Sol de Pando.- En una radio de Riberalta, el locutor Jorge Melgar difundió por mucho tiempo sus arengas antirracistas vociferando a diario: “Collas raza maldita”. “No debemos permitir que el indio de Evo Morales ni ningún otro indio analfabeto ponga un pie sobre esta tierra, la vida de él y de otros como él corren peligro si se atreven”.

Este “periodista” hizo escarnio de la libertad de expresión utilizando un medio de comunicación para instigar a la violencia y el crimen. La Ley contra el Racismo se concibió para frenar estos atentados contra la seguridad y la dignidad de los bolivianos. Melgar fue detenido con otros sediciosos que ensangrentaron al país en el 2008, y algunos medios privados desataron una campaña para liberarlo impune, del mismo modo en que hoy presionan para hacer del racismo un derecho.

Otro caso paradigmático es el del radialista Luis Arturo Mendivil, un potosino desarraigado en Santa Cruz, quien pasó a la historia por lanzar al aire estas lindas frases: “Como la plantean los collas malparidos engendro de llama en piedra, cómo bolivianos, bolivianitos de mierda, aymara-quechuas villanos de verdad, sin escrúpulos”.

Mendivil fue condecorado por el Comité Cívico Cruceñista de Branco Marinkovic.