La energía nuclear

Carlos F Toranzos

octubre 18, 2010Publicado el: 3 min. + -

Tantos y tantos argumentos a favor y en contra, tantas y tantas razones para utilizar, instalar, armar y desarmar las plantas de energía nuclear.

Desde el punto de vista energético, la energía nuclear es cara, peligrosa y además se tarda tanto en instalarlas que en ese mismo tiempo estaríamos iluminados con energías renovables; si los gobiernos se pusieran realmente a trabajar al unísono en la implementación de energías renovables. Hidrológicas, eólicas y dependiendo del país y sus facilidades, energías generadas por el movimiento de las olas y de las mareas. El uso del sol como generador de energía también es un tema que apenas se reconoce como factible.

La energía nuclear se presentó como respuesta a la dependencia de los países desarrollados del petróleo. Los años 70 fueron determinantes en la inversión de capital en esta industria. Sin embargo pasaron muchos años, mas de 20 sin que la energía nuclear fuera considerada como alternativa para reemplazar el petróleo y el gas.

Venezuela acaba de firmar un acuerdo con Rusia para que éstos instalen una central nuclear en territorio venezolano. Para los rusos un negocio; para los venezolanos no sabemos si es tanto un negocio o una reacción a demostrar que pueden hacer lo que les da la gana.

Desde el punto de vista de libertad de decisión, Venezuela o Irán o Brasil, pueden hacer lo que les de la santa gana. Pero desde el punto de vista de la naturaleza y de la fragilidad del medio ambiente y desde el punto de vista del riesgo que corren los países que tienen plantas nucleares (y nos hacen correr a todos seamos vecinos o no), es un crimen. El accidente de la central nuclear en Rusia todavía tiene secuela y sucedió hace muchos años. Los residuos que genera una central nuclear son tan nocivos que solo pensar el deshacerse de ellos ya es un gran problema. España está todavía buscando un municipio inocente para enterrar los desechos nucleares. La basura radioactiva no se la puede hacer desaparecer con facilidad y los efectos radioactivos de la misma duran miles de años. El Uranio no es eterno, no hay tanto uranio como para mantener centrales nucleares como alternativa real a la energía renovable.

No es que uno quiera meterse con la libre decisión de los pueblos, pero cuando esas decisiones afectan al planeta, debemos decir que no. Un no a todo lo que huele a atómico un no a todo lo que puede dañar más el medio ambiente y dejarlo inservible por miles de años. Venezuela puede construir sus plantas nucleares si garantiza que sus desechos serán depositados con absoluta certeza de nunca soltar ni un electrón radioactivo en el aire. Con la garantía de que nunca tendrán un accidente que haga llegar la radiactividad a todos sus vecinos, Chernovyl es un ejemplo trágico

La Pachamama se resentirá de un usó tan impresionantemente peligroso como es una central nuclear.

Los que abogan por la energía nuclear juran y perjuran que es limpia. Niegan hablar de qué hacer con los desechos. Niegan que las aguas que se necesitan para enfriar los reactores se contaminan. Solo hablan de los beneficios jamás de los riesgos. Alguien puso el ejemplo de que uno se ponga a fumar para bajar de peso, el riesgo es mayor que la enfermedad. No a la central nuclear en la América nuestra.

Atrás