(Prensa Latina).- Los medios impresos comenzaron a tambalearse desde la irrupción de las páginas web, y ahora el tiro de gracia pretenden dárselo los tablets y los teléfonos inteligentes con aplicaciones para leer informaciones de todo tipo. Con la irrupción de los dispositivos móviles y el boom de las redes sociales, esa industria de la prensa vuelve a colocarse ante una encrucijada y una vez más le vaticinan sus últimos días.

Casi la mitad de los internautas globales (un tercio de la población mundial) tiene un perfil en Facebook, Youtube y Twitter, además de los cuatro millones de iPad que la Apple ha vendido a solo seis meses de su presentación inicial en el mercado, entre otras nuevas marcas de otros consorcios, como la Samsung Galaxy Tab, que suman otros tantos millones.

Alan Rusbridger, director del legendario diario británico The Guardian, asegura que Twitter es la herramienta periodística más poderosa de la última década.

Jim Vandehei, director de Político, uno de los experimentos web de reciente creación en los Estados Unidos y más exitoso en el mundo, afirma que el iPad será la gracia salvadora para muchos periódicos y medios.

Otros expertos concuerdan que el consumo de la información en dispositivos móviles acelerará la sustitución del papel, ya que la audiencia está cada vez más conectada permanentemente y puede acceder a los contenidos cuándo y dónde quiera.

Los diarios italianos Corriere della Sera y La Gazzetta dello Sport, ya tienen 13 mil suscripciones en móviles, y 12 mil en iPad, y en Europa apenas está comenzando la comercialización de este último dispositivo.

Mientras crecen las aplicaciones y los abonados para acceder a la información mediante tablets y móviles, la circulación de las publicaciones de papel sigue en bajada.

En los Estados Unidos en los últimos 10 meses mermó un cinco por ciento por falta de anunciantes y la rivalidad con los medios electrónicos. Ni The New York Times, considerado el más influyente del planeta, escapó a la declinación. Igual tuvieron rebajas Wall Street Journal, USA Today, Newsday, San Francisco Chronicle y Houston Chronicle.

Papel o digital es la disyuntiva ahora de la prensa tradicional, aunque ya el centenario Jornal do Brasil desde el pasado mes de septiembre dejó de imprimirse y las publicaciones norteamericanas US News, The Seattle Post-Intelligencer y Newsweek solo son páginas web, entre otras tantas.

Según el reporte anual de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, la circulación de periódicos a nivel global cayó un 0,8 por ciento el pasado año. Igual bajaron drásticamente los ingresos por publicidad. Future Exploration Network, asesora global de estrategias competitivas, acaba de publicar un mapa mundial en el que asegura que en el año 2040 apenas quedarán periódicos y revistas impresos.

Según su análisis, el principio del fin comenzará por los Estados Unidos, donde para el 2017 no habrá tiradas en papel de ninguna publicación. Le seguirán Reino Unido, Islandia, Canadá Y Noruega.

Despúes se unirán España, Nueva Zelanda, República Checa y Taiwán. Para mediados de este siglo comenzarían a extinguirse en Sudamérica, África y el sur de Asia.

En esa fecha, la prensa será insignificante en unos 50 países, asegura esta investigación que tuvo en cuenta la penetración de los medios digitales, la situación demográfica de cada país, el grado de urbanización y la alfabetización.

Igual valoró la actitud de los gobiernos hacia los medios, las preferencias de los consumidores y su disposición para pagar por contenidos informativos; la situación de la industria, la evolución económica del país y la acogida de las nuevas tecnologías.

Aunque las predicciones de esta consultora global han encontrado eco en diversas publicaciones, no es la primera vez que a la prensa tradicional le anuncian su muerte.

Ya Ted Turner, fundador de la CNN, predijo en 1981 que a los diarios en papel le quedaban 10 años, y en ese año Internet no era ni en sueño lo que es hoy.

También Bill Gates, el emperador Windows de la Microsoft, dijo en 1998 que el comienzo del nuevo milenio marcaría el fin de los editores de diarios y revistas.

