La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) presentará el concepto de “contaminación neta evitada” como una propuesta unitaria de la región en la cumbre sobre Cambio Climático que se realizará en Cancún, México. Esta iniciativa sudamericana se concreta por primera vez mediante el Proyecto Yasuni de Ecuador que ya cuenta con el respaldo de Italia y Chile.

El Parque Nacional Yasuní creado en 1979 en la Amazonía occidental y declarado Reserva Mundial de la Biósfera en 1989 por la Unesco tiene una extensión de 982 mil hectáreas y un estimado de 846 millones de barriles de petróleo en los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini, valuados en al menos 7.000 millones de dólares.

A principios de 2007 el gobierno ecuatoriano propuso mantener esa riqueza petrolera bajo tierra con el fin de proteger la biodiversidad de la zona y los derechos de los pueblos indígenas, y evitar la emisión de 410 millones de toneladas de dióxido de carbono. A cambio, espera recaudar al menos 100 millones en el próximo año y medio y 3.500 millones de dólares en 10 años, para compensar al menos la mitad de las ganancias que obtendría si explota el recurso.

La vanguardista e inédita iniciativa de Ecuador de dejar el petróleo del Yasuní-ITT bajo tierra dio su primer paso con la suscripción del fideicomiso de administración de fondos por parte del gobierno Ecuador y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el 2 de agosto de 2010.

Desde entonces corre un plazo de 18 meses para que Estados, organismos internacionales, empresas privadas y ciudadanos de todo el mundo aporten al menos 100 millones de dólares para financiar la primera alternativa concreta contra el calentamiento global.

Un Comité Directivo integrado por tres representantes nombrados por el Presidente Correa, dos por los contribuyentes y uno de la sociedad civil fija condiciones y reglamentos para elegir a los contribuyentes del fideicomiso.

El fideicomiso compromete a Ecuador a mantener indefinidamente inexplotada la reserva petrolera del ITT y a devolver los aportes en caso de iniciar la exploración. Se creará un Fondo destinado a inversiones en energías renovables y programas de reforestación, inversión social, eficiencia energética y ciencia y tecnología.

El proyecto Yasuní-ITT enfrenta amenazas múltiples. La crisis global pone en duda su viabilidad financiera y se teme que el propio gobierno ecuatoriano sabotee la Iniciativa si la comisión negociadora no logra conseguir el financiamiento necesario. Ecuador podría revertir el plan si no le satisfacen los montos; Correa amenazó en repetidas oportunidades con extraer el petróleo si no recauda el dinero.

Las empresas y los gobiernos nunca contabilizan los elevados costos ambientales de las actividades petroleras y mineras en sus cálculos de rentabilidad, y cada vez más personas afirman que la riqueza natural del Yasuní vale mucho más que 850 millones de barriles de petróleo, y ven conveniente dejar el crudo en el subsuelo, aún sin la contribución internacional.

Hasta el momento, los gobiernos de Alemania, España, Bélgica, Inglaterra y Francia se han pronunciado a favor de la Iniciativa. El gobierno italiano acogió favorablemente el concepto de “contaminación neta evitada” y comprometió 35 millones de dólares a favor de la Iniciativa Yasuní ITT mediante el canje de deuda de Ecuador con ese país.

Por otro lado, Chile aportará 100 mil dólares al fondo de fideicomiso de Yasuní, “en reconocimiento al esfuerzo que está haciendo Ecuador, que consideramos un ejemplo, una forma de compatibilizar el ambiente con el desarrollo. Si bien no es una cifra muy significativa, pero es lo que podemos hacer en atención al terremoto que hace pocos meses sufrió Chile”, señaló el senador Hernán Larraín, del Partido Unión Demócrata Independiente (UDI).

El presidente de Ecuador Rafael Correa anunció que UNASUR presentará el “concepto de contaminación neta evitada” como una iniciativa sudamericana en la Cumbre de Cancún. “Si surge en América Latina (la propuesta) tarda mucho en posicionarse, pero si viene de los países desarrollados es difundida más rápidamente por organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, afirmó.

El subsecretario de Relaciones Exteriores de Italia Vincenzo Scotti se comprometió a difundir la iniciativa fundamental post Kioto en el seno de la Unión Europea (UE), a fin de que haya un pronunciamiento no sólo a nivel de cada uno de los países, sino como bloque.

* Con información del SENA-Fobomade, Rebelión, El Universo y www.sinpermiso.info.