Las intensas lluvias registradas en las últimas horas redujeron considerablemente el número de incendios forestales en el país. Según el último reporte de la Autoridad de Fiscalización de Control Social de Bosques y Tierra (ABT), hasta el jueves 2 de septiembre se registraron apenas siete focos de calor en la provincia Abel Iturralde del departamento de La Paz.

La ABT detectó desde enero hasta agosto de año 2010 un total de 40.825 focos de calor que afectaron una superficie de 2.438.620 hectáreas en todo el país. Solo en agosto registró 30.538 focos de calor en todo el territorio nacional.

Las lluvias apagaron gran parte de los incendios y el miércoles 1 de septiembre se reportaron 60 focos de calor, 10 en Beni y 50 en Santa Cruz. Un día después, el 2 de septiembre, la ABT registró siete focos de calor en una superficie de 752 hectáreas en la provincia Abel Iturralde, municipio de Ixiamas del departamento de La Paz.

En la madrugada del lunes 30 de agosto, una torrencial lluvia sofocó los incendios en los municipios de Trinidad, Rurrenabaque, San Borja, San Ignacio de Moxos, Magdalena y Riberalta del departamento del Beni.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) predijo el ingreso de un nuevo frente frío, acompañado de precipitaciones para el miércoles y jueves de esta semana, en poblaciones como Santa Anta, San Matías, Trinidad, San Javier, Viru Viru, Trompillo y San José.

La Embajada de Brasil en La Paz informó que el gobierno de Brasil, en solidaridad con el pueblo y el gobierno de Bolivia, donarán 500 mil dólares en equipos para combatir el fuego, atendiendo la solicitud del ministro de Defensa Rubén Saavedra.

Por otra parte, el viceministro de Desarrollo Rural Víctor Hugo Vásquez declaró a Enlared-Onda Local que los más de 30 mil focos de calor registrados en el país no causaron daños de consideración al sector agrícola. “Los daños en la parte productiva no son significativos, porque, primero, no estamos en la época de siembra o cosecha; y, segundo, más bien estas quemas benefician para que los pastos recuperen”, explicó.

El viceministro indicó que es necesario que los productores del agro comiencen a tomar conciencia y dejen de lado la práctica del “chaqueo” (quema para habilitación de tierras), por considerarla dañina para el medioambiente.

Con relación a la sequía, Vásquez informó que gracias a las lluvias registradas en gran parte del oriente, altiplano y chaco boliviano, el problema viene siendo superado. “Se podría decir que se ha superado el problema de la sequía; en algunas regiones, como el altiplano, se prevé que por la nevada registrada la producción de la quinua será favorecida”.