Mediante decreto supremo 671, el gobierno suspendió temporalmente las exportaciones de azúcar y derivados, anuló todas las autorizaciones para la venta del producto al exterior, autorizó la importación de azúcar con arancel cero hasta el 31 de marzo de 2011, e instruyó a la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) iniciar operativos anticontrabando en las fronteras.

El gobierno pretende garantizar el abastecimiento interno y evitar el alza de precios como consecuencia de la especulación y el agio. Los controles se iniciarán en coordinación con la Administración Regional de La Paz y el Control Operativo Aduanero (COA).

“Esta es una llamada a todos los comerciantes y los que van a transportar el azúcar, que tengan el cuidado necesario porque estamos saliendo en zonas secundarias el control efectivo, en cumplimiento del Decreto Supremo”, advirtió la presidenta de la ANB Marlene Ardaya.

Este viernes, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) comenzó a vender azúcar a 4,30 bolivianos el kilo en La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz. En una segunda fase que comenzará el 19 de octubre se instalarán puestos de venta en Oruro, Potosí, Sucre, Tarija, Yacuiba y Trinidad, informó el gerente de la empresa estatal Gonzalo Cejas.EMAPA comercializará 450 mil quintales de azúcar en la primera etapa; “si nos falta vamos a importar azúcar de otros países para poder garantizar el abastecimiento en el mercado interno a precio justo”, anunció el viceministro de Desarrollo Rural Víctor Hugo Vásquez.

La ministra de Desarrollo Productivo Antonia Rodríguez informó que se negocia la importación de cinco mil toneladas de azúcar de Brasil, aunque recomendó a la población optar por el consumo de endulzantes naturales, como estevia, miel y chancaca.

En la celebración del 65 Día Mundial de la Alimentación, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) destacó el desempeño de Bolivia en la lucha contra el hambre. (ABI)

“En Bolivia se han tomado medidas en la lucha contra el hambre y coinciden con las recomendaciones de la FAO, como el control de la exportación del aceite para garantizar el consumo interno y fomentar a los pequeños agricultores. Se está haciendo una ley de agricultura ecológica y nosotros tenemos todo un programa conjunto en el sistema de Naciones Unidas”, remarcó la representante del organismo Elisa Panadez.