principios democráticos”.

Cuando se produzca alguna amenaza, la secretaría pro témpore de Unasur podrá convocar al consejo de jefas y jefes de Estado tanto de oficio como a petición del país afectado o alguno de los países miembros. Las sanciones serán la suspensión de Unasur; cierre parcial o total de fronteras; suspensión del comercio, tráfico aéreo y marítimo, comunicaciones, provisión de energía, servicios y suministros; sugerir la suspensión del Estado en otros organismos regionales e internacionales; promover penalizaciones ante terceros países y sanciones políticas y diplomáticas adicionales.

“Es un protocolo de apoyo a la democracia y de ataque a los golpes de Estado y movimientos desestabilizadores que siguen siendo una amenaza para la región y sobre todo para Bolivia, Ecuador y Venezuela”, dijo el presidente venezolano Hugo Chávez.

Chávez aseguró que el protocolo contra los golpes de Estado es un alerta para la derecha en la región. El estadista expresó que la Unasur demostró su rapidez y eficacia en los momentos más difíciles para la democracia en Latinoamérica, entre ellos los intentos de desestabilización en Bolivia y Ecuador.

El Presidente Evo Morales pidió a su par venezolano Hugo Chávez llamar a una reunión de emergencia a los países del bloque subregional ALBA para “tomar posición frente a la agresión de Estados Unidos” y pasar “de la provocación a la ofensiva”.

“Le propuse que sería bueno este fin de año en La Habana o en Caracas, pero la víctima ahora es Caracas, es Venezuela, es el compañero Chávez, es el gobierno, el pueblo venezolano”, señaló el mandatario.

Morales aludió a llamados de legisladores estadounidenses para aumentar la presión sobre Venezuela y sus aliados de la ALBA. La influyente congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen anunció, por ejemplo, el miércoles que su país apoya a los venezolanos que buscan “rescatar la democracia de las garras de Hugo Chávez”.

“Cuando nos hemos organizado en ALBA y (este mecanismo) va creciendo el imperio se asusta e intenta con golpe de Estado” como Bolivia en 2008, en Honduras en 2009 o Ecuador en 2010, matizó el gobernante. “Ahora la nueva doctrina del Departamento de Estados de Estados Unidos es una doctrina anti ALBA y alguno de los parlamentarios republicanos y demócratas plantea a la OEA expulsar y sancionar a los países del ALBA”, señaló.

Otro importante resultado de la Cumbre de Unasur fue la decisión de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Juan Manuel Santos, de restablecer plenamente sus relaciones diplomáticas, rotas en marzo de 2009 y restablecidas sólo parcialmente hasta hoy.

El esperado nombramiento del nuevo Secretario General del bloque, tras el fallecimiento de su titular, el ex presidente argentino Néstor Kirchner, fue pospuesto para la próxima Cumbre regional en Mar del Plata, Argentina, para estudiar propuestas de los países miembros.

El presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva abogó por eliminar las asimetrías que impiden la plena integración de América del Sur. “Ninguno de nuestros países será de verdad próspero sin que todos seamos prósperos”, afirmó el mandatario en la Cumbre de Unasur. Lula también defendió el derecho de los gobiernos latinoamericanos a intervenir de forma constructiva en los conflictos mundiales.