Siempre te hacen doler…
Siempre hay cosas que te duelen

Hace un siglo y más, persiguiéndote no te dejaban matear

te asesinaban cuando eras gaucho y montonero

cuando eras indio en su desierto

tras que no te quedó otra que pelear,

cuando traicionaron a los tatas

a San Martín, a Belgrano, a Dorrego, a Güemes

Hace cincuenta años, los cobardes de siempre

te bombardearon en la misma Plaza de Mayo

que habías conquistado con tus patas movilizadas el 45

y tu sangre regó dos décadas de resistencia

de caño y de fervor hasta que volvió Perón

y el sueño se llamó liberación

Siempre te hicieron doler los crueles

pero sembraste un huerto de amor y amparo

cuando lo de Timote y ese pibe guerrero

y patriota llamado Fernando Abal

se volvió clamor, se volvió bandera

se volvió una mística que jamás morirá

como en Malvinas

Siempre te hicieron doler los tiranos

y se llevaron creyendo que nunca más volverían

a 30.000 de los tuyos, a 30.000 de los nuestros

Y volvieron millones, como quiso Evita

Y volvieron millones, como junto a Néstor

Y volviste millones, como junto a Cristina

Siempre los muy infelices

porque hay que ser infeliz

para negar a la Madre, al Padre y al Pueblo

creyeron que el dolor te apagaría

que el dolor te volvería arena o te espantaría

que el dolor, mi amor, te enterraría

El dolor, en vez de eso, te junta, te une

Te unió como siempre quisimos verte

por más que te duela el dolor

por más que el dolor te duela… ¡y cómo duele!

Pero, también sucede, que el dolor inspira

Porque, también sucede: el dolor subleva.