Dirigentes sociales potosinos y dos ministros de Estado se reunieron hoy en Sucre para iniciar el diálogo, pero ni siquiera lograron entablar una conversación por algunos minutos. Cientos de potosinos se pliegan a piquetes de huelga en varias regiones del país; mineros y campesinos amenazan con cortar el suministro de energía eléctrica y el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) convocó a una reunión ampliada para este miércoles con el objetivo de planificar nuevas medidas de presión.

Una inédita movilización popular mantiene paralizada y totalmente bloqueada a la ciudad de Potosí desde hace 13 días. “Es lamentable este drama que estamos viviendo en nuestra tierra, empezaron a escasear los alimentos, no hay plata en los cajeros, la medicina está escaseando, la gente está sufriendo en Potosí: tenemos que ser capaces de encontrar una solución en las próximas horas, no puede someterse al pueblo potosino a una situación tan desesperante”, imploró el senador potosino Eduardo Maldonado del MAS.

Maldonado y otros legisladores oficialistas se declararon el huelga de hambre hace ocho días con el propósito de “sensibilizar al país, tocar los corazones, recordar que somos parte del proceso de cambio”, y apelar a la revolución liderada por el Presidente de Evo Morales “que debe tener algunas condiciones, por ejemplo manos limpias en la gestión pública, la conciencia tranquila en la responsabilidad del deber cumplido, y un corazón abierto a la gente para sintonizar su sufrimiento. No puede haber tanta inflexibilidad, insensibilidad”.

“Al Presidente le pedimos, le exhortamos, que como Primer Mandatario del país pueda hacer eco del sufrimiento del pueblo potosino en estas horas cruciales y de una señal; él tiene la posibilidad de encender una luz en este túnel que parece oscuro, él tiene la posibilidad de devolver la certidumbre, la racionalidad y sobretodo la sensibilidad, la justicia social en una situación como esta”, exhortó el senador Maldonado.

Una comisión de dirigentes cívicos de Potosí a la cabeza del gobernador Félix González (MAS) y los Ministros de la Presidencia y de Autonomías Oscar Coca y Carlos Romero, respectivamente, se reunieron hoy a puertas cerradas en la Gobernación de Chuquisaca en la ciudad de Sucre, con el objetivo de iniciar un proceso de diálogo después de varios intentos frustrados.

Sin embargo, los representantes de ambos bandos ni siquiera lograron entablar una conversación y a los pocos minutos se confirmó la ruptura debido a las “posiciones fuertes y radicales”, informó el gobernador González.

“Nuestra comisión de alto nivel está organizada y lista para constituirse en Potosí, pero pedimos que se levanten las medidas de presión: no estamos pidiendo nada de otro mundo, nada que sea irracional o indigno. No se puede dialogar cuando una de las partes está armada con un garrote, el diálogo se instala en condiciones de equidad, tranquilidad, objetividad”, argumentó Romero.

“Nosotros sentimos que el Comité Cívico ya está en otros afanes y la población debe saber”, denunció Coca, mientras que Romero recalcó que si se levantan las medidas de presión inmediatamente se instala el diálogo en Potosí, pero “si no se levanta las medidas el diálogo tendrá que seguir esperando”.

El presidente Comcipo Celestino Condori informó que los ministros de Estado no se presentaron en Potosí a las 16 horas y simultáneamente en la ciudad de Sucre como estaba previsto; “es por eso que se ha instruido a la comitiva potosina que se hizo presente en la ciudad de Sucre que retorne de manera inmediata”. Condori afirmó que el diálogo debe realizarse si o si en Potosí.

Tras la ruptura, no se descarta que un consejo consultivo convocado por Comcipo para este miércoles determine radicalizar las medidas de presión. Por lo pronto, comunarios de la localidad de Yura anunciaron que cortarán la energía eléctrica a la empresa minera San Cristóbal, y cooperativistas mineros amenazaron con interrumpir el suministro de energía eléctrica a poblaciones del sur país si el Presidente Evo Morales no llega al departamento.

El senador Eduardo Maldonado y el diputado David Cortes (MAS) levantaron la huelga de hambre en La Paz, pero fueron relevados por seis residentes potosinos que instalaron piquetes en la sede de gobierno y en El Alto. Los residentes potosinos en Cochabamba se declararon en estado de emergencia y decidieron instalar otro piquete.

En las últimas horas el gobierno tomó medidas para proteger las propiedades de la minera San Cristóbal, que el año pasado aportó 59 millones de dólares en regalías, informó a la agencia ABI el ministro de Minería y Metalurgia José Pimentel.