Y más reciente, entre otros augurios, Madi Salomón, director de contenidos globales de Pearson, dijo que en un quinquenio ocurrirá el ocaso del formato de papel.

Ignacio Ramonet, académico, analista internacional y director del mensuario Le Monde Diplomatique, asegura que la crisis económica global ha menguado la publicidad y restringido los créditos en la prensa escrita cotidiana, aún con un modelo económico e industrial inviable para la actualidad.

Tal fenómeno ha acrecentado los males estructurales del sector: mercantilización de la información, adicción a la publicidad, pérdida de credibilidad, bajón de suscriptores, competencia de la prensa gratuita y envejecimiento de los lectores.

No obstante, según la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, uno de cada cuatro adultos en el planeta lee un periódico cada día.

El pasado año, en el 61 por ciento de los países la circulación se mantuvo estable, y en varios se incrementó. La India se situó por delante de Estados Unidos y China en número de periódicos, con dos mil 700 cabeceras. Tal resultado ampara el criterio de que aún hay larga vida para los medios impresos.

Giovanni Di Lorenzo, director del periódico alemán Die Zeit está convencido de que el fin todavía no está escrito en las tablas de Moisés. Al igual que Arianna Huffington, creadora del digital The Huffington Post, opina que habrá una convergencia entre el papel y lo electrónico.

“Algunos desaparecerán, pero los mejores se ajustarán y sobrevivirán”, afirma Arianna. Bill Keller, director de The New York Time, supone que el futuro será una combinación de supervivientes y nuevas empresas. “De aquí a cinco años, creo que aún habrá una significativa demanda de periódicos impresos”.

El puntillazo lo da el brasileño Rosental Calmon Alves, gran teórico de estos asuntos y director del Knight Center for Journalism in The Americas, quien afirma que en el horizonte del 2020 todavía habrá ediciones de papel, aunque no tendrán el rol central de hoy. Podrán convivir, concluye, pero más importante será salvar el periodismo.

* Redacción de Temas Globales.

— —

El diario The Washington Times será vendido, tras varios intentos por mantenerse a flote con ajustes y recortes de plantilla en medio de la crisis que afecta hoy a Estados Unidos. Sam Dealey, editor ejecutivo del periódico, informó que el propietario del medio de prensa había logrado un acuerdo preliminar para cederlo a una entidad que tiene nexos con la Iglesia de la Unificación. En el ala de los medios conservadores estadounidenses, el The Washington Times ha luchado por sortear la recesión, pero no lo ha logrado. Durante el último año se ha visto forzado a prescindir de casi el 40 por ciento de su personal, a eliminar su sección de deportes y reducir su tirada de unos 40 mil ejemplares sólo de lunes a viernes.
El periódico USA Today, el segundo de mayor circulación en Estados Unidos, recortará el nueve por ciento de su plantilla, para enfrentar el reto de la crisis económica. Fundado en 1982, despedirá en la actual coyuntura a 130 de sus mil 500 empleados, ante el creciente descenso de los ingresos y de los lectores y, a partir de ahora, se concentrará en las plataformas móviles. Esta será la mayor maniobra de reorganización de la redacción en los 28 años de historia del órgano de prensa, propiedad del grupo editorial Gannett. En los últimos meses el progresivo descenso en la circulación media del periódico se acentuó hasta llegar a 1,83 millones de ejemplares en el semestre que acabó en marzo, según la Oficina de Auditoría de Circulaciones (ABC, por sus siglas en inglés). El dato contrasta con los 2,3 millones que vendía en 2007, cuando aún era el más leído del país, pero en 2009 la circulación del USA Today cayó 17,1 por ciento.
Unos 166 diarios fueron cerrados en el país desde principios de 2008, poco después del comienzo de la crisis económica. Un informe elaborado por Shaping the Future of the Newspaper (SFN) y World Association of Newspapers and News Publishers (WAN), destaca que 39 desaparecieron en 2008; 109, en 2009, y otros 18 periódicos perecieron en lo que va de año. Como resultado, 35 mil empleos fueron eliminados desde marzo de 2007 debido a la conclusión del contrato o el despido directo de los trabajadores del sector.